Buscar

Trucos para dar un buen masaje erótico... ¡y lograr que se derrita de placer!

Relajación más sensualidad... ¿no te parece una mezcla explosiva? Aprende a dar un masaje erótico, pasando por las zonas menos erógenas hasta los puntos más ardientes.

   actualizado el 03/8/2019 - 9:38 8m 43s
Cómo dar un buen masaje erótico

¿Quieres sorprender a tu chico este fin de semana? Relajación más sensualidad… todo en uno. ¿Qué te parece la idea? Si vuestra vida sexual necesita un empujoncito, nada mejor para poneros a tono que disfrutar juntos de masajes sensuales y eróticos que os harán vivir una noche inolvidable y os dejarán con ganas de repetir... Ya se sabe que se empieza por un masaje y se acaba en la cama... Si no sabes como seducir a la persona que te importa, ésta puede ser una excusa perfecta. Por otra parte, si ya conoces a tu pareja y lo incorporáis como parte del juego sexual, la pasión aumentará.

Hoy te enseñamos cómo dar un buen masaje erótico a tu compañero, para que le resulte inolvidable. No lo dudes, con unos breves consejos podrás sorprender a tu pareja con una sesión tan excitante como relajante, así que sigue leyendo y haz del masaje erótico el preliminar que os llevará directos al séptimo cielo. ¡Sigue nuestros consejos!

Preparación del ambiente

Crear una atmósfera agradable es fundamental. Antes de empezar cualquier masaje, hemos de crear una ambiente de relax y rodearnos de un entorno íntimo y sensual. Apaga las luces, enciende velas, llena la bañera de agua, decora la habitación con rosas, pon música de fondo... Se trata de estar lo mejor posible para desatar las máximas pasiones. También es ideal perfumar el espacio con sales y aromas, pero sin pasarnos. ¡Llegaréis a un bienestar total!

No olvides que el objetivo es relajarse, pero también elevar la libido y reavivar el potencial erótico de todas y cada una de las partes del cuerpo. Por ello, el ambiente es muy importante, cero distracciones. Desconecta el teléfono, utiliza aceites, velas o incienso que te ayuden a crear un ambiente especial, despójate del reloj y los accesorios, córtate las uñas… todos estos detalles fomentarán la efectividad de tu masaje.

Aceites de masaje ¡indispensables!

La preparación es fundamental. Necesitamos de los mejores productos para que el masaje sea del todo satisfactorio. Compra algunos aceites con aromas a rosas, a menta, a vainilla, de miel, o bien realiza mezclas caseras muy fáciles con algunos ingredientes que le van a sorprender y que, además, pueden ser comestibles y afrodisíacos.

Seduce de la mejor forma antes de atacar. Podemos untar con miel la espalda de nuestra pareja, con nata nuestros pechos, con chocolate en cuello y glúteos. Y todo ello con las manos, los dedos, la lengua y la boca... ¡Le va a encantar!

Elige aceites que sean algo fluidos y grasos para que las manos se deslicen bien por la piel. Decántate por aceites vegetales biológicos, evitando los productos químicos. En cuanto al olor, a vuestro gusto, las posibilidades son infinitas: macadamia, frutas rojas, albaricoque, almendra dulce...

También puedes favorecer la atmósfera con una luz más tenue o con una música relajante, con melodías suaves, sin voz. También puedes aportar tu toque original al masaje, por ejemplo, con el uso de plumas. Ten en cuenta que si vas a usar este tipo de materiales suaves, deberás hacerlo antes de aplicar el aceite.

Masaje - Gtres

Trucos esenciales y cómo empezar el masaje erótico

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de realizar un masaje sensual es que tus manos deberán permanecer en contacto permanente y directo con el cuerpo de tu chico. Si pasas un tiempo, por breve que sea, sin tocarle, sus músculos se enfriarán rápidamente, y probablemente, también se le enfríe otra cosa. Ya sabes ¡no pares de tocarle! Además, todos tenemos y conocemos las zonas erógenas de cada uno. Pregunta a tu pareja sobre lo que le puede gustar más, pues la satisfacción será plena y así os enriqueceréis mutuamente.

Para provocar un masaje de alto voltaje deberás acariciar todas y cada una de las zonas del cuerpo de tu pareja. Lo ideal es combinar los movimientos sobre los puntos erógenos más sexuales con caricias en otras partes menos activas, sexualmente. Es decir, debes evitar a toda costa ir directa a los genitales. Empezarás tocando sus zonas menos erógenas: manos, cabeza, pies… sin prisa, pero sin pausa, para acabar en su punto más caliente.

Normalmente, y si no somos muy lanzadas, podemos empezar con un suave masaje en el cuello con besos que servirá para calentar motores. Nos relajará y liberará las tensiones acumuladas durante el día. Seguiremos por la espalda, una de las zonas erógenas preferidas por muchos hombres, puedes hacerlo frotando los pechos. Él los notará y a ti te gustará.

La suavidad es esencial para garantizar resultados óptimos. Extender los yemas de los dedos de arriba abajo o en forma de círculos puede desatar un mundo de placer nunca antes vivido.

El pelo es otra de las zonas que despiertan más interés. Realiza un masaje completo, ¡pero no dejes que se quede dormido! Debe relajar, pero lo importante es llegar a subir la líbido entre los dos.

