¡Adiós al colesterol malo! Dieta y alimentos para reducirlo

¡Horror! Si tus últimos análisis han revelado unos niveles de colesterol elevados, no esperes a poner remedio a esos valores y mantener a salvo tu salud.

   13/3/2014 - 15:00 3m 40s
Gtres

El colesterol es una sustancia presente en todas las células del cuerpo y necesaria para completar numerosas funciones del organismo, sin embargo, unos niveles altos pueden ser fatales.

Es importante resaltar que una parte del colesterol tiene procedencia endógena, se origina dentro del organismo, pero el resto proviene de los alimentos, por lo que es imprescindible seguir una dieta sana y prestar atención a lo que nos llevamos a la boca.

Colesterol bueno y colesterol malo

Existen dos tipos de colesterol: HDL (lipoproteína de alta densidad) o colesterol bueno, y LDL (lipoproteína de baja densidad) o colesterol malo. Este último contribuye a la formación de placas en las arterias.

Cabe destacar que cuando tenemos el colesterol alto, nuestro cuerpo no muestra ningún tipo de síntoma y sólo podremos conocer nuestros niveles mediante un análisis de sangre.

Aunque patologías anteriores, la edad, o el estado de salud influyen a la hora de establecer unos niveles óptimos de colesterol, se habla de colesterol alto a partir de los 200-240 mg/dl.

¿Cómo plantar cara al colesterol?

Para controlar los niveles de LDL debemos evitar alimentos ricos en grasas saturadas, indispensable por tanto conocer qué tipo de grasas son saludables y cuales no, así como mantener un peso correcto y hacer ejercicio.

Además, cabe resaltar que el estrés influye en las oscilaciones de los lípidos en el organismo, de tal forma que en situaciones estresantes, con alta tensión emocional, se activan las hormonales adrenales que elevan el colesterol. La práctica de ejercicio físico regular es una terapia efectiva contra el estrés y el exceso de colesterol, ya que relaja psicológicamente y mejora el estado físico y mental, además de que equilibra los niveles de lípidos sanguíneos. Son muchos los estudios que demuestran que el ejercicio disminuye el riesgo cardiovascular y es muy recomendable cuando se debe restablecer el equilibrio lipídico, ya que la actividad física provoca un aumento del colesterol bueno (HDL), el cual nos protege de la acción del colesterol malo (LDL).

Por si fuera poco, entre otros muchos perjuicios, un nivel elevado de triglicéridos puede aumentar las probabilidades de desarrollar artritis reumatoide. Así lo demuestra un estudio holandés, en el que los investigadores descubrieron que los pacientes que desarrollaban artritis en la madurez habían tenido durante su juventud los niveles de triglicéridos altos, mientras que los niveles de colesterol bueno (HDL) eran bajos. Así pues, nada mejor que recurrir al ejercicio y huir del sedentarismo, ya que investigaciones anteriores han demostrado que practicar actividad física de forma regular reduce el riesgo de artritis en más de un 40%.

En lo que respecta al tipo de alimentación a seguir para mantener unos niveles de colesterol saludables, se recomienda elegir alimentos ricos en fibra, además de cereales que te ayuden a expulsar la grasa que tu cuerpo no necesita. Reduce los alimentos ricos en grasas (aceites, mantequilla, nata…) y la carne, evitando los cortes más grasos. Descubre los beneficios del pescado y aumenta su consumo, tu salud te lo agradecerá. La bollería y los platos preparados deben ser alimentos prohibidos en tu dieta diaria.

Gtres
Aunque hace años era impensable que un niño pudiera sufrir colesterol, es un hecho que, debido al sedentarismo, estilo de vida y alimentación actual, rica en grasas saturadas y bollería industrial, son cada vez más niños lo que presentan niveles de colesterol elevados. Es por ello que se recomienda controlar los niveles de colesterol de los más "peques" a partir de los dos años, en caso de tener antecedentes familiares de colesterol alto o algún tipo de cardiopatía en edades tempranas. También cuando el niño sufre un exceso de peso o cuando tienen otros factores de riesgo como la diabetes o la presión arterial alta, resulta indispensable mantener un control periódico de los niveles colesterol.