Buscar

El tónico: beneficios y cómo aplicar una pieza clave en la belleza del cutis

Pese a que el tónico facial es uno de los productos con frecuencia olvidados en el neceser, lo cierto es que se trata de una pieza clave en la salud y belleza del rostro. Descubre sus beneficios y las distintas formas de aplicación.

4m 33s
Gtres

Para mantener la piel del rostro sana y cuidada, tres pasos son imprescindibles en el ritual de belleza facial, primero lavarla, después aplicar el tónico y finalmente una crema hidratante. Sin embargo, el segundo paso es con frecuencia olvidado pese a que se trata de una pieza clave en la salud y apariencia del rostro, dado que existen diversos tónicos para atender las necesidades de cada tipo de piel, ya sea sensible, grasa, seca, con problemas de flacidez… En definitiva, la aplicación del tónico contribuye directamente a complementar y completar tu tratamiento de belleza facial diario.

¿Qué es y para qué sirve el tónico facial?

El tónico facial es un producto fundamental para mantener el cutis en perfectas condiciones ya que además de equilibrar el pH de la piel tras la limpieza, ayuda a cerrar los poros, refrescar, eliminar los restos de impurezas que puedan quedar en la piel, así como prepararla para cuidados posteriores. Es importante utilizar un tónico facial formulado con ingredientes naturales ya que tienen activos de origen orgánico como las aguas de flores y no contienen alcohol en su composición, por lo que no son agresivos ni producen irritaciones. ¡Son aptos hasta para las pieles más sensibles!

Frecuencia de aplicación, beneficios, usos y curiosidades del tónico

Descubre cuándo, cómo y cuántas veces debes utilizar el tónico, una pieza clave en tu neceser “beauty”:

Gtres
  • Debes usarlo dos veces al día, entre la limpieza del cutis y la crema hidratante.
  • Antes de aplicar la crema o loción en el rostro, debes esperar que el tónico facial se seque por completo naturalmente al aire.
  • Refresca, hidrata, cierra los poros, equilibra la piel y la prepara para recibir el tratamiento posterior.
  • El tónico normaliza el cutis que ha sido sometido a una limpieza, restableciendo el pH de la piel, independientemente si se usó para ello espuma, gel o crema limpiadora.
  • Aumenta el riego sanguíneo en la zona en la que lo hemos aplicado, debido al efecto tonificante sobre la piel.
  • Revitaliza y rejuvenece los tejidos.
  • El agua micelar que tanto se utiliza en la actualidad no sustituye al tónico.
  • Para ellos también es el producto perfecto para sustituir el clásico aftershave.
  • El tónico es ideal para utilizar a mitad del día, conseguirás refrescar y rehidratar la piel, incluso sobre el maquillaje.

¿Qué tipo de tónico facial elegir?

No solo vale con usar un tónico facial, sino que es muy importante elegir aquel que mejor se adapte a las necesidades de cada piel. Pero, ¿cómo se puede saber cuál es el mejor? Hay que mirar la lista de ingredientes para saber cuál es el ideal:

  • Hidratante: Es recomendado para pieles secas que necesitan un extra de hidratación. Los mejores ingredientes son: extracto de almendra dulce y ácido hialurónico.
  • Calmante: Es recomendado para pieles sensibles y con tendencia a rojeces. Los mejores ingredientes son: agua termal, aloe vera y hamamelis.
  • Astringente: Es recomendado para piel grasa y con tendencia acneica, ayuda a cerrar poros y a regular la producción de sebo. Los mejores ingredientes son: limón, mentol y ácido salicílico.
  • Revitalizante: Es recomendado para piel madura, ilumina el cutis y combate el daño producido por los radicales libres. Los mejores ingredientes son: té verde, granada y vitamina C.
Claudia di Paolo

¿Cómo aplicarlo?

La aplicación del tónico es muy sencilla, pero existen varias formas de usarlo:

  1. Una de las formas más extendidas y conocidas de aplicar el tónico es con un algodoncito embebido en la loción tonificante mediante suaves golpecitos sobre la piel o movimientos circulares suaves.
  2. Otra manera de aplicarlo es a modo de “bruma” sobre el rostro, en cuyo caso el tónico debe presentarse en un formato con spray.
  3. También puedes esparcir el tónico por el rostro con las manos ejerciendo presión con las palmas sobre la piel, sin frotar, simplemente apoyándolas con suavidad para que el producto penetre.
  4. La forma de aplicación profesional es poner una pequeña cantidad entre las manos, depositar sobre el rostro, bajar la cabeza y dar toques o pellizcos con cierta fuerza. Así se conseguirá activar el riego sanguíneo con el objeto de favorecer la penetración del tratamiento posterior (crema, sérum).
  5. Si quieres conseguir un tono rosado fresco y saludable, de manera que parezca que tienes una piel de 20 años, guarda el tónico en la nevera y aplica igualmente con la cabeza hacia abajo, con toques y pellizcos.

Recuerda que tras la aplicación del tónico hay que esperar a que la piel se seque para aplicar la crema hidratante o tratamiento habitual.

¡Tónico improvisado!

¿Se te ha terminado el tónico? No te preocupes, puedes sustituirlo por una infusión de manzanilla muy fría. Empapa un disco de algodón y aplica sobre el rostro de la misma forma que tu tónico habitual. ¡Luminosidad y frescura garantizadas!

Temas relacionados  ››