Buscar

La dieta alcalina a examen: las bases, pros y contras del método que arrasa en Hollywood

La denominada dieta alcalina hace furor en Hollywood y ha logrado conquistar a una legión de celebrities. La analizamos en profundidad.

3m 25s
Publicidad
Victoria Beckham, Gwyneth Paltrow y Jennifer Aniston - Gtres
Victoria Beckham, Gwyneth Paltrow o Jennifer Aniston son solo algunas de las famosas que han apostado por la dieta alcalina como método para cuidarse manteniendo los kilos bajo control. Tras popularizarse, muchos defienden las virtudes de esta dieta, sencilla de seguir, mientras que algunos expertos la consideran poco equilibrada advirtiendo que, a medio plazo, podría provocar carencias nutricionales.

En principio, el objetivo de este plan alimenticio no es conseguir adelgazar sino proporcionar al organismo un correcto nivel de alcalinidad que permita mantener el equilibrio del pH de la sangre (entre 7,3 y 7,4). Para ello, el secreto de la dieta consiste en incrementar la ingesta de alimentos alcalinos para contrarrestar con ellos los ácidos que nuestro propio organismo genera.

Suena complicado pero no lo es tanto. Se trata de controlar, mediante lo que comemos, esas reacciones químicas que se producen en nuestro interior y que hacen posible todos los procesos vitales (digestión, respiración, eliminación de líquidos, grasas y toxinas...). Con una dieta adecuada, los niveles de ácidos en el organismo serán los correctos, nuestros órganos funcionarán de manera óptima y ayudarán, así, a conseguir el peso "perfecto" y a retrasar el envejecimiento celular.
Gtres
En realidad se trata de una dieta desintoxicante, que busca el equilibrio del propio organismo limitando la presencia de acidez, culpable en muchos casos de digestiones pesadas, retención de líquidos, dificultad para eliminar grasas, entre otros problemas que pueden derivar en sobrepeso.

Si te animas a probarla, puedes llegar a perder entre 2 y 4 kilos en un mes incluyendo en tu menú diario más alimentos alcalinos y limitando la ingesta de los ácidos.

¿Y cuáles son?

Gtres
¡Ojo! La mayor o menor acidez de un alimento no tiene que ver con su sabor sino con su composición. Un ejemplo claro es el limón, típica fruta de sabor ácido pero que en realidad contiene minerales como el calcio, el magnesio el sodio o el potasio que lo convierten en poderoso alcalino. En general, las frutas maduras (destacando el limón y los higos), las verduras y hortalizas, entre ellas: zanahorias, espinacas, pepino, brócoli, col, patata, pimientos, el miso (pasta de soja) y también los frutos secos como nueces, almendras y castañas son alimentos alcalinos.

Por contra, las carnes, especialmente cerdo y vaca, las harinas refinadas, la leche (sobre todo pasteurizada) y el pescado son alimentos ácidos. Entre los alimentos prohibidos en esta dieta destacan el alcohol, las grasas saturadas y las bebidas con gas.

Lógicamente, una dieta basada en el consumo mayoritario de frutas y verduras es, en principio, saludable y el verte "deshinchada" y con menos kilos en unas semanas es bastante sencillo, pero hay que insistir en que con ella estarás limitando casi al mínimo la ingesta de proteínas, grasas y de otros nutrientes (vitaminas y minerales) que el organismo necesita para su buen funcionamiento. Si quieres seguir ésta o cualquier otra dieta por un periodo de tiempo considerable (porque necesitas perder más de 3 - 5 kilos) la consulta con el médico especialista es fundamental para adelgazar con salud.

Una alimentación equilibrada siempre implica combinar en ella ingredientes alcalinos y ácidos (los dos son necesarios). Para hablar de dieta alcalina y obtener, como las celebrities, la deseada pérdida de peso, la proporción debe ser: 80% alimentos alcalinos y 20% alimentos ácidos. Las que la han probado aseguran que, además de rebajar kilos, la sensación de bienestar aumenta de forma notable. ¡Habrá que "alcalinizarse"! (aunque sea un poco).
Temas relacionados  ››  
Publicidad

Te puede interesar