Buscar

Cómo organizar el armario para ahorrar espacio

¿Ya estás pensando en escaparte a las ansiadas rebajas? Entonces, también debes comenzar a pensar en hacer sitio en el armario. Ficha estos consejos para ahorrar espacio en tu guardarropa y lograr hacer hueco en él a tus nuevas adquisiciones.

4m 43s
EFE

Poniendo en práctica unas sencillas ideas, conseguirás sacar el máximo partido al espacio disponible en tu armario de manera que tengas ordenadas todas tus prendas y puedas, con un simple vistazo, crear el look que elijas para cada ocasión.

Antes de renovar tu vestuario aprovechando las buenas oportunidades que, seguro, buscarás en estas recién estrenadas rebajas, haz una primera revisión de tu guardarropa. Cada cierto tiempo es conveniente hacerla para evitar acumular prendas que ya no te pones y que ocupan un valioso espacio. No se trata de deshacerte de todas ellas. Las que quieras conservar por su calidad, porque crees que volverán a estar de moda o por motivos sentimentales puedes guardarlas en cajas específicas para que no supongan un estorbo pero puedas recuperarlas cuando quieras. Pon etiquetas en estas cajas para saber en cada momento lo que contienen y colócalas en la zona alta del armario (baldas superiores).

Gtres
Una vez realizada esta primera "limpieza", haz grupos con las distintas prendas. Es una buena idea para comprobar, de paso, qué te hace más falta a la hora de ir "de rebajas" (¡cuidado con las compras compulsivas!). Blusas, pantalones, faldas, chaquetas... comprueba lo que tienes y lo que necesitas y piensa que, en tu armario, si colocas juntas las prendas similares, ahorrarás espacio.

Una mínima división interna del guardarropa requiere un espacio que ocupe todo el alto del armario (donde colgar vestidos, faldas largas, abrigos, etc.) y otro dividido en dos (una zona superior con barra para colgar blusas, faldas cortas y pantalones y un área inferior también con barra o bien con baldas y/o cajones).

Aprovecha al máximo tu propia distribución utilizando perchas adecuadas para cada prenda. Si dispones de poco espacio, recurre a las perchas específicas para pantalones. Son magníficas, ya que, en un solo colgador podrás tener perfectamente organizados 3 o 4 pantalones. Para tus faldas, utiliza, preferentemente, aquellas que incorporan pequeños ganchos para poder colgarlas sin problemas (y sin que se escurran). Puedes también aprovecharlas para colocar en ellas esa blusa que, normalmente te pones con esa falda concreta (en una misma percha puedes dejar preparado tu conjunto favorito). Guarda también los abrigos que menos utilizas y esos vestidos "de fiesta" en perchas con funda. Sitúalos en la zona más espaciosa (y alargada) del armario.
EFE
Cajones y baldas son también un elemento clave para la correcta organización de tu guardarropa. Coloca en ellas todas las prendas que puedas doblar. Una buena idea es tener tus jerséis ordenados de manera que puedas reconocerlos a simple vista (tienes baldas en tela para colgar que resultan súper prácticas). Sitúa los que menos te pones los últimos, y, sobre ellos, los más ligeros y de mayor uso (para que no ocurra que al coger uno, caigan todos los demás). También puedes aplicar esta misma "técnica" para tus camisetas, aunque si lo prefieres, una buena idea es guardar esas camisetas de algodón en forma de "rulo" (no se arrugarán, ocuparán muy poco y podrás cogerlas, cuando quieras, con total comodidad).

Saca más partido a tus cajones recurriendo a los separadores interiores (los tienes de distintos tamaños, en madera o en tela). Con ellos, crearás microespacios perfectos para tener bien organizadas las prendas pequeñas (ropa interior, calcetines...) y los complementos (cinturones, pañuelos, joyas...).

EFE
En cuanto al calzado, es importante disponer de un espacio dedicado exclusivamente para ellos. Incorporar un pequeño mueble zapatero o una balda inferior para este fin resulta lo más cómodo y práctico. Aunque parezca algo engorroso, conviene guardar por separado los zapatos de cada temporada (puedes utilizar cajas, siempre con una etiqueta que te recuerde que aquí "te esperan" esas bonitas sandalias del verano pasado).

Para no desperdiciar ni un solo hueco de tu armario, no olvides que también en la cara interna de las puertas puedes situar prácticos colgadores, por ejemplo corbateros o perchas para complementos y accesorios como cinturones, bolsos, fulares...

Antes de lanzarte a las rebajas... ¡Haz sitio a tus prendas de estreno!

Armario - Gtres

Armarios perfumados

Como colofón tras poner en orden tus armarios, nada como abrirlos y disfrutar de un aroma fresco que impregnará tu ropa. Si quieres preparar un producto que perfume con olor a limpio el interior de los armarios, deberás comprar dos pastillas de parafina y seis gotas de aceite de almendras amargas:

Elaboración

  1. Partir la parafina y derretir al baño María. Retirar del fuego y remover.
  2. Cuando la parafina comienza a enfriarse se añade el aceite de almendras.
  3. Agitar sin cesar hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Verter el líquido resultante en unos moldes y colocarlos en los cajones de los armarios.

¡Consejo!

Recuerda que no conviene que los moldes entren en contacto con la ropa.

Ropa blanca

Si lo que te interesa es perfumar la ropa blanca de tu armario, introduce en él una mandarina agujereada con clavos de especie.

Temas relacionados  ››