Buscar

Desayuno inglés ¿Cómo prepararlo?

¿De qué se compone un auténtico desayuno inglés? Toma buena nota y anímate a prepararlo el fin de semana, ¡te llenará de energía!

3m 32s
Fotolia
Las prisas del día a día no ayudan pero lo cierto es que empezar la jornada con un buen desayuno, levanta el espíritu. En este sentido, los británicos pueden presumir de sus full breakfasts "desayunos completos", porque suponen una comida equilibrada y capaz de aportar la energía necesaria para mantenerte espléndida hasta llegar al almuerzo. Anímate y date el gustazo de saborearlo este fin de semana y verás que, aunque estés acostumbrada a la solitaria taza de café, "entra" fenomenal y sienta estupendamente. Su preparación es muy sencilla y sus ingredientes saludables y apetecibles.

Fotolia
Para beber, puedes optar por un café no demasiado cargado o probar con el tan british . En ambos casos, para el desayuno se suelen tomar con leche. Sea cual sea tu preferencia, tampoco puede faltar como bebida reconstituyente y aporte extra de vitaminas un buen vaso de zumo de naranja.

Los huevos son otro de los ingredientes imprescindibles. Los ingleses los toman principalmente revueltos, solos o sobre una tosta y acompañados de algunas tiras de bacon bien tostado (a la plancha, no frito). Para conseguir su textura idónea, muy suave, (algo que agradecerá el estómago en esas primeras horas de la mañana), el secreto está en hacer el revuelto añadiendo a los huevos batidos unas cucharadas de leche entera o nata y en pasarlo por la sartén sólo unos minutos, lo justo para que cuajen pero que queden muy jugosos. Las tiras de bacon por encima darán al revuelto ese contraste de sabor que lo hace irresistible.

Para cocinarlo en casa y que te quede en su punto, puedes prepararlo unos minutos antes del desayuno y cuando ya estéis todos en la mesa dedicarte sólo a tostar una rebanada de pan de molde (para que quede más "auténtico", haz las tostadas en una sartén con un poco de mantequilla derretida. Si las prisas mandan, también vale la tostadora).

Gtres
Hay quien prefiere los huevos fritos o escaldados pero en cualquier caso, este plato principal del desayuno no acaba aquí, ya que, junto al bacon, otros ingredientes acompañan a la perfección a esos irresistibles huevos. Entre los más habituales se encuentran las salchichas asadas (similares a las salchichas frescas españolas). Lo mejor es prepararlas al horno para no caer en una presencia excesiva de grasa.

Además, esta contundente receta admite otras posibilidades para adaptarse a los distintos paladares. Tomates asados, champiñones o incluso pequeñas alubias (beans) son habituales en un desayuno inglés completo.

Las tostadas son otro "clásico". La mantequilla inglesa es exquisita y la mermelada más british es la de naranja amarga. Anímate a probarla. No resulta nada empalagosa y ese sabor ligeramente amargo va perfecto con un té o un café.
Gtres
Los cereales tampoco faltan en este espectacular desayuno que responde perfectamente a ese consejo, poco seguido en España, que insiste en la necesidad de tomar una buena comida a primera hora que garantice nuestro rendimiento durante toda la jornada matinal. Los corn flakes (maíz) y el tradicional porridge (crema de avena), siempre en un gran tazón de leche (especialmente para los más pequeños) son una de las bases de este desayuno que garantiza energía de sobra.

Elige los ingredientes y las ideas que más te apetezcan para probar un desayuno diferente en tu casa (no se trata de comerlo todo a la vez. Puedes optar por lo que más te guste e ir acostumbrando tu estómago poco a poco). Verás cómo empiezas el día con "otra cara" y, desde luego, a la hora de la comida no llegarás desfallecida y, tal vez, te baste con un sándwich o con una simple ensalada.
Temas relacionados  ››