Cómo cuidar el rostro después del verano

Después de haberlo expuesto al sol, tu rostro necesita mimos para mantenerse terso e hidratado. Utiliza exfoliantes y mascarillas para eliminar las células muertas y consigue una renovación total. Tu rostro se verá fantástico.

3m 55s
Essie
La delicada piel de la cara requiere cuidados específicos constantes para que muestre su mejor aspecto pero en determinadas épocas del año, los distintos tratamientos faciales resultan imprescindibles. Durante el verano, el cutis se ha visto expuesto a la acción de los rayos solares, al viento, el salitre marino o el cloro de las piscinas, entre otros agentes externos, todos ellos factores que suponen una pequeña agresión a esta delicada piel.

Aunque hayamos utilizado la debida protección, el verano se nota y se traduce en un rostro tal vez más apagado, seco e incluso con presencia de células muertas (escamas) que no han terminado de desprenderse.

Es importante ayudar a la piel con tratamientos efectivos que le aporten una hidratación extra devolviéndole su equilibrio y, con él, su luminosidad.

Exfoliar

Gtres
Una correcta exfoliación es el primer paso para conseguir una piel "nueva". Hay que eliminar esas diminutas células, síntomas de un cutis deshidratado, que además apagan el bonito bronceado que tantas horas de sol te ha costado. Elige una crema exfoliante adecuada a las características de tu piel. Si quieres recurrir a una mascarilla natural, prueba, por ejemplo, con una mezcla de aceite de oliva a la que añadirás una cucharada de azúcar.

Otra posibilidad es hacer una a base de frutas, siempre súper refrescantes, y especialmente indicadas para la época post-estival. Con un yogur natural y unas fresas, tendrás una mascarilla perfecta para la ocasión. Si además deseas aportar un toque de nutrición y tu piel tiene tendencia a la presencia excesiva de grasa, mezcla el yogur con una cucharada de copos de avena triturados. Obtendrás excelentes resultados.

Aplica estas mascarillas exfoliantes una vez por semana hasta comprobar que cualquier presencia de células muertas ha desaparecido. Ten en cuenta que, tras la acción del sol, la piel puede estar especialmente sensible por lo que, extiéndelas con movimientos circulares muy suaves para no causar irritación alguna en el rostro. Aclara siempre con abundante agua templada.

Con la exfoliación semanal, tu rostro recuperará su luminosidad en muy poco tiempo, consiguiendo no sólo eliminar las células muertas, sino ayudando, además, a dejar absolutamente limpios los poros, tal vez obstruidos por acción de las cremas solares o el aumento de la grasa y la sudoración durante el verano. Los poros en buen estado son la mejor prevención contra el acné o los temibles puntos negros.

Hidratar y nutrir

Gtres
Es muy normal que tras el verano sientas tu piel seca y tirante. Eso indica simplemente que pide a gritos una hidratación extra. La hidratación es muy importante para corregir la acción de los radicales libres y para prevenir el envejecimiento prematuro de la dermis. Hidrata con una crema adecuada mañana, tarde y noche. Además, utiliza una mascarilla nutritiva que penetre en las capas más profundas de la piel proporcionándole el alimento que necesita para recuperar su mejor aspecto.

Tienes a tu alcance excelentes productos cosméticos pero, si lo prefieres, las mascarillas caseras son una magnífica opción. Un aguacate maduro triturado con un tenedor y mezclado con una cucharada de aceite de oliva; la yema de un huevo batida junto a una cucharada de miel o una mezcla de yogur natural, miel y yema de huevo son algunas sencillas (y económicas) posibilidades para hacer una mascarilla súper efectiva capaz de regenerar los tejidos y dejar una piel radiante. Aplica alguna de estas soluciones en el rostro, con la piel totalmente limpia y deja actuar al menos 20 minutos. Retira con agua templada y verás cómo tu cara recupera su buen aspecto.

Por último, si detectas manchas en el rostro provocadas por la exposición al sol, sigue estos mismos consejos pero con especial incidencia en el momento de la exfoliación en las áreas más oscuras. Además, utiliza diariamente una crema protectora efecto pantalla total.

Recuerda: para mantener tu rostro joven tras el verano, "abusa" de las cremas hidratantes. Ellas devolverán la tersura y suavidad a tu rostro en pocas semanas.
Temas relacionados  ››