Buscar

Llega la cosmética inteligente

Llega la cosmética inteligente
3m 8s

Son fragancias y texturas que, al aplicarlas en nuestra piel, liberan endorfinas y nos proporcionan grandes dosis de bienestar. Son cremas capaces de hacernos sentir más atractivas que nunca, estimular la creatividad y mejorar nuestra autoestima. Hablamos de la neurocosmética, un concepto de belleza que apuesta por cuidar de nuestro espíritu para lucir más guapas, pero también más felices.

ASÍ FUNCIONA

La ciencia lo confirma: existe una relación directa entre nuestra piel y el sistema nervioso. Durante la celebración el pasado verano del primer Congreso Médico Internacional de Estética Integral, los investigadores farmacéuticos demostraron que cierto tipo de cosméticos con extractos relajantes son capaces de producirnos un beneficio no sólo fisiológico, sino también psicológico. Estos expertos demostraron que la neurocosmética, es decir las buenas sensaciones que transmite a nuestro cerebro la aplicación de estos productos, favorece la generación de endorfinas –las hormonas asociadas al placer – y reduce la producción del cortisol –la hormona del estrés-, algo que hace posible que nuestra actividad cutánea mejore.

BIENESTAR FÍSICO Y MENTAL

Es cierto que a estas alturas no hacía falta que ningún científico viniera a decirnos aquello de que cuanto más felices somos, más bellos parecemos y que, por el contrario, nuestra piel envejece cuando en nuestra vida se acumulan los nervios y los disgustos. Es fácil de entender, la alegría interior siempre se refleja en el exterior. Se trata de un mecanismo natural de embellecimiento que tiene nuestro organismo y que ahora, con la llegada de esta cosmética sensorial, no hacemos otra cosa que potenciarlo. Pero, ¿qué esperamos de una crema cuando la compramos? Hasta ahora hemos buscado suavidad, hidratación, aroma, renovación celular, limpieza y efecto alisado; pero todo esto ya no es suficiente. Ahora pedimos que, además de estas propiedades, la cosmética sea capaz de revolucionar nuestros sentidos y que, a través de nuestro olfato y tacto, purifique y estimule nuestra mente. La cosmética inteligente puede modificar o relajar nuestros estados internos, son productos que relajan, armonizan y dan placer, algo que definitivamente se reflejará en nuestro físico.

LOS INGREDIENTES MÁGICOS


Jengibre, flor de loto y bambú. Por ellos apuesta Kenzoki, la línea cosmética de Kenzo. A partir de esos componentes, crea fórmulas que, dependiendo del producto, te llenan de energía, relax, equilibrio o sensualidad.

Extracto natural de Criste Marine. Se trata de un tipo de alga con propiedades antioxidantes y rica en minerales que hace posible la estimulación de las betaendorfinas. La podemos encontrar en los productos de la línea Hydrazen de Lancome, que relaja la piel estresada, y en la gama Cryste Marine de Kiehls.

Aceites esenciales aromáticos.
Como, por ejemplo, la albahaca y los extractos de zarzaparrilla que utiliza Clarins para elaborar su Eau Tranquility. Un agua que aúna la aromaterapia y la fitoterapia y que neutraliza tensiones, refresca y equilibra.

Carnosina (estimuladora de las defensas de las células) y vitamina C. La fórmula perfecta ideada por la casa Shiseido para crear su Benefiance NutriPerfect Eye Serum. Pura inyección de energía y nutrientes para tu piel.

Te puede interesar