Buscar

Uñas con manchas blancas, con estrías... ¡Soluciones rápidas!

Mantener las uñas en perfecto estado ayuda a sentirnos mejor con nosotras mismas, además de que son un reflejo de nuestra salud. Descubre los consejos imprescindibles para el cuidado de tus uñas y las soluciones más eficaces y rápidas para presumir de manicura, diciendo adiós a los daños y problemas más comunes que sufren las uñas.

11m 29s
Orly

Una de las partes del cuerpo que más se lucen son las manos, pero también son una de las zonas más expuestas a diversos agentes externos que las resecan, alcanzando a las uñas, las que pueden llegar a presentar diversos problemas.

Unas uñas bien arregladas son la mejor tarjeta de presentación, pero, a menudo, su aspecto no es el deseado y no siempre por falta de estética y cuidados. Las uñas reciben un duro castigo diario y lo acusan, pero también son el reflejo de problemas orgánicos, cualquier alteración de las uñas "nos avisa" de que existe una alteración del equilibrio de nuestro organismo.

Lucir unas uñas sanas y bonitas es un síntoma inequívoco de buena salud, pero si presentan problemas y no hacemos un trabajo manual diario en el que las uñas entren en contacto con sustancias muy agresivas y corrosivas, quiere decir que hay algo en nuestro cuerpo que no funciona bien.

Los problemas más frecuentes de las uñas

Descubriendo la razón por la cual nuestras uñas no lucen sanas y bonitas podremos ponerle remedio con mayor facilidad.

¿Tienes uñas frágiles, se rompen con facilidad, se agrietan o incluso están amarillentas? ¡Fuera pánico! Ficha las soluciones tan rápidas y eficaces que te ofrecemos para decir adiós a los problemas y daños más frecuentes de las uñas, el tratamiento a seguir en cada caso para lucir unas manos impecables:

Manchas blancas en las uñas

El término médico que define la formación de manchas blancas en las uñas se denomina leuconiquia. Éstas se originan a consecuencia de pequeñas roturas en la base, llamada matriz, donde se crean las células de la uña. Las manchas blancas se forman al golpearse las uñas, muchas veces sin percatarse de ello. Pero también pueden deberse a otros orígenes con cierta importancia clínica, como síndromes hereditarios, o ser secundarias a una enfermedad o trastorno de salud, como la psoriasis, nefritis, úlcera péptica, colelitiasis o colitis ulcerosa, entre otras enfermedades.

Respecto a la nutrición, la aparición de estas pequeñas manchas blancas puede revelar una ingesta deficiente de ciertos nutrientes. Contraria a la creencia popular, la realidad determina que la deficiencia en calcio no origina las manchas blancas en las uñas, sino la deficiencia de zinc. También puede indicar una falta de vitamina A y/o vitamina B6.

Gtres
Si el color se debe a enfermedades más serias es necesario acudir a un especialista, pero si es debido a falta de nutrientes, se recomienda la ingesta de: una zanahoria al día, germen de trigo, frutos secos y berberechos, fuente excelente de hierro. Aumenta el consumo de vegetales de color naranja y rojo, pues serán ricos en vitamina A, y no descuides el consumo de pescado para aportar la vitamina B6 suficiente.
 
Las manchas blancas también aparecen cuando se utiliza esmalte en las uñas todo el año, pero son manchas que desaparecen con el pulido de la uña.

Uñas frágiles y quebradizas que se rompen con facilidad

Cuando las uñas son frágiles y se rompen constantemente, denota que la uña está seca, le falta hidratación. La solución es aplicar un aceite nutritivo en la uña y en todo su contorno todos los días, como el aceite de coco, aceite de almendras o aceite de oliva.

Como remedio casero, puedes empapar algodones en vitamina A, E y proteína de trigo, todos los días durante una semana. Se mantendrá el compuesto durante unos minutos sobre todas la uñas, los resultados son espectaculares.

Para fortalecer y endurecer las uñas frágiles, sumérgelas periódicamente en aceite de oliva con unas gotas de zumo de limón. Tras 15 minutos, acláralas con agua tibia. En pocas semanas las uñas recuperarán su vitalidad y estarán más fuertes y duras.

Vierte en un recipiente agua caliente y agrega un puñado de bicarbonato sódico, moja las puntas de tus dedos dentro del preparado y deja actuar unos minutos. Te recomendamos hacerlo una vez a la semana para fortalecer las uñas.

