Buscar

Mascarillas naturales antigranos

Brillos, granitos, espinillas, puntos negros, imperfecciones... Si tu cutis es graso, seguro que estos problemas te resultan familiares. Descubre las mascarillas naturales para equilibrar las pieles grasas, evitar los granitos y revelar una piel limpia y libre de imperfecciones.

3m 55s
Gtres
El exceso de grasa en la piel del rostro es un problema muy común y una de las causas habituales de la aparición de pequeñas imperfecciones como granitos o puntos negros. El motivo es que esta grasa combinada con minúsculas partículas de sudor, maquillaje o, simplemente, polución externa puede llegar a taponar los poros originando una pequeña infección cutánea que desemboca en la aparición de los temidos granos y/o puntos negros.

La piel de la cara requiere cuidados específicos según sus características. Si en el caso de un cutis con tendencia a la sequedad la hidratación constante es básica para su buen aspecto, en las pieles grasas hay que seguir tres máximas indispensables para evitar los problemas habituales:
  1. Limpieza diaria no sólo para eliminar el exceso de grasa sino cualquier resto de maquillaje, suciedad o polución.
  2. Exfoliación regular (una vez por semana o cada 15 días). Así ayudaremos a la eliminación de células muertas que, unidas a la grasa, podrían contribuir a obstruir los poros.
  3. Uso de productos adecuados que ayuden a controlar la producción excesiva de grasa y colaboren en su absorción devolviendo, de manera progresiva, su correcto equilibrio a la piel.
Sobre este último punto hay que decir que existen en el mercado numerosos cosméticos elaborados pensando en las particulares condiciones del cutis graso, pero además, con ingredientes naturales, alimentos con propiedades astringentes, absorbentes y antibacterianas, podemos obtener magníficas mascarillas capaces de conseguir un cutis resplandeciente y libre de imperfecciones. Algunas de las más efectivas son:
Gtres

Mascarilla de pepino y arcilla

  • 1 taza de arcilla verde
  • 1 pepino
Por su capacidad de absorción las mascarillas de arcilla son especialmente efectivas en el caso de cutis graso. Puedes preparar la tuya dejando un pepino pelado en remojo al menos 30 minutos. A continuación, mezcla el jugo resultante con la media taza de arcilla hasta formar una pasta cremosa. Aplica en el cutis limpio y seco y deja actuar unos 20 minutos, retirando a continuación con agua fría.

Otra posibilidad es poner en agua sólo medio pepino y licuar la otra mitad, mezclando el agua resultante con el “zumo” y con la arcilla y procediendo igual que en el caso anterior.

Si lo prefieres, disuelve la arcilla simplemente en agua y corta el pepino en finas rodajas. Aplica la mascarilla de arcilla 10 minutos. Una vez retirada, coloca el pepino cortado en finas rodajas distribuyéndolas por toda la cara y déjalas actuar otros 10 minutos, mientras tú te relajas. Cuando las retires, vuelve a lavar el rostro con agua fría.
Gtres

Mascarillas de yogur y cítricos

Perfectas para conseguir un cutis limpio y lleno de luz manteniendo a raya los temidos brillos y previniendo la aparición de granitos.
  • 1 yogur natural
  • Zumo de ½ limón
Mezcla ambos ingredientes y aplica la mascarilla 20 minutos.
Otra efectiva posibilidad, que además aporta un ligero efecto exfoliante, es incorporar a la mascarilla anterior una cucharadita de cáscara de naranja rallada.

Mascarilla de yogur y avena

Limpia y nutre la piel controlando el exceso de grasa.
  • ½ yogur natural
  • 2 cucharadas de harina de avena (puedes sustituir la harina por copos de avena)
  • 1 cucharada pequeña de miel
Déjala actuar 20-30 minutos y retira con agua fría.

Mascarilla de manzana y melón

Astringente y súper refrescante.

Mezcla en la misma proporción trocitos de manzana y de melón. Puedes hacerlo con batidora o simplemente aplastando con un tenedor si las frutas están bien maduras. Si la mascarilla queda demasiado líquida añade una cucharadita de harina de trigo o avena.

Mascarilla de yogur, tomate y limón

El tomate es un excelente aliado contra los puntos negros, puedes incluso aplicarlo directamente en las zonas conflictivas (alrededor de las fosas nasales) con el cutis limpio y preferiblemente tras realizar unos vahos que abran los poros. Pasa suavemente medio tomate por donde estén los puntos, deja actuar unos minutos y retira con agua fría.

Además, puedes preparar la siguiente mascarilla:
  • ½ yogur natural
  • 1 tomate maduro (medio si es grande)
  • 2 cucharadas de zumo de limón
Deja actuar 30 minutos y retira con agua fría. ¡Piel fresca, limpia y radiante!
Temas relacionados  ››