Cómo elegir armario, distribuirlo y organizarlo para ahorrar espacio y sacarle el máximo partido

¿Ya estás pensando en escaparte a las ansiadas rebajas? Entonces, también debes comenzar a pensar en hacer sitio en el armario. Ficha estos consejos para ahorrar espacio en tu guardarropa y lograr hacer hueco en él a tus nuevas adquisiciones. ¡Tendrás un armario de película!

   actualizado el 10/7/2020 - 18:38 11m 52s
EFE

¿Quién no ha soñado con un amplio y luminoso vestidor en el que colocar con mimo y esmero todas las pertenencias textiles y complementos?

Lo cierto es que, aunque no se disponga de una habitación extra, ahora se puede ver cumplido ese sueño. Basta con diseñar un armario esquinero con puertas correderas para conseguir el efecto vestidor dentro de la habitación.

Orden, capacidad y planificación son las claves para poner en orden ropa, zapatos y complementos. Lo ideal consiste en personalizar el armario en función del tipo de ropa y de la estética de la estancia.

Un análisis exhaustivo de las necesidades personales facilita el almacenaje y mejora la distribución del guardarropa. Lo más importante es que se integre con el resto de la decoración, tenga suficiente espacio alrededor para acceder con comodidad y posea sesenta centímetros de fondo.

El mejor lugar para instalar el armario es el dormitorio, pero hoy, gracias a los novedosos diseños, cualquier rincón difícil, espacio desaprovechado, pasillo o pequeña estancia se pueden convertir en un atractivo ropero. El mercado ofrece un sinfín de versiones con medidas reducidas para adaptarse a cualquier superficie.

Otro emplazamiento adecuado es el baño, aunque los armarios que se instalen allí deben estar cerrados y elaborados con maderas tropicales o materiales resistentes a la humedad.

Ahora se llevan los armarios entelados con atractivas tapicerías o adornados con divertidos papeles pintados bien a rayas verticales o con motivos florales coloristas. El blanco rotundo combinado con cristal al ácido y remates de aluminio en mate también se cotiza al alza.

La distribución del armario, esencial

Lo más práctico es dividir el armario en dos alturas. Así, la capacidad se multiplica por dos y ofrece la oportunidad de guardar en la parte superior camisas y chaquetas, mientras que la inferior queda destinada para faldas y pantalones, estos últimos en perchas doblados por la mitad.

Gtres

Es importante y casi imprescindible dejar un hueco para almacenar las prendas más largas como abrigos, vestidos y trajes de noche. Las barras hidráulicas, extraíbles e instaladas a distintas alturas facilitan el acceso a las prendas, bien sean transversales para armarios de poca profundidad o en paralelo.

También son necesarias unas baldas para colocar los jerseys, las rebecas, los tops, las camisetas y las camisas, si se desean guardar dobladas. Es preferible instalar más estantes que apilar grandes torres de ropa inmanejables.

Resulta fundamental dejar en la parte de abajo del armario un espacio grande para instalar el zapatero. La altura ideal se sitúa entre los quince y veinte centímetros para zapatos y cuarenta para las botas altas. Una apuesta segura es colocar bandejas de acero inoxidable extraíbles, ya que ofrecen mayor capacidad de almacenaje en menor espacio.

En cuanto a los cajones, mejor con guías metálicas; se debe tener en cuenta qué se quiere guardar para escoger su tamaño. Es absurdo un cajón alto para guardar, por ejemplo, cinturones estrechos, collares, pulseras o delicados pañuelos de seda.

Mayor profundidad requieren los cajones destinados para almacenar ropa interior, pijamas, bufandas o prendas para hacer deporte. Los que tienen departamentos son útiles para mantener en orden pequeños complementos como cinturones o corbatas.

Si el armario es de tamaño reducido, es mejor instalar barras, ya que ofrece más espacio para colgar las prendas. En este caso, serán suficientes dos o tres cajones poco profundos para facilitar el almacenaje.

Otra cuestión es la iluminación, tanto del interior como del exterior del armario, que debe instalarse en función de la estética de la habitación, del espacio en el que esté ubicado y de los cristales y espejos que existan en la habitación.

Los especialistas aconsejan luz blanca en el interior para elegir la ropa y vestirse de manera adecuada, aunque en el frontal es preferible una iluminación cálida. Las fuentes de luz puntual, ubicadas frente a los módulos, son las más cómodas. Es importante situarlas con detalle y mimo para evitar que deslumbren. Los expertos aconsejan luces halógenas porque no alteran los colores.

El mercado ofrece una amplia variedad de acabados que van desde lacados hasta cristales opacos al ácido pasando por frentes de maderas nobles, láminas de PVC, paneles plastificados o puertas acristaladas y vestidas con telas decorativas, acordes con las cortinas o la tapicería de la estancia.

