Buscar

José Andrés, cocina de moda en Estados Unidos

José Andrés, cocina de moda en Estados Unidos
7m 8s

El chef español José Andrés acrecienta su popularidad y la de sus fogones en Estados Unidos, donde continúa abriendo restaurantes. Con programa propio en la televisión pública PBS, es candidato a mejor cocinero por la Fundación James Beard, que premia a las figuras culinarias más destacadas de EE.UU., y su restaurante "The Bazaar", en Los Ángeles, compite por el galardón como el mejor del año.

José Andrés fue el primero en introducir la cocina de tapas en EE. UU. en su restaurante Jaleo; de eso hace ya diecisiete años, y desde entonces se ha mantenido como punta de lanza de la comida española en Estados Unidos, aunque su espíritu inquieto le ha llevado a ampliar sus negocios a sabores de otras latitudes: Café Atlántico, inspirado en la cocina de Hispanoamérica; Zaytinya, cocina griega-turca; y el Oyamel, de cocina mexicana tradicional.

Y la última de sus apuestas, el "The Bazaar" abierto en diciembre último en Los Angeles, ha recibido el reconocimiento inmediato de público y crítica, al punto de optar también al premio de "mejor restaurante" de parte de la prestigiosa Fundación James Beard.

Para José Andrés, esta es una nominación "muy gratificante, porque hemos trabajado duro para crear un lugar fascinante para comer, no sólo por la comida, por el menú, por los cócteles, sino por la magia del lugar".

El cocinero español fue reconocido anteriormente por la Fundación James Beard, en el año 2003 con el premio "Best Chef of the Mid-Atlantic Region", y de nuevo en 2007 con el "Whos Who of Food&Beverage in America".

"The Bazaar" forma parte de otro de los grandes proyectos que llevó a cabo en 2008 como socio del hotel SLS, que abrió en Los Ángeles en diciembre junto con el empresario de origen iraní Sam Nazarian, dueño de la compañía SBE Entertainment, y el diseñador Phillippe Starck.

Dentro del hotel José Andrés y su equipo se encargan de toda la gastronomía y de los vinos que se sirven. Lo novedoso es que "pocas veces un cocinero se encarga de todo el hotel en plan creativo, desde el desayuno, los banquetes, el restaurante del hotel... ¡todo!".

El "Bazaar" recrea una villa en la que hay distintos espacios donde el cliente puede elegir entre las diferentes ofertas que hay y hacerse su propio menú. "Es como un mini pueblo donde hay una pastelería, una tienda, un espacio dedicado a frutas y verduras, hay unos carros moviéndose por todo el local que lo mismo te venden algodón con hígado de pato o unos conos con caviar, también hay un bar en el que lo mismo te hago bebidas con nitrógeno liquido, que bebidas clásicas, y todo en un mismo sitio, algo que es genial y muy especial".

Las estrellas de Hollywood se disputan desde diciembre una reserva para comer allí, pero José Andrés asegura que él cocina para todo el mundo y cualquiera puede acercarse a degustar unas tapas con productos típicos españoles, un platito de jamón, unos buenos quesos manchegos, un gazpacho andaluz. "Es un lujo asequible", remacha.

Y entre los clientes de futuro, es muy probable que en cualquier momento pruebe su comida el propio presidente de EE. UU. Barack Obama, como han hecho los anteriores mandatarios estadounidenses.
"Obama es mi cuarto presidente desde que estoy en Washington", dice José Andrés, quien en los diecisiete años que lleva viviendo en la capital de Estados Unidos, lo mismo ha cocinado para los Clinton que para los Bush. "Laura (Bush) ha venido mucho, de hecho celebró aquí su cumpleaños y a sus hijas les gusta en especial el restaurante mexicano".

Entre fogones celebró José Andrés la investidura del 44 presidente de Estados Unidos. El chef español fue uno de los promotores de "Art. Food. Hope" (Arte. Comida. Esperanza.), proyecto a través del cual cocineros conocidos organizan cenas privadas para recaudar fondos que destinan a programas para concienciar a la opinión pública sobre temas de alimentación y el hambre.

FUNDACIÓN EN PRO DE LA NUTRICIÓN INFANTIL

Precisamente la nutrición infantil es uno de los temas que más le preocupan y en 2009 intentará llevar a cabo uno de los proyectos personales que más le entusiasman: promover la alimentación sana en las escuelas y crear su propia Fundación para defender el derecho de todos los niños a tener alimentos.
"Ahora, teniendo tres hijas pequeñas, quiero involucrarme más en el colegio y hacer una especie de prueba piloto para crear un modelo nutricional, ya no sólo por mejorar su alimentación, sino para promover una asignatura de gastronomía y nutrición".

Una idea que le gustaría también exportar a España, "la salud de los mas pequeños es muy importante, es la lucha contra la obesidad, es una enseña de identidad pero, además, a través de la comida se pueden contar muchas historias".
Así, este año espera que vea la luz la Fundación que en sus primeros pasos estará enfocada en las escuelas y en las minorías estadounidenses, dado que "la gente de menos recursos son los que más problemas de obesidad tienen".

Para José Andrés, no hay excusas, "en el siglo XXI es cuando nuestra sociedad tendría que estar más sana y no lo está", algo que consideró "una incongruencia, porque tendría que haber más igualdad y que todo el mundo tuviera alimentos".

ÉXITO "MADE IN SPAIN"

El cocinero asturiano afincado en Washington se ha convertido en una estrella de televisión con su programa "Made in Spain", con el que no sólo ha conseguido despertar la curiosidad de los estadounidenses por la cocina española, sino que de su mano han visitado las regiones de España para descubrir su riqueza gastronómica y cultural.

"El programa para mí fue lo más importante del año, los 26 capítulos de "Made in Spain", han sido un hito, aquí no se había hecho nunca una serie así, recorriendo región a región y pueblo a pueblo la geografía española a través de su gastronomía".

José Andrés, al que la prensa estadounidenses ha llamado "el embajador no oficial de España", se ha convertido en un rostro habitual en los medios de comunicación y ha presentado su alter ego en papel en el espacio de la popular Martha Stewart.

Para completar un año de buena estrella, la cadena de televisión juvenil Bravo le concedió el premio "Cocinero del Año", un galardón que espera que "sirva para demostrar que España es mucho más que unos cantantes o unos deportistas".

Tiene claro que la familia "es el sustento de todo. Hay que trabajar en equipo, y mi mujer (Tichi) es la que me ayuda a mantener la cabeza en su sitio y a seguir por la senda de la lógica".
Aunque en lo profesional tiene cada vez menos tiempo para meterse en los fogones, en casa "cocino mucho y muy variado, pocas veces repetimos; hago, por ejemplo, lentejas de fin de mes, prácticamente sin chorizo ni carne, con un chorrito de vinagre, huevos a la cubana, y pescado a la sal, que a mis hijas les encanta".

Aunque lleva casi dos décadas residiendo en Washington no se olvida de sus raíces ni de su gente. Reconoce que echa de menos España pero no se plantea volver de momento. "Tengo mucho cariño a España pero creo que el enfoque que le he dado a mi carrera es el adecuado".