Buscar

Ponte en forma para el verano… ¡en 10 pasos!

¿Quieres dejar a todos con la boca abierta este verano? Conoce las reglas de oro que te ayudarán a mantenerte en forma de la forma más fácil, saludable y divertida. No pierdas tiempo y pon en práctica nuestros consejos... ¡ya!

6m 44s
Descansa, come sano y haz ejercicio para ponerte en forma

A menos de un mes para que comience el verano empiezan a verse las primeras caras que reflejan la alegría o resignación con que las mujeres reciben esta nueva estación del año. Alegría o resignación, según hayan o no cuidado sus cuerpos de la forma adecuada para poder lucirlos desde ya.

¿Tú eres de las que esperan con impaciencia para poder ir a la playa a lucir tu bikini nuevo, probarte la minifalda que marca tendencia cuanto antes y, en definitiva, estás deseando lucir palmito, o de las que se horrorizan solo con pensar que en unos días tendrán que quitarse capas de ropa y no podrán disimular a base de telas lo que no han cuidado en todo el año?

No te preocupes, si quieres estar estupenda y ponerte en forma lo principal que debes tener es ganas de conseguirlo… ¡no te pierdas los 10 trucos que debes llevar a cabo para dejar a todos con la boca abierta!

  1. Activa tus músculos: Los músculos son hornos que queman la grasa así que realiza 30 minutos de tonificación todos los días. Cuanta más vida le des a tus músculos, menos grasa resistirá a quedarse en tu cuerpo.
  2. Haz ejercicios cardio: Mejoran la quema de grasa que recubre los músculos, especialmente la grasa del abdomen. Combina tus ejercicios cardio con entrenamiento de fuerza para lograr bajar peso.
  3. Haz cinco comidas ligeras al día: Programa las comidas a la misma hora cada día y nunca te las saltes. Has de desayunar a primera hora de la mañana, tomar un tentempié a media mañana, comer al mediodía, merendar por la tarde y cenar por la noche: si te alimentas correctamente durante todo el día, aprenderás a comprender lo que tu cuerpo realmente necesita.
  4. Convéncete: debes comer sano. Aliméntate con productos sanos y nutritivos. Limita la ingesta de carbohidratos refinados y no pruebes la bollería industrial, los fritos y todos las comidas precocinadas.
  5. Descansa: has de dormir lo suficiente. Intenta que cada noche de sueño dure, al menos, entre siete u ocho horas.
  6. Bebe mucha agua: recuerda que dos litros es el mínimo de agua que debes ingerir cada día. Si no tienes sed prepárate batidos, zumos naturales y tés.
  7. Trabaja tus partes favoritas del cuerpo para que resalten más y desvíen la atención de tus defectos. Si, por ejemplo, tienes las caderas muy anchas esculpe hombros, brazos y pecho para ayudar a equilibrar el conjunto.
  8. Come hasta saciarte, sin empacharte: Debes paliar tu hambre pero no comas con ansiedad ni rápidamente porque lo que harás será ingerir una mayor cantidad de alimentos de la que necesitas realmente.
  9. Mantén a raya el estrés: Aunque se suele creer que el estrés provoca la bajada de peso, muchos estudios señalan que los altos niveles de estrés están muy relacionados con el aumento de kilos. ¡Relájate!
  10. Pisa el acelerador: Alterna la velocidad e intensidad de cualquier rutina de ejercicio cardiovascular para activar tu metabolismo y acelerar la quema de grasa.
Ejercicio en casa - Agencias

¡Ponte en forma en verano sin salir de casa!

Y si lo que quieres es ponerte en forma sin salir de casa, puedes hacerlo. Ficha las diez reglas de oro para trabajar tu cuerpo en la comodidad de tu hogar. ¡Anímate y empieza ya!

1. Escoge un espacio de la casa y asócialo al ejercicio

Esta elección es mucho más importante de lo que uno cree. Se tiende a pensar que el salón es el lugar más indicado para hacer ejercicio ya que es, normalmente, la habitación más amplia de la casa. Sin embargo, lo ideal es escoger un espacio que se logre, con el paso del tiempo, asociar al "espacio del ejercicio". Así, este lugar debe de estar bien despejado, ventilado, iluminado y tener una temperatura adecuada.

2. Plantéate unos objetivos y haz que te ayuden a conseguirlos

Porque no todo el mundo tiene el mismo cuerpo, las mismas necesidades y los mismos objetivos, no todo el mundo debe hacer los mismos ejercicios. En este caso un entrenador personal online es la clave: conoce a cada persona, le asesora, le motiva, planifica cada entrenamiento en función de cada objetivo y, además, ¡de forma asequible!

3. Pídele a un amigo que te acompañe

Hacer ejercicio en compañía ayuda a mantener la constancia, la motivación y el entusiasmo. Es necesario que la persona no sea perezosa porque si no lo más probable es que se acabe tomando un refresco en lugar de hacer ejercicio.

4. Mentalízate para tener una rutina diaria

Si no consigues mentalizarte te será difícil hacer un mínimo de ejercicio todos los días. Es mejor, por ejemplo, hacer ejercicio a primera hora de la mañana: es cuando más relajado se está, cuando menos interrupciones se pueden encontrar… a medida que pasa el día surgen más impedimentos para hacer ejercicio en casa: un programa de televisión que nos apetece ver, una amiga que nos llama para tomar algo…

5. La música, ¡esa gran aliada!

Sí, porque la música provoca sonrisas, anima a todo el mundo y ayuda a ponerse en forma: da energía, vigor y ganas de hacer ejercicio. Por este motivo en casa es importante tener música porque con ella hacer ejercicio resultará aún más entretenido.

6. Calentar es fundamental y tu casa es el espacio perfecto para hacerlo

Como todo el mundo sabe, el calentamiento previene de posibles lesiones y no sólo eso sino que, además, predispone el cuerpo y la mente para hacer ejercicio; es la clave de la estimulación, como tal, es necesario dedicarle al menos cinco minutos. ¡No hay que olvidar una cosa! El calentamiento no debe causar fatiga o cansancio sino que debe servir para relajarse buscando alcanzar el grado de activación perfecto para ponerse manos a la obra con los ejercicios.

7. Bien hidratados

Aunque en casa la temperatura sea más agradable que el calor de la calle, es muy importante mantenerse siempre hidratado. Es fundamental tener en cuenta algunos detalles como utilizar ropa deportiva transpirable que favorezca la pérdida de calor corporal o tener siempre agua a mano. Nunca hay que esperar a tener sed para beber agua ya que la sed aparece cuando el cuerpo ya está en parte deshidratado.

8. Cuidado con los golpes de calor

Hay que ser previsor y pensar qué haríamos si nos da un golpe de calor, algo muy frecuente durante el verano. Lo primero de todo es relajarse y dejar unos minutos el ejercicio que se esté haciendo, hidratarse bien (agua o bebidas isotónicas) y dar sorbos pequeños, mojar un poco una toalla y humedecerse el cuerpo para bajar la temperatura corporal. Si hay alguien en casa tener ayuda será más fácil.

9. ¡Estírate!

Una vez hayas hecho los ejercicios diarios, es fundamental estirar los músculos. Los estiramientos no sólo previenen las agujetas, los tirones y los dolores sino que aumentan la relajación física y mental y ayudan a afrontar mejor el día.

10. ¡Ahora sí! ¡Disfruta del verano!

Porque para mantenerse en perfecta forma física y mental es fundamental divertirse, disfrutar, salir y compartir el verano con los nuestros. El verano es sol y alegría y con un poco de ejercicio todos los días es fácil sentirse sano, bien y en forma.

Temas relacionados  ››