Buscar

Pelo corto, largo, rizado, liso... ¡Los 15 mejores trucos de belleza para el cabello!

Lucir un pelo perfecto que llame la atención no es tan difícil ni requiere de fórmulas complejas. Sea como sea tu pelo, ficha los mejores trucos y consejos de belleza para mantenerlo sano y radiante.

6m 59s
Agencias
Lucir un pelo perfecto que despierte admiración es el objetivo de la mayoría de las mujeres. Es común pensar que para conseguir esa meta es necesario invertir en costosos, complejos y periódicos tratamientos, pero nada más lejos de la realidad. Te lo demostramos con estos trucos y consejos, sencillos, prácticos y muy eficaces, con los que presumirás de melena en menos tiempo de lo que crees:

1. Orden de lavado del cabello

La nueva tendencia que propone lavar el pelo primero aplicando el acondicionador y después usando el champú, no es lo mejor para el cabello. Sigue el orden de lavado habitual, primero el champú y luego el acondicionador. “El champú tiene un pH alcalino, que arrastra cualquier tipo de suciedad y deja la cutícula abierta; no hay champú inteligente que elimine solo la suciedad, también erosiona en parte el cuero cabelludo. El acondicionador tiene un pH opuesto, que deja la cutícula más cerrada y pulida, con lo que conseguimos que el cabello quede suave y sedoso. Entonces, si el primero tiene un efecto arrastre y lo aplicamos después del acondicionador no conseguiremos cerrar la cutícula ni tampoco que el pelo quede brillante y suave”, explica Óscar Guinea, Mejor Peluquero del Año 2013 en España.

2. Agua tibia para el lavado

El agua caliente es nefasta para el pelo porque abre demasiado la cutícula. Te recomendamos que antes de aplicar el champú, empapes bien el cabello con agua tibia para abrir un poco la cutícula y comenzar a eliminar el aceite, la laca y otros residuos de productos. Después, sigue con el agua tibia para retirar el champú y aclarar el acondicionador. Finalmente, deja caer agua fría por tu cabeza, durante unos 30 segundos o más. El frío hará que la cutícula se cierre bien y genere brillo natural, permitiendo que el cabello quede suelto y brillante.

3. Agua fría para mantener el color

Para que el pigmento de color dure más tiempo en el cabello, tras el proceso de coloración lo ideal es lavar el pelo con agua más fría de lo habitual y evitar aplicar calor, dejando que el cabello se seque al aire. De esta forma el color durará más.
Agencias

4. Dieta rica en nutrientes y minerales

Si estás sana por dentro, se observará en el exterior. Por eso es necesario aportar al organismo la cantidad suficiente de nutrientes y minerales, proteínas, hierro y vitaminas ya que todos ellos refuerzan la salud del cabello. “Está demostrado que la levadura de cerveza, por ejemplo, activa los principios de la keratina en uñas y cabellos, afirma el peluquero Óscar Guinea, sin embargo, también advierte que no hay ningún alimento que podamos ingerir y aporte con sus nutrientes un efecto inmediato en el cabello, no obstante, la dieta debería ser rica en aceite de oliva virgen, verduras, frutas, hortalizas, semillas y frutos secos. Además, complementa la alimentación con complejos vitamínicos que contengan vitamina B, antioxidantes y la citada levadura de cerveza.

5. Desayuno nutritivo capilar

Consume diariamente en el desayuno un yogur con una cucharada de lecitina de soja, una cucharada de germen de trigo y una cucharada de levadura de cerveza. Endulza con una cucharada de miel o sirope de agave. Comenzarás el día cargando de nutrientes a tu cabello, que favorecerán su vitalidad y ayudará a que el pelo crezca más rápido y más sano.