Atención con los pies. Para una gran parte de las personas, los pies son partes muy erógenas e ideales para masajear a tu gusto. Chúpalos, seguro que le encantará.

Si nos lanzamos, actuaremos directamente en los glúteos con masajes pequeños con las yemas de los dedos. Es hora de utilizar algún aceite y pasar la lengua mientras damos suaves besos. Si nos hacemos masajes a la vez, la pasión aumentará. Pero, eso sí, ¡controla a tu chico! No cedas a su primer calentón, te lo agradecerá. Ya sabes... lo bueno se hace esperar. Ve excitándole poco a poco, recuerda que para dar un buen masaje erótico debes tomarte tu tiempo. Cuanto más tiempo inviertas en calentarle, más apoteósico será el resultado final.

Por último, ten en cuenta que tu masaje será único, así que deja volar tu imaginación: combina caricias con besos y mimos, cambia la presión según la reacción de tu chico… ¡le encantará!

Un poco de imaginación más allá de las manos

Cuando hablamos de masajes no nos referimos sólo a realizarlos con las manos. Los masajes eróticos implican los besos, las caricias, la boca y masajes gracias a la lengua o con otras partes del cuerpo. Ello aumenta considerablemente nuestro placer sexual.

También puedes ayudarte de plumas, texturas suaves y hasta cubitos de hielo para intensificar la pasión. En las relaciones sexuales más intensas hace falta un poco de imaginación para ser más originales. Por ejemplo, coge alguna pluma para masajear las zonas que más les gustan, moja de cava tus pechos mientras te lo bebes, utiliza cubitos de hielo para masajear y dejarlo... literalmente helado. También podemos coger la cera de las velas para untar el cuerpo y déjate aconsejar por toda clase de juguetes sexuales de moda. Ya sabes que el masaje calienta motores y forma parte del juego sexual para lo que sucederá posteriormente.

Masaje erótico paso a paso

El punto fuerte del masaje erótico

Cuando hayas masajeado sus manos, cabeza, pies, piernas, espalda, cuello… podrás pasar a sus genitales. Investiga, pregunta, conoce su cuerpo... y si ya lo sabes, ¡ataca! Puedes utilizar el aceite y esparcirlo desde su pelvis hasta por encima del escroto y del pene. A la hora de iniciar los movimientos, puedes aplicar mayor presión en la base de la pelvis. Es muy importante que la cantidad de aceite sea suficiente, pues estos movimientos requieren de lubricación.

Existen diferentes formas de masajear su punto más excitante: sujeta su miembro viril con una mano, deslizándola de arriba abajo; mientras posiciones tu otra mano en la cabeza del pene, provocándole movimientos circulares. En suma, de arriba abajo en el tronco y movimientos circulares en la cabeza. Otra manera de llevarle al éxtasis es realizarle diez movimientos hacia arriba y otros diez hacia abajo, luego nueve hacia arriba y nueve hacia abajo y así sucesivamente hasta llegar a uno. Por último, arderá de placer si colocas tus dedos pulgar e índice en forma de "o" alrededor de su escroto, moviéndoselo de arriba abajo. Mientras, realizas el mismo movimiento con la otra mano en su pene.

¡Ya estás preparada para darle el masaje erótico de sus sueños! Recuerda, no rompas el contacto con su cuerpo, empieza por las zonas menos excitantes para luego pasar al punto fuerte, las prisas no son buenas y no desestimes la importancia de una buena ambientación.

Disfrutar con tu pareja en todas las facetas es lo mejor que hay. Pásatelo en grande con un sexo completo, sé imaginativa y regala toda clase de masajes eróticos y sexys que combinan alimentos con otras técnicas sencillas como ya te hemos enseñado. ¡No te arrepentirás!

FOTOS

 
Ir a la foto Utiliza los aceites para favorecer la lubricación en un masaje erótico
Ir a la foto No desestimes la importancia del ambiente para dar un masaje erótico
Ir a la foto Empieza por los puntos menos erógenos para dar un masaje erótico
Ir a la foto Combina caricias con besos y mimos para dar un buen masaje erótico

Utiliza los aceites para favorecer la lubricación en un masaje erótico

Foto Utiliza los aceites para favorecer la lubricación en un masaje erótico
Gtres

Es conveniente que uses aceites biológicos y no productos químicos. ¿Los olores? ¡Son muchas posibilidades! Albaricoque, mora, macadamia...

No desestimes la importancia del ambiente para dar un masaje erótico

Foto No desestimes la importancia del ambiente para dar un masaje erótico
Fotolia

Luz tenue, música, velas, temperatura adecuada... Prepara la atmósfera y ¡estarás lista para dar un masaje de alto voltaje!

Empieza por los puntos menos erógenos para dar un masaje erótico

Foto Empieza por los puntos menos erógenos para dar un masaje erótico
Fotolia

Pies, cuello, cabeza... para empezar un masaje erótico.

Combina caricias con besos y mimos para dar un buen masaje erótico

Foto Combina caricias con besos y mimos para dar un buen masaje erótico
Gtres

También deberás variar la presión en función de la reacción de tu chico.

Temas relacionados  ››  

Te puede interesar