Buscar

La guía definitiva de la salud ocular: consigue unos ojos sanos y jóvenes

¿Cómo proteger nuestros ojos de los agentes externos? ¿Cómo afecta el uso de pantallas a la salud ocular? ¿El uso de lentillas y las pantallas de ordenador o dispositivos móviles son incompatibles? ¿Sabías que puedes ejercitar tus ojos? Toda la verdad y los mejores consejos en nuestra guía definitiva de la salud ocular para proteger los ojos y mantenerlos sanos y jóvenes.

10m 50s
Gtres

Los ojos son nuestras ventanas al mundo y uno de los órganos más sensibles del cuerpo humano. Sin embargo, pese a que la vista es el sentido más valorado, existe un gran desconocimiento sobre los cuidados que necesitan nuestros preciados ojos para mantenerlos sanos. ¿La primera medida a tomar? Proteger los ojos de los factores externos.

Con la llegada del invierno, el clima frío, la sequedad de las calefacciones, el viento o la exposición a la radiación ultravioleta, se unen para favorecer la aparición de síntomas como visión borrosa, picazón y ardor en los ojos. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Toma nota:

Protege tus ojos del sol

La exposición a la radiación ultravioleta es mayor en estos meses, el sol está más bajo y a un ángulo diferente. Por este motivo, una de las pautas a seguir es proteger los ojos de la radiación con gafas de sol que tengan filtro UV. Además, para aquellos que practiquen deportes de invierno se convierten en un complemento indispensable ya que protegen los ojos del reflejo de la luz producido por la nieve y evita que entren en los ojos partículas arrastradas por el viento.

¡Nunca frotes tus ojos!

En caso de que penetren cuerpos extraños en los ojos se recomienda no frotar y lavar rápidamente con agua o lágrimas artificiales.

Pixabay

Más hidratación

Los cambios de temperatura del exterior al interior también afectan a la salud ocular, en especial en aquellos lugares con elevada temperatura por calefacción o aire caliente en los que la humedad del entorno disminuye, produciendo sensación de escozor y sequedad en los ojos. En este caso se recomienda emplear lágrimas artificiales que faciliten la hidratación de la córnea.

Aumenta el parpadeo

Parpadear a menudo ayuda a incentivar la producción de lágrimas de una forma natural y evita así las lesiones oculares y la sequedad del ojo.

Más fruta y verdura

Llevar una dieta sana y equilibrada también contribuye a mitigar el síndrome del ojo seco, por ello es fundamental beber al menos 2 litros de agua al día para mantener una correcta hidratación, así como incluir en la alimentación abundantes frutas y verduras, además de ácidos grasos omega 3. Los carotenoides como la luteína y la zeaxantina han demostrado ser esenciales para la salud ocular, ya que se encuentran en concentraciones elevadas en la mácula del ojo y ejercen un efecto protector de la misma. Son numerosos los estudios que han relacionado un mayor consumo de luteína con un menor riesgo de desarrollar degeneración macular asociada a la edad.

Llevar una dieta sana y equilibrada, rica en nutrientes con alto contenido en vitaminas A y C y minerales como el magnesio, ayuda al buen funcionamiento de las células del sentido de la vista. Además se puede prevenir la aparición de problemas metabólicos como el colesterol, la hipertensión o la diabetes que pueden dañar la retina.

Pero además, nuevos estudios publicados en la revista científica Archives of Internal Medicine demuestran que la luteína podría ser el suplemento ideal para aquellas personas jóvenes que pasan mucho tiempo frente al ordenador, mejorando la agudeza visual e incrementando la sensibilidad de contraste. Las zanahorias, pimientos y las verduras de hoja verde oscuro como las espinacas y coles, son ricas en luteína, ¡no pueden faltar en tu mesa!

Evita el consumo de tabaco y modera el alcohol

Los componentes de los cigarrillos pueden provocar o agravar múltiples enfermedades oculares, como las cataratas, el glaucoma o la DMAE. Además, diferentes investigaciones señalan que la retina es capaz de metabolizar el alcohol y un consumo excesivo podría causar daños importantes en la visión.

