Buscar

Cómo organizar y preparar con éxito una mudanza

Evita contratiempos, así como el estrés y cansancio asociados a una mudanza siguiendo unos sencillos pasos y prácticos consejos que te ayudarán a organizar y preparar con éxito el traslado a tu nuevo hogar.

3m 34s
Gtres

Los que hayan pasado por una mudanza lo saben. Organizarla y prepararla puede llevar a sufrir elevadas dosis de estrés y cansancio, dejándote con muy pocas ganas (o ninguna) de volver a pasar por esta experiencia. La clave para evitar contratiempos y tensiones es, sin duda, una planificación adecuada. Con esta finalidad y la ayuda de Bluespace, te recomendamos tener muy presentes una serie de pasos y consejos para que una mudanza sea más llevadera, garantizando una correcta organización durante el traslado y un buen mantenimiento de todos los objetos que permitirán realizar la mudanza relajadamente y sin tensiones.

Como primera medida, revisa y selecciona minuciosamente todo aquello de lo que se prescinde y lo que quieres conservar. Una mudanza es un motivo para deshacerse de todo aquello que ya no se utilice o no sirva, en definitiva, "hacer limpieza". Si se conoce el próximo hogar, se deben tener en cuenta las dimensiones para saber qué cosas van a caber y cuáles no.

El segundo paso consiste en planificar con suficiente antelación el empaquetado de los objetos y enseres. Idealmente deberías comenzar a empaquetar unas tres semanas antes del traslado. Para ello se necesitan cajas de cartón, papel, plástico de burbujas para envolver, cinta adhesiva, papel de periódico y etiquetas. Este paso es mejor hacerlo por áreas, de modo que cada caja contendrá objetos que pertenezcan a un mismo sitio y facilitará la ubicación en el próximo destino.

Por otra parte, una de las principales preocupaciones durante una mudanza es cómo evitar que los objetos puedan sufrir daños. En este sentido, toma buena nota de estos útiles consejos:

Gtres
1. Se recomienda contar con un equipo profesional y preparado para desmontar y posteriormente montar el mobiliario de la vivienda. Los tornillos de los muebles desmontados deben pegarse con precinto y colocar una etiqueta para posteriormente saber de dónde proceden.

2. Para evitar accidentes, se recomienda proteger los cuchillos de la cocina dentro de mantas o manoplas.

3. Los vasos de cristal se pueden proteger con bolsas de pan, ya que su forma alargada y estrecha facilita guardarlos.

4. Para proteger la vajilla, se pueden intercalar los platos de porcelana con platos de cartón. Otra opción es distribuir los platos de manera vertical para optimizar el espacio y colocar entre ellos papel burbuja para protegerlos.

5. Las cajas de vasos o vinos se pueden reutilizar para transportar zapatos.

6. Se recomienda tomar una foto de cómo están conectados los cables del televisor y equipos informáticos, así será más fácil colocarlos de nuevo.

En lo que respecta al traslado, se puede elegir entre hacerlo uno mismo o contratar una empresa que organice la mudanza. Si se elige una empresa, debe ser de confianza, que tenga buenas referencias y ofrezca garantías. Según el contrato con la compañía, se ofrece una furgoneta durante unas horas junto con un operario o se puede alquilar el vehículo por los días que dure el traslado. Antes de llegar al destino, es conveniente reservar una zona de aparcamiento para descargar todos los objetos sin interferir en el tráfico.

Finalmente, una vez que los paquetes estén en la próxima ubicación se aconseja colocar primero los muebles y dejar para el final las cajas. De esta manera los espacios que queden libres serán para apilar las cajas en orden y empezar a desempaquetar. A partir de aquí, comienza la adaptación al nuevo hogar.

  • ¡Truco! Cuando debas empaquetar algún objeto que sea frágil y no tengas plástico de burbujas, usa cartones de huevo en su lugar. Lo protegerás de posibles roturas.
Temas relacionados  ››