6. Champú con ingredientes naturales

Para conseguir un cabello limpio, suelto, hidratado, reparado y nutrido es necesario que el champú esté enriquecido con biolípidos y polímeros naturales. En realidad, el ideal podría ser el champú sólido, jabones artesanales que tienen a su favor la ausencia de componentes detergentes y que, a través de los aceites esenciales que contienen producen un triple efecto en el cabello: un agradable aroma durante horas, una hidratación del cuero cabelludo, limpieza y menos picores. Además, los champús sólidos aportan un extra a tener en cuenta: el efecto masaje. Y es que generan una espuma densa que invita a masajear con calma el cabello.

7. Cepillar cuidadosamente

Gtres
Recuerda que el cabello es tan delicado como un vestido de seda. Si se peina de forma brusca ocasionará daños a las fibras y el pelo acabará castigado. Después de lavarlo, sécalo con una toalla suavemente, presionando sin estrujarlo.

8. Peine en lugar de cepillo

Cepillar el cabello enredado puede agrietarlo y romperlo, más aún cuando se trata de pelo teñido. Así que, tras el acondicionador, pasa el peine, siempre con suavidad.

9. Las manos, lejos del pelo

Manosear el cabello con frecuencia no sólo puede llegar a debilitar las fibras, también favorecerá que se reparta la grasa capilar desde las raíces hasta las puntas con los dedos. Todas las mujeres deberían evitar tocar en exceso el cabello, pero más aún aquellas que tengan el pelo graso.

10. Sérum una vez a la semana

Para conseguir fortalecer y redensificar la melena, se aconseja usar un tratamiento regenerador formulado con ingredientes naturales. El sérum es perfecto para este fin, logrando sellar las puntas abiertas.

11. Mascarilla al menos cada 10 días

En el mercado hay un montón de opciones, pero, si no te importa dedicar un ratito al cuidado del cabello, te aconsejamos que, al menos cada 10 días, optes por una natural. Bate en un recipiente pequeño un huevo y luego añade una cucharadita de aceite de oliva y dos cucharadas de mayonesa. Aplica sobre el cabello y deja que actúe entre 15 y 30 minutos. Aclara con abundante agua y lava el cabello con tu champú habitual.

12. Secador y plancha, sin abusar

Antes de usar el secador, debes eliminar el exceso de agua con una toalla y utilizar el calor lo menos posible. Nunca dejes el secador pegado a un mechón de pelo. Sécalo a una distancia de 15 centímetros como mínimo y no lo pongas a máxima potencia. En cuanto a las planchas, si no puedes pasar sin ellas, aplica unas gotas de aceite de oliva en las puntas del cabello para que no se agrieten tanto.

13. Gel de aloe vera puro

Gtres
Especialmente en verano, cuando el cabello se expone al sol, la salitre marina y al cloro de las piscinas, es ideal aplicar en el pelo gel de aloe vera puro para regular los niveles de grasa, humedecer las fibras y evitar la caída capilar. Es un fantástico fungicida y antibacteriano rico en antioxidantes y mucílagos, perfecto para cabellos secos y desvitalizados.

14. Aceite de jojoba

Desde la antigüedad el aceite de jojoba se ha utilizado como acondicionador capilar, aportando un brillo y suavidad al pelo espectacular. En realidad el aceite de jojoba no es una grasa sino una cera líquida que permite tanto hidratar como eliminar el exceso de grasa. Se trata de un aceite equilibrante que permite ser utilizado libremente para cuidar la salud del cabello, ya sea graso o seco. Extiende unas gotas tras el lavado, mechón a mechón, a modo de sérum, para conseguir hidratar y nutrir las zonas secas, y equilibrar las zonas grasas.

15. Complementos de plástico o tela

Si recoges el cabello, opta siempre por complementos de plástico o tela que recojan el pelo sin riesgo de romperlo. Se debe tener cuidado con aquellos elementos para recoger el pelo que contienen partes metálicas, máxime durante el verano, ya que el sol puede hacer que se oxiden con más facilidad y que ese óxido caiga sobre el cuero cabelludo provocando irritaciones.
Temas relacionados  ››