Practica deporte

El ejercicio físico moderado y, preferiblemente al aire libre, nos ayuda a ejercitar la visión dinámica y periférica y a mejorar la circulación sanguínea, lo que contribuye a mejorar nuestra salud general y también la visual.

Humidificadores

Dentro de casa es importante contar con humidificadores y controlar el nivel de la calefacción, intentando que no esté demasiado alta para generar un clima adecuado que no lastime la vista.

Descansa los ojos

Después de una jornada en la que los ojos han sido castigados por las inclemencias meteorológicas y se ha estado mucho tiempo al aire libre es recomendable descansar la vista y no castigarla con ordenadores, aparatos electrónicos, etc.

Buen uso del maquillaje

Es importante desmaquillarse correctamente todos los días usando productos suaves que no dañen a los ojos. Además, se debe extremar la higiene y evitar compartir el maquillaje para evitar la aparición de conjuntivitis e irritaciones oculares.

Alerta ante los síntomas

En ocasiones el daño ocular no se presenta hasta cuatro o seis horas después de la exposición a las condiciones climatológicas adversas, por lo que se debe estar alerta ante cualquier síntoma anormal.

Ante la duda, acude al oftalmólogo

Si se presentan sintomatologías como lagrimeo excesivo, enrojecimiento, inflamación de los párpados, fotosensibilidad, dolor de cabeza, sensación de cuerpo extraño o visión borrosa, es importante acudir cuanto antes a un oftalmólogo para evitar que se produzca una afección mayor.

Pixabay

¿Cómo afecta el uso de pantallas a la salud ocular?

Es un hecho que el uso de pantallas de ordenador y dispositivos móviles tanto en el ámbito laboral como en el hogar es cada vez más frecuente. Parece mentira pero pasamos un promedio de nueve horas frente al ordenador, que puede producir síntomas como fatiga ocular, visión borrosa, intolerancia a la luz, lagrimeo, pesadez, sensación de escozor, enrojecimiento y sequedad ocular, dolores de cabeza, náuseas, vértigos y mareos.

Además de estas molestias asociadas al abuso de horas frente al ordenador, pueden presentarse dolores de espalda, muñecas, insomnio, nerviosismo… y no menos importante, podrá deteriorar nuestras relaciones sociales, fomentar el sedentarismo y causar problemas circulatorios al permanecer mucho tiempo sentada.

En el caso de los usuarios de lentillas, aunque existe la idea de que trabajar con lentes de contacto y fijando la vista en las pantallas afecta de forma más dañina a la vista, lo cierto es que los expertos coinciden en que pueden utilizarse lentillas siempre que se mantenga una correcta hidratación ocular. De manera que lo más recomendable es utilizar una solución humectante, como las lágrimas artificiales.

Por todo ello, mantener una adecuada salud ocular es fundamental para evitar esas molestias que el trabajo frente a pantallas puede causar en la vista. Pon en práctica estos consejos para evitar la fatiga ocular:

  1. Realiza descansos. Se recomienda retirar la vista cada 20 minutos y enfocar durante 10-15 segundos a un objeto alejado de nosotros para mirar fijamente durante el mismo periodo de tiempo algo que se encuentre cercano.
  2. Buena iluminación. Iluminar los espacios un 50% por debajo del nivel de luminosidad de la pantalla del ordenador. Sitúate siempre frente al ordenador con una luz indirecta.
  3. Siéntate correctamente. Debes sentarte de forma óptima, manteniendo una adecuada distancia de la pantalla (medio metro). Haz que el borde superior de la pantalla esté siempre a la altura de los ojos y a un mínimo de 50 centímetros de distancia.
  4. Fondo blanco. Es deseable que el fondo de la pantalla sea de color blanco y las letras oscuras.
  5. Mucha higiene. Asegúrate de mantener una higiene ocular utilizando toallitas o compresas templadas para aumentar la humedad en la zona de los ojos.
  6. Temperatura y humedad. Procura que la temperatura y humedad de la habitación sea óptima, no abuses de la calefacción ni del aire acondicionado.
  7. Hidratación. Los sueros o lágrimas oculares son bienvenidos para ayudar a tratar la sequedad. Del mismo modo, parpadear con frecuencia ayuda a que la superficie del ojo no se reseque.

