Tabla básica de abdominales para un vientre plano y firme

Por: Alicia Marín

Ya es hora de que te quites ese flotador para presumir, de una vez por todas, de vientre plano. Ficha los sencillos ejercicios que te proponemos y luce abdomen firme y tonificado.

Abdominales básicos y efectivos para lograr un vientre plano
Gtres
A pesar de que las bajas temperaturas todavía reinantes en nuestro país hacen que cubramos nuestro cuerpo con mucha ropa, no está tan lejos el momento de comenzar a despojarse de prendas que dejarán al descubierto esas zonas conflictivas que reflejan, en forma de kilos de más, flacidez y acumulación de grasa, los excesos invernales.

No esperes más para volver a lucir un vientre plano y sexy. Ficha los sencillos ejercicios que te proponemos y en menos tiempo de lo que crees podrás presumir de abdomen firme y tonificado. Para practicarlos solo necesitas una colchoneta y ropa cómoda.

Abdominales básicos

La posición inicial es tumbada con los brazos tras la cabeza y las piernas flexionadas. Recuerda: mantén las rodillas pegadas y los brazos abiertos. No se tira del cuello para subir, sino que se sube contrayendo la zona abdominal.

Sube el torso como si fueras a alcanzar las rodillas y para a media altura. Comienza con dos series de 16 repeticiones marcando los dos tiempos. Más adelante incrementa con otras dos series en las que rebotas tres veces arriba.
Tabla de abdominales para conseguir un vientre plano y sexy
Fotolia

Abdominales inferiores

Tumbada boca arriba, con los brazos pegados al cuerpo, tendrás que subir ambas piernas (bien juntas) y rectas hasta formar un ángulo de unos 30 grados respecto al suelo.

Se trata de marcar los dos tiempos: subes, mantienes las piernas alzadas, y bajas. Comienza por dos series de ocho repeticiones y, pasadas las semanas aumenta el esfuerzo subiendo el número de series y repeticiones: hasta cuatro series de doce.

Abdominales oblicuos

Con las manos tras la cabeza y tirando de los abdominales y no del cuello, consiste en tocar con un codo la rodilla del lado contrario. Después se estira dicha pierna, se flexiona la contraria, y es ésta la que tocarás con el otro codo.

Al cambiar de una pierna a otra mantienes todo el tiempo la tensión en los músculos abdominales. No tengas prisa: marca bien los tiempos, las posiciones. Comienza con dos series de ocho repeticiones. Será en las siguientes semanas cuando aumentes las series y las repeticiones de las mismas: 4 series de 16.