Buscar

Dieta equilibrada y deporte, aliados contra la diabetes tipo 2

Hoy, 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. Desde MujerdeElite te ofrecemos unos consejos para prevenir esta enfermedad y mejorar la calidad de vida de aquellos que la padecen.

6m 4s
GO fit

Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad que padecen casi 5 millones de adultos y alrededor de 130.000 niños y adolescentes en España, según datos de la Sociedad Española de Diabetes, de los que se desprende que el 95% de los casos corresponde a pacientes con diabetes tipo 2.

En este sentido cabe resaltar que existen tres tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2 y gestacional. La tipo 1 aparece en la infancia o adolescencia. La diabetes tipo 2 se manifiesta normalmente en la edad adulta por sobrepeso, obesidad o factores hereditarios. Y la tercera se desarrolla en algunas mujeres en la última etapa de su embarazo.

Gtres
En la lucha contra esta enfermedad, el ejercicio físico es uno de los grandes aliados, ya que ayuda a prevenir una patología que no deja de crecer en número de casos. "La mejor manera de prevenir la diabetes tipo 2 es realizando actividad física de forma regular, complementada con una buena alimentación", nos explica Keila Montejo, Directora Técnica del centro deportiva GO fit Torrejón.

La experta recomienda incluir más actividades físicas en nuestra rutina diaria. Según Keila, "la práctica de ejercicio físico no debería generar ningún temor a la persona diabética, sino todo lo contrario, puede ser un método muy adecuado de ejercer mejor control sobre su tratamiento".

Una actividad física constante es indispensable para prevenir la diabetes. En realidad, el deporte debería ser combinado con una dieta equilibrada a fin de mantener un peso correcto y reforzar la musculatura.

Por otra parte, el ejercicio aumenta el bienestar general del organismo y mejora el metabolismo, es por ello que reduce los riesgos de desarrollar diabetes, enfermedad que se desencadena debido a una alteración de las funciones metabólicas y por la incapacidad del organismo de gestionar de la mejor forma los recursos energéticos que aportan los alimentos.

No es necesario imponerse un programa de ejercicios severo, sobre todo si se suele llevar una vida sedentaria, se puede comenzar paseando a paso rápido durante 30 minutos como mínimo al día. Lo realmente importante es ser constante. Después de un mes se podrá sumar al paseo algún ejercicio aeróbico como la bicicleta, jogging, natación... un par de veces en semana.

En cualquier caso, es necesario añadir 5-10 minutos de calentamiento antes de comenzar el ejercicio y otros 5-10 minutos de estiramientos al terminar para minimizar el riesgo de lesiones y asegurar un entrenamiento eficaz.

Barriguita y diabetes

Una falda de una talla mayor respecto al año pasado y pantalones de cintura baja que ya no cierran debido a esos indeseables michelines. Es normal que las mujeres cuando aumentan de peso deban hacer frente a la famosa y antiestética barriguita que, en el caso de los hombres, es asumida como la curva de la felicidad.

Pero además, la grasa en el vientre es más peligrosa respecto a la que se deposita en las caderas, glúteos o muslos, ya que un exceso de adiposidad en esta zona comporta alteraciones a nivel sanguíneo, produciendo un aumento de los niveles de triglicéridos y colesterol, lo que se traduce en un empeoramiento de la circulación y un aumento del riesgo de padecer trastornos cardiovasculares.
Esta acumulación adiposa está también relacionada con la diabetes, ya que en aquellas personas que tienen parientes diabéticos, la grasa puede crear una condición que se define como insulino-resistencia en la que los tejidos periféricos no consiguen utilizar plenamente la insulina producida por el organismo.

Lo más sensato cuando se percibe que el sobrepeso está localizado en el vientre es volver al peso ideal con una dieta equilibrada y ejercicio moderado que devuelva a la normalidad también los niveles de grasa en sangre.

La dieta en la prevención y tratamiento de la diabetes

Una dieta equilibrada para prevenir la obesidad es fundamental para complementar la práctica deportiva. Según el nutricionista Álex Pérez, "el ejercicio es un factor de protección frente a la resistencia a la insulina y la regulación de la glucosa en sangre, pues hace que las células musculares sean más sensibles a la acción de la insulina y así el contenido de glucosa en sangre se vea mejor controlado. La alimentación, mediante la regulación de la cantidad y el tipo de carbohidratos, tiene una gran importancia en el control de la enfermedad".

Según un estudio publicado en la revista "Journal of the American Medical Association" (JAMA), los ácidos Omega 3, presentes en los pescados azules como el salmón, las sardinas, atún..., reducen en niños propensos a la diabetes tipo I el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Una persona diabética puede comer prácticamente lo mismo que una persona que no lo sea, aunque teniendo en cuenta la cantidad y tipo de alimentos ricos en carbohidratos que ingiere, que son los que influyen más en la glucemia (glucosa en la sangre). Su médico, enfermera o dietista le debe adaptar las raciones de alimentos a su ritmo de vida y actividad física, y la pauta de insulina o medicación que tome para el control de la enfermedad.

Teniendo en cuenta lo anterior, y a fin de practicar ejercicio físico con seguridad en pacientes diabéticos, es importante tener en cuenta que, durante la práctica del ejercicio, es conveniente ingerir alimentos o bebida con carbohidratos cada 30-45 minutos, así como beber 200-300 ml de líquido con frecuencia.

Gtres
Además, el tipo de actividad física que se realice influye en lo que respecta a la alimentación. Así, mientras en los ejercicios intensos de corta duración se produce un efecto hiperglucemiante, por lo que el consumo de glucosa será menor, en los ejercicios de larga duración de media intensidad, el consumo de glucosa es mayor y será necesario aportar alimentos ricos en carbohidratos o disminuir la cantidad de insulina (en el caso de diabetes tipo 1). Si la glucemia es menor de 100 mg/dl, conviene tomar un alimento rico en carbohidratos antes del ejercicio (fruta, galletas, bebida con carbohidratos…).

Por otro lado, el diabético debe ser consciente de cómo afecta cada tipo de ejercicio a su organismo para ajustar la cantidad y tipo de insulina que se administra (en diabetes tipo 1) y la cantidad de carbohidratos que precisa ir ingiriendo.

También te puede interesar:

Temas relacionados  ››