Buscar

Mascarillas caseras para reparar el cabello tras el verano

¿Tu pelo está pidiendo ayuda a gritos tras las vacaciones de verano? No te preocupes, ficha nuestra selección de mascarillas caseras 100% naturales para recuperar toda la belleza y salud de tu cabello ¡funcionan!

   actualizado el 02/9/2019 - 8:08 6m 37s
Gtres

Los rayos solares, el salitre, el viento o el cloro de las piscinas no son los mejores aliados de la fibra capilar. Es normal que, pese a haber utilizado la adecuada protección, tu cabello muestre síntomas de cierto deterioro tras los meses estivales. Pelo extra seco, fosco y quebradizo, puntas abiertas, falta de brillo, encrespamiento... son algunos de los problemas habituales que puede presentar una bonita melena tras días de intensa exposición al sol y a otros agentes externos.

La buena noticia es que con sencillos ingredientes naturales como el aceite de oliva, el huevo, la miel o el yogur puedes preparar en casa fantásticas mascarillas capaces de hidratar y nutrir en profundidad el cabello y devolverle todo su esplendor en muy pocas semanas.

Mascarilla de rescate para pelo seco o quemado

Para nutrir e hidratar en profundidad el pelo seco o quemado, aplica dos cucharadas de mayonesa sobre el cabello y extiende insistiendo en aquellas zonas más castigadas y resecas. Añade unas gotas de limón para aportar más brillo. Deja que actúe 40 minutos como mínimo. Después, lava el pelo y aclara bien, los últimos segundos con agua muy fría. ¡Misión cumplida!

Mascarilla revitalizante y nutritiva para cabellos secos y apagados

Si tu melena presenta un aspecto áspero y apagado, prueba a aplicar tras el lavado una mascarilla a base de cuatro cucharadas de aceite de oliva mezcladas con un huevo batido. Extiende por el cuero cabelludo y las fibras capilares y deja actuar 15 minutos. Aclara con abundante agua templada. El aceite contribuirá a hidratar en profundidad y los nutrientes del huevo (pura proteína) revitalizarán el cabello haciendo que rebose nuevamente vitalidad.

Realiza el tratamiento una vez por semana y obtendrás magníficos resultados en menos de lo que esperas.

Mascarilla de germen de trigo para cabellos secos

Si notas tu cabello seco, áspero y sin brillo, prueba esta mascarilla y te sorprenderás. Mezcla dos cucharadas de aceite de almendras con la misma cantidad de aceite de germen de trigo, una cucharadita de aceite de oliva y cucharadita de miel. Aplica sobre el cabello limpio y dejar actuar de 10 a 15 minutos. Aclara con abundante agua tibia y descubrirás el resultado.

Gtres

Mascarilla capilar contra las puntas abiertas

Si tu problema son las puntas abiertas (y la descamación de la fibra capilar) puedes aplicar directamente aceite de oliva o de almendras, solo en medios y puntas. Una buena solución es hacerlo cada dos días, dejando que el aceite haga su efecto durante toda la noche. Aplica con el pelo seco, deja que actúe mientras duermes y lava tu cabello con normalidad a la mañana siguiente.

Mascarilla capilar reparadora y vigorizante

Alto poder nutriente posee también la miel, ingrediente estrella de numerosas mascarillas faciales caseras. Puedes hacer tu mascarilla añadiendo una cucharada de este "elixir" a tres de aceite de oliva. Mezcla bien ambos ingredientes y extiende por el cabello húmedo haciendo hincapié en aquellos mechones más dañados. Deja actuar 15-20 minutos y aclara.

Otra mascarilla súper efectiva a la hora de alimentar el cabello con la intención de devolverle todo su vigor es incorporar a la mascarilla anterior medio plátano triturado.

