La dictadura de la belleza: solo un 3% de las mujeres se siente bien con su cuerpo

El ideal de belleza ha ido cambiando con el paso de los años y ha terminado convirtiéndose en el principal problema de muchas mujeres, que quieren imitar la imagen que proyectan los medios de comunicación. A pesar de ello, la belleza no ayuda a tener una mejor autoestima.

   29/9/2013 - 12:23 3m 11s
Gtres

La estética y la belleza preocupan a la mayoría de la población, especialmente a las mujeres, que a veces intentan conseguir o imitar a toda costa el cuerpo ideal que ven en los medios de comunicación.

Tesseo
En medio de esta búsqueda de la perfección encontramos algunos casos alarmistas como la nueva moda entre las jóvenes que intentan conseguir las llamadas "piernas de cigüeña", pasando por el quirófano para extirpar la totalidad de grasa alojada en muslos y pantorrillas.

Ante esta situación descubrimos un dato que llama mucho la atención: Solo un 3% de las mujeres se siente a gusto con su cuerpo.
 
Los cánones de belleza han ido variando a lo largo de los años, y si antes la belleza en una mujer residía en lucir vertiginosas curvas como la inolvidable Marilyn Monroe, ahora la extrema delgadez es lo que desean muchas mujeres.
 
El ideal de belleza, además de variar con los años, cambia dependiendo del lugar geográfico. Tanta importancia recibe ahora la belleza que se ha convertido en lo que nos puede llevar a ascender social y económicamente. Sin embargo, la belleza y la autoestima no van de la mano, y en muchos casos creer que la belleza nos proporcionará la autoestima que nos falta genera una relación dañina y contraproducente.
 
"Dictadura de la belleza" es una expresión que ha ido tomando fuerza con el paso de los años, y ha protagonizado libros como el de Augusto Cury, "una historia de gran actualidad, que nos invita a encontrar nuestra belleza y dejar de lado los patrones estéticos tan difundidos por los medios de comunicación".
 
Esta búsqueda insaciable de la belleza perfecta también ha sido objeto de documentales, como el realizado en Italia, que hace una radiografía de los estereotipos de la mujer en la televisión.
 
Moisés Martín Anaya, que dirige una de las clínicas de estéticas más prestigiosas de nuestro país cree que "la mujer actual vive a veces encerrada en dos visiones: lo que ve en el espejo y la imagen que los medios de comunicación proyectan de la mujer".
 
Para el doctor Anaya el problema es que "en más ocasiones de las recomendables los cánones de belleza y la autoexigencia han influido negativamente en la vida y en la autoestima de muchas, de demasiadas mujeres, que intentan llegar a unos niveles de belleza que son inalcanzables". Es así que se advierten nuevas patologías y trastornos psicológicos como la dismorfobia o adicción al bisturí.
 
"Naturalmente que uno puede retocar y mejorar partes de su cuerpo con las que simplemente no se está a gusto. El problema, como en tantos otros casos, viene cuando nos obsesionamos. Naomi Campbell o Angelina Jolie solo hay una. Las mujeres, y todos en general deberíamos localizar lo bello que hay en nosotros, los detalles físicos que nos hacen especiales", añade el doctor Anaya, que plantea una última pregunta: "Es verdad que la belleza muchas veces nos proporciona autoestima, pero: ¿y si fuera la autoestima lo que realmente nos hace bellos?"

Temas relacionados  ››