Las hojas de parra también son un excelente nutritivo natural para las uñas frágiles. Se recomienda pulir bien la uña y aplicar una fina capa de hoja de parra que se puede adherir de forma fácil a la uña utilizando una capa adhesiva. Si se quiere mantener durante más tiempo este compuesto natural, utilizando un apósito sobre la hoja de parra conseguiremos aplicar dos capas de esmalte lo que hará más duradero y eficaz este remedio casero y natural para conseguir uñas fuertes y presumir de manicura perfecta.

Orly

Si tus uñas son frágiles, se descaman y se rompen con facilidad, puedes probar a aplicarte a diario una infusión bien concentrada de hojas de cola de caballo (planta que encontrarás en cualquier herbolario). Aplica sobre las uñas a modo de loción con un algodón.

Si el problema de las uñas quebradizas no remite, puede revelar una carencia de vitaminas, en especial A y B1. En otros casos evidencian una carencia de calcio, estrés o, en la mujer, un problema ovárico. Consulta al dermatólogo o al ginecólogo.

Uñas blandas

  • Si tus uñas están blandas y se doblan fácilmente, se debe en la mayoría de casos a una falta de minerales, tales como deficiencias de calcio o hierro.
  • Es un problema que con frecuencia puede darse en la mujer en la menopausia.
  • Consulta con tu dermatólogo.

Uñas que se abren en escamas

  • La mujer con uñas escamadas bebe poco agua y esa falta de hidratación hace que se reseque la sustancia que une entre sí las capas de las uñas.
  • Aumenta el consumo de agua y observa si el problema desaparece.
  • Si el problema persiste, consulta con tu dermatólogo.

Estrías en las uñas (con ondulaciones, nervaduras)

Las estrías son las arrugas de la uña. A menudo este síntoma aparece cuando la uña se convierte en quebradiza. Este tipo de uña aparece con la edad. Es necesario aplicarles proteínas y queratina. También advierten de problemas relacionados con los huesos, tales como, artritis, problemas de espalda o columna, además de otras dolencias reumáticas. En este caso lo más adecuado sería consultar con el traumatólogo y/o reumatólogo.
 
Las uñas están formadas por tres capas de queratina. La primera es la parte brillante, la segunda capa se llama queratina mediana, y la tercera la queratina sensible. Estas tres capas corren el riesgo de separarse.
 
Es necesario también aplicar en las uñas que presentan estrías un endurecedor al menos una vez a la semana.

Un truco casero totalmente natural y muy efectivo: cada noche antes de acostarte, masajea suavemente las cutículas con aceite de oliva. Otro truco: parte una cebolla por la mitad y mete las uñas en ella durante 5 minutos. No te laves las manos hasta pasados 30 minutos. Repite la operación con frecuencia y notarás como tus uñas se endurecerán y fortalecerán.

Uñas amarillas

Cuando se elimina el esmalte pueden aparecer estos pigmentos debido al filtrado bajo las capas de la queratina, y desaparecen fácilmente con un pulido de uñas. Pero si este color permanece, se pueden utilizar blanqueadores específicos, aunque no es bueno utilizarlos mucho. Para los dedos y uñas amarillentas de fumadores, nada mejor que frotarlos con limón, el amarillo desaparece a los pocos minutos. Si este color continuo es un signo claro de un problema de salud, concretamente de infección, hay que acudir al médico inmediatamente.

Uñas ennegrecidas y/o azuladas

  • Pueden revelar un problema de hígado o corazón.
  • Consultar en primera instancia al especialista de medicina general será lo más adecuado.

Uñas que no crecen

Es la sangre que nutre la raíz de la uña y promueve el crecimiento. Si se tiene mala circulación es posible que las uñas crezcan muy lentamente. Se recomienda masajear con un producto nutritivo que penetre en la dermis y nutra las raíces y active la circulación sanguínea.

Uñas demasiado gruesas

Cuando las uñas crecen excesivamente en grosor, es difícil de solucionar. Lo más práctico es elegir esmaltes de colores específicos que provoquen un efecto óptico de uñas más planas. Los colores oscuros suelen ser más apropiados utilizando una mano experta en el trazado del esmalte.

Uñas curvas

Las uñas curvadas en muchas ocasiones son consecuencia de haberlas mordido durante mucho tiempo. Por desgracia, no hay mucho que hacer, excepto usar esmaltes de colores pastel, por su efecto óptico aplanan la uña.

