Buscar

Estrés: causas, síntomas y consejos para aliviarlo

Estrés: causas, síntomas y consejos para aliviarlo
2m 26s

El estrés es una situación anímica completamente normal que se manifiesta ante cualquier influencia que altere la sensación de bienestar psicofísico. Cuando nos vemos sometidos a situaciones de peligro o tensión, el hipotálamo estimula la hipófisis, la cual hace que aumente la función de las glándulas suprarrenales y éstas produzcan adrenalina, sustancia capaz de hacer aumentar la velocidad del ritmo cardíaco y subir la tensión.

Sometidos a estrés

Toda mujer está sometida a estrés, ya que es una manera de reaccionar antes los estímulos externos o también llamados, agentes estresantes, tales como el trabajo, conflictos laborales o domésticos, dificultades económicas, vida en pareja etc.

Síntomas

Cuando un alto nivel de estrés se prolonga demasiado tiempo, el organismo se resiente y presenta síntomas tales como: cansancio, dolor de cabeza, irritabilidad, depresión, ausencia de apetito, dolores musculares, palpitaciones, insomnio, sudoración excesiva, hipertensión y/o cambios en la conducta sexual.

Cómo enfrentarse al estrés – Consejos útiles

Resulta muy efectivo prepararse psicológicamente para reducir los efectos negativos que produce el estrés. Lleva a la práctica los consejos que a continuación se detallan:

  1. Los cambios en tu vida no deben asustarte, a veces hay que arriesgarse y permitir que el cambio se produzca. No temas y valora los cambios como una forma para progresar. Además, considera los fracasos y situaciones conflictivas como una experiencia de aprendizaje para el futuro.
  2. Trata de resolver los temas conflictivos de cualquier índole expresando tus deseos y opiniones hasta dejarlos claros, de no hacerlo pueden influir negativamente en diversas áreas de tu vida.
  3. Analiza si estás dedicando el tiempo suficiente para ti, en ocasiones las obligaciones nos absorben y nos olvidamos de cuidarnos nosotros mismos.
    Redescubre los pequeños placeres y dedícales más tiempo, charlar con los amigos, jugar con los pequeños de la casa, disfrutar de una puesta de sol, un relajante baño aromático, cocinar, recuperar del fondo del cajón ese libro que nunca llegaste a empezar…
  4. No evites llorar si lo necesitas, es un método de descarga que alivia la tensión.
  5. Cuando sientes que una situación te supera, el ejercicio físico intenso alivia sustancialmente el estrés. Sal a correr o golpea un saco de boxeo, ¡libérate!

Técnicas de relajación

Cuando tu organismo está relajado, los músculos adquieren elasticidad, la respiración es más eficaz, la presión arterial disminuye, las funciones hormonales se regulan y mejora la circulación sanguínea entre otros.

Si aprendes a relajarte habrás encontrado un método efectivo para combatir el estrés, siendo, los ejercicios respiratorios, musculares, de concentración y los masajes, vías que pueden conseguir aliviar el estrés en gran medida.