Buscar

Descubre cómo controla tu vida la hormona del placer

La dopamina es una de las hormonas más investigadas por los científicos y es que no sólo genera una sensación de felicidad en tu cuerpo, sino que puede ayudar a tratar distintas patologías.

2m 36s
Pareja escuchando música - Gtres
En multitud de ocasiones oímos hablar sobre las hormonas pero, ¿en realidad para qué sirven las hormonas? Pues bien, las hormonas son sustancias químicas que se mueven a un lado y otro de la sangre y que están involucradas en mecanismos tan distintos como son el crecimiento, las emociones o la memoria. Pero su función reina consiste en mantener todos los parámetros vitales dentro de unas constantes que nos permitan un correcto desarrollo físico y mental. Aunque a decir verdad el estudio de las hormonas no acaba aquí. Porque aunque ya sabemos la función principal que ejercen en nuestro cuerpo, son aún muchas las investigaciones que se están llevando a cabo para usar estas sustancias como solución a lesiones cerebrales o cardiacas. Tan lejos va el poder de las hormonas que algunos incluso sueñan con usarlas para fabricar el elixir de la felicidad.

Entre las hormonas que más interés despiertan entre científicos e investigadores se encuentra la dopamina, que también se conoce como la hormona del placer. Y es que la dopamina no sólo es un transmisor sanguíneo como lo son muchas hormonas, no. Un experimento realizado por Nature demostraba que cuando escuchas música segregas dopamina. Lo mismo pasa cuando te enamoras y segregas esta hormona y sientes esa sensación de felicidad. Soñar despierto y aspirar con todo aquello que podríamos tener también activa a la dopamina.

Pareja riendo - Fotolia
Y en lado opuesto de la balanza, sabemos que la dopamina también se segrega con el consumo de drogas o alcohol o incluso con el uso de internet y redes sociales. Esta dopamina nos crea una sensación tan placentera que es la responsable de la mayoría de las adicciones. Pero la dopamina tiene más pros que contras y es que hoy en día retrasa los síntomas del parkinson, una enfermedad por el momento incurable. Es más, muchos investigadores afirman que la dopamina podría ayudar a la cura contra el cáncer. Según la revista PNAS, esta hormona aumenta el tamaño y la estructura de los vasos sanguíneos, por lo que el acceso a estas células malignas sería más sencillo y más fácilmente tratable.

Éste es solo un ejemplo de cómo las hormonas controlan gran parte de nuestra vida sin que nosotros seamos conscientes de ello. La escritora Madeleine Debuse, experta en hormonas, afirma que éstas son "sustancias químicas producidas por el cuerpo que controlan numerosas funciones corporales". Así que si alguna vez piensas o sientes algo a lo que no le encuentras solución, puedes echarle la culpa a las hormonas, que seguramente no andarás muy equivocada.
Temas relacionados  ››