Buscar

Trucos caseros para limpiar con ingredientes naturales

Algunos de los ingredientes de limpieza naturales que permiten ahorrar más tiempo puede que ya estén en tu cubo de basura. Descubre cómo acabar con los detergentes químicos limpiando con ingredientes naturales.

8m 22s
Gtres

Los productos químicos de limpieza para el hogar no solo plantean riesgos ambientales y ecológicos, en muchos casos son agentes muy agresivos que pueden dañar la salud, tanto del que los usa como del resto de los habitantes de la casa, especialmente los niños y las mascotas.

El vinagre, el limón, el bicarbonato de sodio, la sal o los posos de café, son solo algunos de los productos que habitualmente encontramos en casa y que poseen un profundo poder de limpieza. Con la ayuda de Helpling, te ofrecemos una lista con los ingredientes de limpieza naturales más eficaces para las distintas tareas del hogar que te ayudarán a cuidar tu economía y sobre todo, velar por tu salud y respetar el medio ambiente.

Vinagre blanco

El vinagre es un sustituto de limpieza muy versátil, es difícil encontrar ejemplos de algo que no pueda ser lavado con este producto doméstico básico. El vinagre típico que puede adquirirse en las tiendas contiene un 5% de ácido acético, el ingrediente principal para luchar contra la grasa y las bacterias. El vinagre es especialmente bueno en la descalcificación de depósitos minerales (¡ideal para la lavadora!) o en la limpieza de suelos no encerados. Úsalo para limpiar la cafetera de residuos aceitosos y otros depósitos. Vierte una mezcla compuesta a medias por vinagre y agua a través de la cafetera y después solo agua unas cuantas veces para eliminar el olor a vinagre.

Las sartenes pueden adquirir olores desagradables con el cocinado de distintos alimentos, para acabar con esos olores solo tienes que poner al fuego la sartén llena de agua a la que habrás añadido un buen chorro de vinagre de vino. Deja cocer el agua con el vinagre un buen rato y después procede al lavado de la sartén como acostumbres. Problema resuelto.

Para que tus copas se conserven en perfecto estado y además queden impecables, lávalas tumbadas en una mezcla elaborada con una parte de vinagre y tres partes de agua. Después no las seques, deja que se sequen solas al aire.

En el caso de que la alcachofa de la ducha se haya atascado, sumérgela en agua y vinagre durante unas horas y luego, cepíllala y aclárala.

Además, si descubres que se acabó el suavizante para la ropa o simplemente te apetece probar una opción casera muy rápida y efectiva, mezcla dos partes de agua, una de bicarbonato sódico y una de vinagre. Añade a la mezcla una pizca de zumo de limón y estará listo para utilizar.

Aceite de oliva

Gtres

Para no ser menos que el vinagre, el aceite de oliva ayuda a eliminar las manchas en la madera, el plástico, el cuero natural o cualquier otra superficie lisa, añade brillo a las superficies de madera mates o ayuda a neutralizar los olores procedentes de los desagües. Vierte una cucharada de aceite de oliva con un poco de aceite esencial por el desagüe para eliminar el olor. El aceite de oliva también puede usarse para prevenir las marcas de agua de tu fregadero de acero inoxidable, esos molestos puntos que hacen que cualquier trabajo de limpieza pase desapercibido. Limpia el fregadero de la cocina con una capa ligera de aceite de oliva para ayudar a prevenir las manchas de agua. No es el elemento de limpieza natural más barato, eso debemos admitirlo.

Limones

Los limones actúan como un desinfectante natural gracias al ácido cítrico. Usa zumo de limón y hierve agua para eliminar los gérmenes domésticos de las herramientas de cocina o de cualquier otra parte del hogar que requieran esterilización, como los juguetes para bebés. Los limones también pueden usarse como blanqueador para paños de cocina o ropa de cama en lugar de lejía. Remoja las telas blancas en una solución de una parte de limón y cuatro de agua durante la noche y déjalo secar al sol al día siguiente. El zumo de limón también puede usarse para retirar los residuos de jabón y los depósitos de agua en tu lavabo. Aplica zumo de limón con una esponja en las áreas problemáticas y permite que actúe durante un par de horas antes de retirarlo.

Además, el limón es un remedio natural excelente para combatir los olores. Si la sartén que has utilizado para freír pescado u otros alimentos fuertes ha adquirido un olor desagradable, sólo debes echar un buen chorro de limón sobre ella y calentarlo hasta que hierva. El olor se habrá eliminado.

