Buscar

Ejercicios para aliviar el dolor de espalda

¿La espalda es tu punto débil? Pon en práctica esta sencilla tabla de ejercicios para aliviar tensiones y corregir malas posturas.

3m 22s
Gtres

En ocasiones es un dolor intenso y en otras una ligera molestia pero muy persistente. En cualquier caso, el dolor de espalda es un mal muy común que no siempre está relacionado con la edad de la persona. Una mala postura al dormir, una silla inadecuada en el trabajo, levantar un peso sin agacharte y doblar las rodillas, llevar una mochila en la espalda... son muchos y variados los motivos que pueden provocar la aparición del dolor y lo primero en lo que hay que insistir es en que, si éste es demasiado fuerte o no desaparece a los pocos días, deberás consultar con el médico.

En la mayoría de los casos, los ejercicios, principalmente los estiramientos, pueden resultar muy útiles a la hora de aliviar esas molestias pasajeras que pueden llegar a resultar realmente dolorosas. Músculos agarrotados, vértebras que no se sitúan en la postura correcta, movimientos bruscos que provocan los temibles "tirones"... todo ello puede encontrar una gran ayuda realizando con constancia la sencilla tabla que te proponemos.

Gtres
DOS CONSEJOS ANTES DE EMPEZAR

Estos ejercicios nunca deben resultarte dolorosos (pueden ser un poco molestos si no acostumbras a realizar actividad física, pero nunca suponer una molestia insoportable). Si esto ocurriese, suspende la actividad y acude a un especialista. Además, hazlos siempre a tu ritmo, adaptándolos a tus características y necesidades. Empieza siempre poco a poco y aumenta la intensidad de manera progresiva.

Los ejercicios propuestos implican movimientos suaves, no bruscos. Con ellos se trata de conseguir que la columna vertebral y los músculos dorsales recuperen su postura correcta.

1. Precalentamiento

Gira la cabeza a derecha e izquierda y haz giros completos en el sentido de las agujas del reloj y al contrario. En posición vertical y con lo brazos pegados al cuerpo, súbelos estirados varias veces a la altura de la cabeza, manteniéndolos en esa posición unos segundos y controlando la respiración. Haz giros con los tobillos de ambas piernas (a derecha e izquierda).

2. Giro de cadera

De pie y con las piernas ligeramente separadas, haz círculos con la cadera a derecha e izquierda (lentamente), como si practicases con el hula hoop.

3. Giro de cintura

Desde la posición anterior, gira el tronco llevando ambos brazos estirados, una vez hacia la derecha y otra hacia la izquierda.

4. Hombros estirados

Gtres

Haz círculos todo lo amplios que puedas con tus hombros, primero hacia adelante y luego hacia atrás. ¡La tensión en la espalda desaparece!

5. Flexiones de rodilla

Tumbada en el suelo boca arriba (mejor con colchoneta), flexiona una rodilla y llévala hacia tu pecho. Mantén la posición unos segundos y vuelve a la postura inicial. Repite con la pierna contraria. Haz el ejercicio 10 veces con cada una de ellas y termina repitiéndolo con ambas piernas a la vez.

6. Pelvis arriba

En la misma posición anterior, con los brazos extendidos a lo largo del tronco y las rodillas flexionadas (plantas de los pies apoyadas en el suelo), eleva la pelvis hasta donde puedas, descargando el peso del cuerpo en pies y hombros. Desciende lentamente a la postura inicial. Repite cinco veces.

7. Tronco fuerte

Desde la misma posición y con las rodillas flexionadas y juntas, déjalas "caer" primero a derecha y luego a izquierda (tu cintura girará con suavidad).

8. Estira

Tumbada boca abajo, apoya en el suelo las palmas de las manos a la altura de los hombros e intenta elevar el tronco lo que puedas (sin despegar la pelvis). No fuerces, hazlo solo hasta donde llegues, aumentando la intensidad de manera progresiva.

Temas relacionados  ››