Uñas con exceso de cutícula

Una vez por semana, aplica un ablandador de agua o un gel en el borde de la uña para ayudar a eliminar la piel muerta. Nútrelas una vez al día con una crema o un aceite específico.

Vanitas Espai

Uñas encarnadas

Se presenta cuando el borde de la uña se entierra dentro de la piel del dedo del pie. Es posible que se presente dolor, enrojecimiento e inflamación alrededor de la uña.

Una uña del pie encarnada puede ser el resultado de muchas cosas, pero los zapatos que no ajustan bien y las uñas del pie que no se arreglan adecuadamente son las causas más comunes. Algunas deformidades del pie o de los dedos del pie también pueden ejercer presión adicional en dichos dedos.

Las uñas deben cortarse rectas, limando suavemente las esquinas. Además, las personas que presenten esta tendencia deben acudir de forma asidua a un buen especialista.

Uñas con hongos

  • Las uñas descamadas que se encuentren en contacto frecuente con suciedad y polvo, serán las candidatas ideales para los hongos. El problema se llama "micosis".
  • Consulta al dermatólogo, le pondrá solución con un sencillo tratamiento que incluirá pomadas antimicóticas aplicadas sobre las uñas.

Uñas muy duras

Cuando tus uñas son muy duras e incluso pueda parecerte que lo son demasiado, no tienes de qué preocuparte, son el síntoma inequívoco de que tu organismo posee vitaminas, minerales, proteínas y agua en las dosis necesarias y gozas de buena salud.

5 consejos imprescindibles para el cuidado de las uñas

Como hemos comprobado, cuidar las uñas es aconsejable tanto a nivel estético como de salud. Identificado el problema que sufren tus uñas y su solución, toma nota de estos consejos imprescindibles para presumir de manicura y lucir unas uñas bonitas y sanas:

Cortar y limar

Lo ideal es hacerlo una vez a la semana y con las manos secas, ya que en mojado las uñas pueden astillarse. Aprovecha para masajear las uñas y facilitar la circulación y la llegada de nutrientes.

Cutículas

Las cutículas tienen una función de barrera natural, protegiendo el hueco que queda entre la uña y el dedo, por lo que no se pueden eliminar en su totalidad. Será suficiente empujar las cutículas hacia atrás una vez a la semana. En caso de que se levanten se pueden retirar, ya que se trata de piel muerta.

Pulido

Generalmente sólo es necesario el pulido en las uñas que se descaman, logrando dejar una capa lisa y brillante en la superficie que sella la uña y evita su deshidratación. Es necesario hacerlo con cuidado, ya que el efecto del pulidor reduce el grosor de la uña.

Mascarillas y aceites

Orly

Las mascarillas y aceites para manos y uñas son ideales, pues nutren e hidratan. Si las uñas son especialmente frágiles, lo ideal es hacerlo todos los días mientras se realiza un masaje suave. Masajéalas antes de ir a dormir con la misma crema de manos, aunque también podrías usar unas gotas de aceite de oliva.

Esmalte

El esmalte ayuda a proteger las uñas, pero debe ser renovado semanalmente para evitar que reseque las uñas y las vuelva quebradizas. Por ese motivo conviene aplicar primero una base hidratante o blanqueadora. Lo cierto es que hoy en día un buen esmalte ofrece más ventajas que inconvenientes.

¡Evita que las uñas se debiliten!

  • Los productos de limpieza, detergentes o el agua caliente son grandes enemigos de tus uñas. Protégelas usando guantes para las tareas domésticas.
  • Cuidado con abusar de quitaesmaltes, ya que aumentan el riesgo de rotura. Preferiblemente, elige fórmulas suaves y oleosas para reducir la agresión.
  • Limpia diariamente la suciedad que se acumula bajo las uñas y asegúrate de secar muy bien las manos después de lavarlas, pues la humedad favorece el desarrollo de infecciones por hongos.
  • Para mantener tus uñas fuertes y sanas, debes consumir alimentos ricos en vitamina A (tomates, pimientos…), vitamina E (nueces, semillas, aceite de oliva…) y vitaminas del grupo B (cereales integrales, levadura de cerveza…). Además, es indispensable consumir alimentos ricos en minerales como el calcio, zinc y hierro, presentes en los productos lácteos, legumbres, huevos, pescado...
Temas relacionados  ››