¿Quieres presumir de vajilla reluciente? Antes de poner en marcha el lavavajillas, coloca medio limón en la bandeja de éste. Tus platos brillarán.

Bicarbonato de sodio

Algunas de tus verduras y frutas favoritas como el apio, los melocotones o los arándanos, necesitan lavarse a fondo para deshacerse de los restos de suciedad y pesticidas. Para las frutas y verduras que requieran ser lavadas, remójalas en agua fría de 5 a 10 minutos con algunas cucharadas de bicarbonato de sodio mientras, a intervalos, las frotas con un cepillo. El bicarbonato de sodio es un abrasivo suave pero eficaz y funciona bien para eliminar las capas de suciedad acumulada en la tostadora y otros electrodomésticos de la cocina hechos de cromo o acero inoxidable. Esta capa puede retirarse con la aplicación de una esponja suave humedecida en un poco de bicarbonato de sodio a la superficie.

Además, si se ha pegado comida en la olla, prescinde del estropajo, pues podrías dañarla y te dejarás las manos frotando. Es mejor que pongas un par de cucharadas de bicarbonato en el fondo y cubras con agua. Permite que la solución actúe de 10 a 15 minutos y verás lo sencillo que resultará después eliminar los restos.

Los vasos, copas y jarras de cristal que por el uso del lavavajillas se quedan empañadas y con un aspecto envejecido, quedarán como nuevas si las llenas de agua y añades una cucharada de bicarbonato. Deja actuar al menos un par de horas y después aclara bien.

Gtres

Aceites esenciales

Los aceites esenciales utilizados como producto de limpieza trabajan conjuntamente con sus beneficios aromaterapéuticos. Por ejemplo, impregna tu ropa de cama con el aroma del aceite de eucalipto añadiendo 25 gotas en su ciclo de lavado. Los ácaros del polvo odian el olor. Los aceites esenciales como la lavanda o el aceite de hierba de limón pueden usarse para limpiar las ventanas debido a su naturaleza antiséptica. Añade algunas gotas al agua para limpiar la suciedad de las ventanas.

Posos de café

Gtres

Los posos de café usados son geniales para absorber olores molestos de los contenedores de basura, la nevera o incluso de tus manos después de haber manipulado cebollas o ajos. Coloca pequeñas cantidades en los puntos de mal olor en lugar de utilizar ambientadores químicos. Para eliminar los malos olores que a veces salen del fregadero por causa de impurezas en las tuberías, echa los posos del café que sobren cuando lo hagas y deja correr el agua.

Los posos de café también pueden usarse para ayudar a eliminar los restos de comida y suciedad en los platos. Simplemente, humedece los platos sucios con una mezcla de agua templada y dos o tres cucharaditas de posos de café para un lavado más fácil.

Si quieres conseguir que tu aceitera quede perfectamente limpia y sin restos de grasa sin esfuerzo, simplemente llénala de agua caliente hasta la mitad, e introduce posos de café. Agita la aceitera como si se tratase de una coctelera y deja que repose media hora. Finalmente, limpia la aceitera con agua caliente y lavavajillas. Quedará perfectamente limpia.

Si los cubiertos están oxidados, frótalos uno a uno con posos de café. Después se aclaran bien con agua fría. Seca con un paño limpio. El resultado es excelente.

Pan

La pareja más improbable proviene de estos dos elementos: una pintura al óleo y el suave interior de un pedazo de pan. En primer lugar, retira el polvo de la pintura y luego utiliza la miga de pan para eliminar suavemente la suciedad acumulada y otras partículas. El pan se rompe fácilmente mientras recoge la suciedad, de manera que tendrás que usar un cepillo suave para retirar posteriormente las migas. El pan humedecido también es una buena manera de recoger pequeños trozos de cristal.

Sal

La sal se puede utilizar como absorbente de grasa para eliminar las manchas en las tazas de té o café. Espolvorea sal sobre los restos de alimentos en tu horno para evitar que se endurezcan. Antes de lavar la grasa de las cacerolas de hierro, añade sal para absorber la grasa y luego enjuagar. La sal también se puede utilizar junto con bicarbonato de sodio y vinagre para desatascar los desagües de la ducha. Una solución muy sencilla para evitar los olores desagradables que pueden desprender los desagües, consiste en verter en el tubo sal diluida en agua caliente.

¿Más ideas? No te pierdas nuestra sección de trucos para el hogar.

También te puede interesar:

Temas relacionados  ››