Puedes aprovechar el lateral para colocar un espejo, y si además sitúas un punto de luz, se convertirá en el rincón ideal para vestirse.

EFE

Haz limpieza y descubre cómo organizar el armario para ahorrar espacio

Tener un armario ordenado no sólo depende de su tamaño, distribución o de elementos como cajones o baldas. Nuestra actitud y constancia a la hora de tenerlo organizado es clave, y extrañamos no tenerla, especialmente, cuando estamos frente a él buscando esa prenda que “debería estar ahí”. Se trata habitualmente de uno de los elementos de la casa más castigados u olvidados, todo lo que queremos ocultar o hacer desaparecer de nuestra vista va directamente a ellos. Por eso, en ocasiones, quizás por falta de tiempo, quizás por algo de pereza, nos cuesta ponernos a limpiarlos y ordenarlos.

Pero, ahora que ya has elegido tu armario ideal, llega el momento de poner en práctica unas sencillas ideas con las que conseguirás sacar el máximo partido al espacio disponible en tu armario de manera que tengas ordenadas todas tus prendas y puedas, con un simple vistazo, crear el look que elijas para cada ocasión.

Antes de renovar tu vestuario aprovechando las buenas oportunidades que, seguro, buscarás en estas recién estrenadas rebajas, haz una primera revisión de tu guardarropa. Cada cierto tiempo es conveniente hacerla para evitar acumular prendas que ya no te pones y que ocupan un valioso espacio. No se trata de deshacerte de todas ellas. Las que quieras conservar por su calidad, porque crees que volverán a estar de moda o por motivos sentimentales puedes guardarlas en cajas específicas para que no supongan un estorbo, pero puedas recuperarlas cuando quieras. Pon etiquetas en estas cajas para saber en cada momento lo que contienen y colócalas en la zona alta del armario (baldas superiores).

Una vez realizada esta primera "limpieza", haz grupos con las distintas prendas y clasifica la ropa. Es una buena idea para comprobar, de paso, qué te hace más falta a la hora de ir "de rebajas" (¡cuidado con las compras compulsivas!). Blusas, pantalones, faldas, chaquetas... comprueba lo que tienes y lo que necesitas y piensa que, en tu armario, si colocas juntas las prendas similares, ahorrarás espacio.

Una mínima división interna del guardarropa requiere un espacio que ocupe todo el alto del armario (donde colgar vestidos, faldas largas, abrigos, etc.) y otro dividido en dos (una zona superior con barra para colgar blusas, faldas cortas y pantalones y un área inferior también con barra o bien con baldas y/o cajones).

Aprovecha al máximo tu propia distribución utilizando perchas adecuadas para cada prenda. Actualmente ya cuentas con perchas múltiples que te permiten colgar varias prendas en una misma percha y, de esta forma, ahorrar espacio. Agrúpalas por tipo de prenda y por colores, te ayudará más tarde a la hora de encontrar tu ropa y decidir qué ponerte y cómo combinarlo. Si dispones de poco espacio, recurre a las perchas específicas para pantalones. Son magníficas, ya que, en un solo colgador podrás tener perfectamente organizados 3 o 4 pantalones. Para tus faldas, utiliza, preferentemente, aquellas que incorporan pequeños ganchos para poder colgarlas sin problemas (y sin que se escurran). Puedes también aprovecharlas para colocar en ellas esa blusa que, normalmente te pones con esa falda concreta (en una misma percha puedes dejar preparado tu conjunto favorito). Guarda también los abrigos que menos utilizas y esos vestidos "de fiesta" en perchas con funda. Sitúalos en la zona más espaciosa (y alargada) del armario.

Cajones y baldas son también un elemento clave para la correcta organización de tu guardarropa. Coloca en ellas todas las prendas que puedas doblar. Una buena idea es tener tus jerséis ordenados de manera que puedas reconocerlos a simple vista (tienes baldas en tela para colgar que resultan súper prácticas). Sitúa los que menos te pones los últimos, y, sobre ellos, los más ligeros y de mayor uso (para que no ocurra que al coger uno, caigan todos los demás). También puedes aplicar esta misma "técnica" para tus camisetas, aunque si lo prefieres, una buena idea es guardar esas camisetas de algodón en forma de "rulo" (no se arrugarán, ocuparán muy poco y podrás cogerlas, cuando quieras, con total comodidad).