Y para los usuarios de lentillas…

Agencias

Además de tener en cuenta todos los consejos anteriores, es esencial elegir una lentilla que se adapte a las necesidades de cada persona, ya que el tipo de lente de contacto que se utilice puede marcar la diferencia en nuestra salud ocular.

Los especialistas recomiendan el uso de lentes de contacto de reemplazo diario especialmente cuando el trabajo en la oficina requiere largas horas frente al ordenador o una exposición frecuente a los aires acondicionados. Este tipo de reemplazo permite estrenar una lente nueva y fresca cada día.

También existen lentillas diseñadas con materiales específicos para conservar la hidratación ocular, que ayudan a mantener la comodidad durante todo el día y una visión clara, y pueden ayudar a evitar la sequedad ocular durante el uso de pantallas. Puedes encontrar más información aquí

¡Ojos en forma!

Completa nuestra guía definitiva de la salud ocular para proteger los ojos y mantenerlos sanos y jóvenes, la necesidad de mantener nuestros ojos en forma. Sí, como lo oyes. Cada vez somos más conscientes de la necesidad de mantener un cuerpo saludable, hacer ejercicio de forma regular y mantener una dieta sana y equilibrada. Pero aún nos queda mucho por aprender y descubrir. Por ejemplo, ¿sabías que también podemos ejercitar nuestros ojos? Ficha estos 2 sencillos ejercicios, esenciales para fortalecer los músculos, que podrás realizar de forma regular:

  1. Mira hacia arriba, luego baja la mirada en línea recta. Repite esta acción unas 10 veces. Después, repite el mismo ejercicio pero de derecha a izquierda, y después en diagonal.
  2. Sigue el sentido de las agujas del reloj. Mira hacia arriba, a la derecha, abajo y a la izquierda. Después repite la acción en el sentido contrario. ¡Notarás los beneficios!

Y después de los ejercicios, tus ojos merecen un descanso. Desconecta, relájate y mímate relajando tu visión así:

  • Junta las manos y frótalas durante unos 5 segundos. Después, colócalas encima de los párpados cerrados. Tómate tu tiempo y relájate, notarás cómo tus ojos te lo agradecen y cómo este sencillo gesto se permitirá evadirte de todo lo que te rodea durante unos instantes.
  • Para descansar los ojos, fija la mirada durante algunos minutos en un punto y evita parpadear, deja que las lágrimas fluyan y después cierra los párpados girando los globos oculares unas 20 veces hacia un lado, 20 veces hacia el otro y finalmente otras 20 veces arriba y abajo.

¡Practica yoga para los ojos! Ejercicios paso a paso para descansar los ojos y desarrollar la concentración visual

Ahora, el yoga se pone a disposición de tu mirada, una técnica excelente que mediante ejercicios muy sencillos, promete descansar tus ojos y desarrollar la concentración visual. Préstales la atención que se merecen y los mantendrás en plena forma, ¡no te arrepentirás!

  1. Debes relajarte y dejar la mente en blanco, si te cuesta conseguirlo, ayúdate escuchando algo de música muy suave. Después, acuéstate boca arriba con las palmas de las manos mirando al cielo y las piernas extendidas y ligeramente entreabiertas, de forma que los pies estén a la misma distancia que la que exista de hombro a hombro. Mantén la espalda recta pero relajada, sin tensión. Respira profundamente un par de veces a medida que alcanzas máxima relajación y bienestar.
  2. Obtenida la relajación deseada, se concentra la mirada hacia la punta de la nariz sin pestañear, manteniéndola así al menos 2 minutos. Después cierra los ojos y relaja unos momentos. Repite una o dos veces más el ejercicio.
  3. Seguidamente se concentra la mirada en el área entre las cejas sin pestañear durante un par de minutos. Después vuelve a cerrar los ojos descansando unos momentos. Repite el ejercicio una vez más.
  4. Ahora, sin mover la cabeza, fija la mirada de ambos ojos sobre el hombro izquierdo durante unos 2 minutos. Después cierra los ojos y relaja unos momentos. Repite el ejercicio mirando hacia el hombro derecho.
  5. Para terminar, se apoyan las palmas de las manos sobre los ojos cerrados y relajados durante algunos minutos.
Temas relacionados  ››