Buscar

Recetas con castañas, el fruto de otoño

En cremas, estofados, guarniciones, deliciosos postres... Las castañas son un fruto de otoño muy energético y con múltiples posibilidades en la cocina. Aquí te damos algunas ideas riquísimas y muy sencillas para que las disfrutes al máximo.

Gtres

Múltiples propiedades

Este fruto seco es el preferido durante la época más fría del año. Y no sólo se toma en Halloween o el puente de Todos los Santos, tal como marca la tradición, sino durante toda esta temporada.

Y es que ofrece una gran cantidad de propiedades para el organismo. Su elevado contenido en fibras las hace especialmente recomendable para evitar el estreñimiento, y son ricas en vitamina B, potasio y hierro, mientras que son bajas en grasas. Sin embargo no es recomendable abusar en su consumo porque su porcentaje de azúcares es superior al de otros frutos secos.

Marrón glacé

Esta receta es más propia de la cocina francesa e italiana. Parece fácil pero debe hacerse minuciosamente para que el resultado quede crujiente y sea una golosina. Se pelan las pestañas, se confitan a fuego lento y, finalmente, se glasean con almíbar y bastante azúcar. Se dejan reposar durante todo un día.

Acompañando a pavos y carnes

Junto a carnes, pavo, pollo... quedan perfectas en una gran cantidad de recetas. Por ejemplo, el pato con peras y castañas con salsa al cava, donde las dejaremos cocer, las pelaremos y luego las repartiremos junto al resto de la olla mientras se hace el pato. Quedarán muy gustosas si las troceamos para que estén algo más pequeñas y las mezclaremos con la salsa.

Esta misma receta sirve para un estofado porque las castañas saben muy bien con otras hortalizas y verduras de temporada. Y con pavo, pollo o conejo al darle un sabor diferente al plato.
Gtres

Tartas de castañas

Donde más se utiliza este fruto para cocinar es en los postres. Así, podemos realizar ricas tartas de castañas, acompañadas de chocolate o vainilla. Os aconsejamos una receta bien sencilla, donde pelaremos las castañas y las coceremos para, seguidamente, pasarlas por la batidora o pasapurés. Luego se mezcla con mantequilla o vainilla, siempre en función de los ingredientes que queramos añadir.

Posteriormente, ponemos la masa en un molde y la dejamos descansar en el frigorífico durante unas 2 horas. En este caso, la serviremos fría o del tiempo, pero también puede hacerse al horno. El truco es que nos quede una masa de castañas bien fina y rica.

Cremas de chocolate y castañas

Suelen estar deliciosas y mejor si se sirven frías. Basta con cocer las castañas a fuego lento, las retiramos y las batimos junto con leche, chocolate y otras especias, como la canela. Podemos dejar la crema reposar en el frigorífico para servirla después en diversas copas aderezando con castañas crudas.
Temas relacionados  ››