EFE

Saca más partido a tus cajones recurriendo a los separadores interiores (los tienes de distintos tamaños, en madera o en tela). Con ellos, crearás microespacios perfectos para tener bien organizadas las prendas pequeñas (ropa interior, calcetines...) y los complementos (cinturones, pañuelos, joyas...). Estos elementos ayudan a mantener el orden, ya que cada cosa tiene su lugar específico y evitarás lanzarlos sin mirar en el armario. Igualmente, si mantenemos la ropa doblada y colocada estratégicamente de manera que todas las prendas sean visibles, evitaremos que queden al fondo del cajón o de la balda y nos olvidemos de ellas.

En cuanto al calzado, es importante disponer de un espacio dedicado exclusivamente para ellos. Incorporar un pequeño mueble zapatero o una balda inferior para este fin resulta lo más cómodo y práctico. Aunque parezca algo engorroso, conviene guardar por separado los zapatos de cada temporada (puedes utilizar cajas, siempre con una etiqueta que te recuerde que aquí "te esperan" esas bonitas sandalias del verano pasado).

Para no desperdiciar ni un solo hueco de tu armario, no olvides que también en la cara interna de las puertas puedes situar prácticos colgadores, por ejemplo, corbateros o perchas para complementos y accesorios como cinturones, bolsos, fulares... Además, si se colocan a la vista, pueden dar una nota de color a la decoración de la estancia.

Houzz

2 claves infalibles para ganar espacio en tu hogar y en tus armarios

Para maximizar la capacidad de almacenaje en el hogar, y especialmente en los armarios, es necesario aprovechar los espacios infrautilizados y usar el equipamiento más adecuado acorde a tus necesidades. Apunta estos 2 trucos claves que te permitirán sacar el máximo partido al espacio:

Ni un solo espacio desaprovechado

Houzz

Para ampliar el espacio de almacenaje de la casa, no es necesario poner más armarios en la habitación (aunque es una opción cuando dispones de espacio), también pueden aprovecharse espacios infrautilizados. El cabecero de la cama, el distribuidor, las zonas de paso (pasillos) o los huecos bajo la escalera son espacios perfectos para colocar soluciones que amplíen la capacidad de almacenaje, sin restar espacio habitable a la vivienda.

Por ejemplo, instalar una estructura de tipo puente en el cabecero de la cama, en lugar de las tradicionales mesillas de noche, proporciona dos módulos de suelo a techo y un maletero ideal para guardar la ropa de temporada.

Mantén el orden y la armonía

Para maximizar el espacio y favorecer la armonía, resulta ideal agrupar las prendas por colores, colocar barras a distintas alturas para aprovechar al máximo el espacio disponible, utilizar todo el espacio vertical posible, aprovechar el espacio de la pared y las puertas del armario usando ganchos o incorporar elementos retráctiles para mantener los objetos a la vista.

También se puede ganar espacio colocando los zapatos con posiciones alternadas en una superficie plana, organizando los complementos como joyas, cinturones, relojes, gafas, etc., en pequeños compartimentos o guardando la ropa de temporada en baúles que pueden usarse como mesitas de noche o asientos. En MujerdeElite te damos las claves para restaurar un baúl antiguo, sacarle partido y convertirlo en un objeto decorativo y muy útil en tu hogar.

Antes de lanzarte a las rebajas... ¡Haz sitio a tus prendas de estreno!

Armario - Gtres

Armarios perfumados

Como colofón tras poner en orden tus armarios, nada como abrirlos y disfrutar de un aroma fresco que impregnará tu ropa. Si quieres preparar un producto que perfume con olor a limpio el interior de los armarios, deberás comprar dos pastillas de parafina y seis gotas de aceite de almendras amargas:

Elaboración:

  1. Partir la parafina y derretir al baño María. Retirar del fuego y remover.
  2. Cuando la parafina comienza a enfriarse se añade el aceite de almendras.
  3. Agitar sin cesar hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Verter el líquido resultante en unos moldes y colocarlos en los cajones de los armarios.

¡Consejo!

Recuerda que no conviene que los moldes entren en contacto con la ropa.

Ropa blanca

Si lo que te interesa es perfumar la ropa blanca de tu armario, introduce en él una mandarina agujereada con clavos de especia.

  • ¡Idea! Podrás perfumar los cajones de la cómoda y de los armarios donde guardes tu ropa, si agregas un poco de perfume en unos trozos de ante (recortes). El ante retiene el aroma durante mucho tiempo.
Te puede interesar
Muebles auxiliares ¡decora y gana espacio!

Muebles auxiliares ¡decora y gana espacio!

Cómo tapizar una silla

Cómo tapizar una silla

Armarios roperos tradicionales ¿cómo distribuirlos y organizarlos

Armarios roperos tradicionales ¿cómo distribuirlos y organizarlos?

Temas relacionados  ››