Mascarilla para cabellos frágiles

Si tienes el cabello frágil y además quieres proporcionarle un brillo extra, mezcla 2 cucharadas de aceite de oliva virgen con una yema de huevo, una cucharada de harina y unas gotas de ron, hasta obtener una masa. Extiende la preparación por todo el cabello. Deja actuar 30 minutos y seguidamente lava muy bien tu pelo con champú y aclara perfectamente.

Mascarilla nutritiva para cuero cabelludo graso

Si necesitas nutrición extra pero tienes tendencia a la grasa en el cuero cabelludo, tu mascarilla ideal es aquella elaborada con la pulpa de medio aguacate (una inyección de vitamina E) mezclada a conciencia con un yogur natural. Aplica realizando un suave masaje con la yema de tus dedos, y, pasados unos minutos, retira con un aclarado intenso.

Mascarilla de avena para un cabello suave, sedoso y vital

Gtres

Los cereales pueden ser también el elemento clave de una excelente mascarilla que tenga como objetivo una melena de la que presumir. Mezcla dos cucharadas de copos de avena triturados en un yogur natural (o en medio vaso de leche) y distribúyela minuciosamente por todo el cabello. Tras un aclarado en profundidad, tu pelo quedará suave y sedoso como nunca. ¡Prometido!

Si además quieres aportar a tu cabello un extra de vitalidad, añade unas gotas de aceite esencial de romero para reactivar la microcirculación de la zona con resultados espectaculares.

Mascarilla para recuperar el brillo del cabello

Para conseguir un cabello que deslumbre por su brillo, nada mejor que añadir a un yogur natural una clara de huevo batida junto a unas gotas de limón. Si eres rubia o tienes un bonito castaño claro, esta mascarilla es perfecta para ti, pues ayudará a mantener la claridad, reflejos y brillo del cabello rubio.

¿Cuál es la forma correcta de aplicar las mascarillas capilares?

Un pelo sano e hidratado tiene más posibilidades de poder enfrentarse a las agresiones externas que el que no lo está. Los errores que la mayoría de las mujeres cometen son utilizar la mascarilla para desenredar el pelo o usarla escasamente 5 minutos debajo de la ducha.

Las hidrataciones son sencillas y no requieren mayores esfuerzos, pero hay que aplicarlas bien. El pelo solo conseguirá absorber todos los nutrientes si dejamos el producto un mínimo de 10-15 minutos y un máximo de 30, envuelto en un gorro de plástico o papel de aluminio. Mientras el pelo está "en reposo", la mascarilla comienza su función actuando sobre el pelo reseco, a la vez que irá tomando los nutrientes que le hacen falta. 

Se recomienda dar un poco de calor para que la cutícula sea más maleable y así pueda absorber mejor sus nutrientes, para este fin también puedes utilizar una toalla caliente.

  • Si tienes poco tiempo, extiende la mascarilla en la ducha -con el cabello lavado y húmedo-, mechón a mechón e insistiendo en medios y puntas. Utiliza un peine de púas anchas para repartir mejor el producto y seguidamente masajea un par de minutos. Después, aclara en profundidad.
  • Si tienes algo más de tiempo, tras extender la mascarilla como hemos mencionado anteriormente, enrolla en la cabeza una toalla caliente y deja actuar la mascarilla entre 10 y 15 minutos como mínimo, conseguirás que los principios activos penetren en el cabello intensamente. Finalmente, aclara abundantemente con agua fría para intensificar el brillo.

Busca la mascarilla más indicada a las necesidades actuales de tu cabello y aplícala una vez por semana. El resto de días, utiliza un acondicionador, que dará la suavidad momentánea para que el pelo se desenrede. Cuando tu melena haya recuperado su suavidad, fuerza y brillo natural, podrás espaciar su uso y mantener los resultados, aplicándola cada dos semanas.

Tu pelo necesita un tratamiento específico que le devuelva su salud y buen aspecto tras estos días de sol y playa. La cosmética natural puede convertirse en tu mejor aliada ¡tenlo en cuenta!

Temas relacionados  ››