Buscar

¡Apúntate a los granizados!

¡Apúntate a los granizados!
Gtres

Son sanos, sabrosos, contienen muy pocas calorías y resultan perfectos para esta época del año. Si además, son fáciles de hacer y sus ingredientes resultan baratos ¿qué más se puede pedir?

5m
Son uno de los alimentos más apetecibles del verano teniendo en cuenta que están compuestos mayoritariamente por agua. Hidratan, refrescan, aportan vitaminas, si están hechos de frutas u hortalizas, y vienen bien en cualquier momento, a media mañana, como postre, de merienda, etc.

Los ingredientes básicos de un granizado son muy simples: hielo (o la misma mezcla congelada) tu sabor favorito a base zumo de frutas, café, infusiones, chocolate, hortalizas… y algo que endulce, si resulta necesario: azúcar o algún edulcorante si no quieres que las calorías suban más de la cuenta.

Para hacerlos existen varias fórmulas. Como ocurre casi con cualquier receta de cocina, cada persona tiene su "método" particular, pero en lo que a granizados se refiere hay dos vías fundamentales para conseguir un mismo fin:
  1. Picar hielo (siempre que cuentes con el electrodoméstico adecuado ¡ojo no vale cualquier batidora!) y añadirle los ingredientes necesarios para crear tu granizado exclusivo.
  2. Mezclar los distintos componentes (zumos, cortezas de frutas, jarabes o almíbares) y casi congelarlos consiguiendo ese punto magistral entre el líquido y el sólido.
Los dos métodos son válidos y no interfieren en el sabor ni en el resultado. Lo importante es combinar con acierto los distintos ingredientes sin que falte cierta dosis de originalidad y siempre vigilando el punto de congelación de manera que el granizado no sea ni "agua fría" ni un bloque de hielo imposible de sorber.

También en muy importante cuidar la presentación. Una simple rodaja de fruta, un barquillo o una divertida minisombrilla harán que tus granizados no tengan nada que envidiar a los de las heladerías más chic.

Recetas de granizados

Algunas de las recetas con las que sorprender este verano son:

Granizado clásico de limón

Siempre queda bien. Facilísimo de hacer, súper refrescante y a tu gusto (más o menos dulce).

Varios métodos

1. El más sencillo: Mezcla 300 gramos de azúcar (mayor o menor cantidad según tus preferencias) con ½ litro de agua y  ½ litro de zumo de limón hasta que el azúcar se disuelva en su totalidad. Cuela la mezcla y colócala en un recipiente ancho. Mételo en el congelador al menos durante dos horas removiendo cada ½ hora mientras despegas el hielo que primero se forma en los bordes de manera que el granizado vaya tomando consistencia.

Si quieres tomarlo de un día para otro, recuerda que se acabará congelando en su totalidad por lo que tendrás que sacarlo del congelador y dejarlo en la nevera un par de horas antes de su consumo. Si prefieres hacerlo con hielo picado calcula ½ kilo de hielo triturado en trozos diminutos y añádele la mezcla de limón y azúcar (un postre "express" de lo más refrescante).

2. Otra posibilidad es "cocinar" un jarabe de limón y luego añadirlo al hielo picado o ponerlo a congelar. Por ejemplo, para un litro de granizado utiliza el zumo de tres limones grandes; mézclalo con 200 gramos de azúcar y ½ litro de agua. Una vez colado, ponlo a hervir junto a la ralladura de la cáscara de medio limón (sin la parte blanca) durante unos cinco minutos. Vuelve a colar la mezcla resultante y una vez fría, métela en el congelador dos horas (removiendo cada ½) o bien vuélcala sobre el hielo picado.

Estas recetas de granizado de limón son válidas para realizarlas con otras frutas o incluso para hacer originales combinaciones con varias de ellas. Por ejemplo:

Granizado de sandía

  • 1 kilo de sandía troceada
  • ½ litro de agua
  • El zumo de un limón y de una naranja
  • 3 cucharadas soperas de azúcar (optativo)
Mezcla todos los ingredientes con ayuda de una batidora. Cuélalos para eliminar pulpa y pepitas y al congelador.

Granizado de mango y kiwi

  • ½ litro de agua
  • 300 gramos de mango troceado
  • 300 gramos de kiwi troceado
  • 150 gramos de azúcar
El contraste entre el sabor dulce del mango y el ligeramente ácido del kiwi dan a este granizado un toque delicioso y sorprendente. Haz un almíbar hirviendo unos minutos el agua y el azúcar. Mezcla con batidora los trozos de fruta y añádela al mismo. Deja reposar e introdúcela en el congelador (mínimo dos horas removiendo).

Granizado de chocolate o café

El de chocolate para los más golosos y el de café para conseguir éxito absoluto en las sobremesas veraniegas. La técnica es la misma:
  • ½ litro de agua
  • 150 gramos de azúcar en polvo (o en grano bien batida)
  • 200 gramos de cacao ( o chocolate a la taza previamente diluido al baño María) o 200 gramos de café instantáneo.
Mezclar con batidora y dejar reposar en el congelador mínimo dos horas.

Con un toque de alcohol

Para fiestas, cócteles de verano o una ocasión especial puedes añadir a tus granizados un toque de alcohol incorporando, por ejemplo, cava o algún licor afrutado. Por ejemplo para hacer el típico sorbete de limón (el de las bodas entre plato y plato) mezcla el zumo de 4 limones (colados), 150 gramos de azúcar, 300 ml. de agua y una botella de cava. Todo bien batido y al congelador. O para conseguir un toque exótico haz un granizado de naranja al cointreau combinando el zumo de cuatro naranjas (colado), 200 ml. de agua, 150 gramos de azúcar y ½ vasito de licor.

Granizados para todos los gustos y ocasiones ¿a qué esperas para tener uno en tu nevera?