Buscar

5 consejos para organizar tu bolso ¡olvida los bolsos pesados y ten todo a mano!

¿Realmente llevas todo lo que necesitas en tu bolso? ¿Alguna vez has confundido un bolígrafo con tu eyeliner? Te ayudamos a prescindir de lo innecesario para cuidar tu espalda y organizar bien tu bolso con estos sencillos y prácticos consejos.

6m 21s
Storyblocks

El móvil, la cartera, el maquillaje, gafas de sol, llaves, auriculares, pañuelos… esto y mucho más es lo que podemos llevar en nuestro bolso. La mala organización puede suponer una carga extra (e innecesaria) que a la larga puede generar problemas de espalda.

¿Eres de la que les gusta combinar su bolso con el look que lleva? Este acto de verdadera fashionista implica que estés todo el rato cambiando tus cosas de un bolso a otro. Y el ajetreo del día a día, te obliga a acabar utilizando bolsos XXL. Como resultado, llevas cosas no imprescindibles y encontrar algo se convierte en un auténtico juego de azar.

Con la ayuda de Showroomprive, te damos cinco consejos para organizar mejor tu bolso y encontrar lo que necesitas rápidamente sin tener que rebuscar, así como evitar llevar cosas que no te hacen falta ¡y sentirte mucho más cómoda y ligera!

Storyblocks

1. Selecciona y clasifica

Parece de sentido común, pero sabes que acumulas cosas en tu bolso a una velocidad impresionante. Tarjetas de visita, recibos, pintalabios, gomas de pelo e incluso auriculares que ya ni siquiera funcionan y bolígrafos secos desde hace años. Es el momento de vaciar tu bolso encima de la mesa y dejar fuera todo aquello que no necesitas y que deberías tirar. ¡Tus hombros lo agradecerán! Además, puedes utilizar los diferentes compartimentos de tu bolso para dividir tus objetos por categorías y tenerlo todo mucho más ordenado.

2. Limpia tu bolso

Sí, tu bolso transporta y acumula suciedad aunque no puedas verla. No pondrías tu ropa en un armario lleno de polvo, ¿verdad? Ahora que ya lo has vaciado, agítalo para deshacerte de todos los restos que pueda contener y no olvides lavar con agua las partes sintéticas e hidratar el cuero. ¡Bolso limpio = bolso nuevo!

3. Evita los bolsos XXL

Storyblocks

Escoger un bolso más pequeño hará que todo lo que pongas dentro también reduzca su tamaño y que no lleves cosas superfluas. Opta por los objetos en tamaño bolsillo: botellas de agua en tamaño mini, geles hidroalcohólicos pequeños, 2 o 3 ibuprofenos en lugar de todo el paquete… ¡Fácil!

4. Cada cosa en su sitio

Ahora que has vaciado tu bolso, te has dado cuenta de que tenías acumuladas hasta cinco barras de labios diferentes. Coge solo la que vas a utilizar ese día y deja las demás en casa en tu neceser de maquillaje.  

5. Apúntate al reto: un día sin bolso

¿La fase de organización no ha sido efectiva? Te proponemos un reto: estar un día sin bolso. ¿Cómo? Lleva todo lo que crees necesitar en tus bolsillos. ¡Ya verás cómo cosas que consideras imprescindibles dejan de serlo!

Dime qué bolso llevas y te diré cómo eres

El bolso, según los psicólogos, es un símbolo femenino con el que puede establecerse una relación especial, y es que es un accesorio indispensable, un compañero insustituible. Lo más revelador es que que el tipo de bolso que uses, cómo lo lleves y su contenido, puede explicar inseguridades, necesidades, sacar a relucir secretos inconfesables... en definitiva, habla de ti.

  • El maxi-bolso. Si eres de las que necesitas un bolso voluminoso donde poder meter "de todo", revela a una propietaria algo insegura, que necesita tener el control y estar preparada teniendo todo a mano para tranquilizarse y sentirse más segura y cómoda.
  • El bolso minimalista. Si lo tuyo son los bolsos prácticos y sobrios tanto en forma como en colores, guardando en él sólo lo indispensable, seguro que eres una mujer organizada, racional y decidida, que sabe lo que quiere y lo que necesita, que se siente segura. A veces descubre una personalidad algo fría y poco dada a exteriorizar sus sentimientos y debilidades.
  • El bolso-cartera. Cuando el bolso es sustituido por una cartera profesional o una pequeña maleta, se descubre una mujer que trabaja y se identifica con este papel subrayando su esencia. En ocasiones, también puede revelar su esfuerzo por transmitir una imagen profesional, de eficiencia, que se escuda y refugia en un modelo rígido y demasiado serio que no corresponde a su personalidad.
  • El bolso-joya. Pequeño, con bordados o tejidos como el terciopelo, satén, incrustaciones... un complemento pensado para la noche pero que llevas a pleno día con naturalidad, dice que eres una mujer seria, pero siempre preparada para dejarse llevar por una jornada llena de sorpresas, de emociones nuevas y vitalidad.

Llevar bolso puede poner en riesgo tu salud ¿cómo evitarlo?

Sharon Stone - Gtres

Como decíamos al principio, cargar excesivamente el bolso de mano y llevarlo de manera incorrecta puede producir numerosos problemas de salud, especialmente dolores de espalda, cuello y hombros.

Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid nos alertan de que cargar en exceso el bolso de mano, así como llevarlo de manera incorrecta, puede originar patologías cervicales, contracturas de trapecios, problemas de movilidad en los hombros e incluso complicaciones en codos y muñecas. Por este motivo, los expertos aconsejan que el peso del bolso no exceda el 5% del de la mujer que lo lleve, y que se porte de manera apropiada según su forma y tamaño.

Para los fisioterapeutas el bolso bandolera es “el mejor para evitar dolores”, siempre y cuando no pese demasiado, sea de asa ancha, a ser posible acolchada, y se lleve pegado al cuerpo para evitar balanceos.

Sin embargo, para aquellas que no gusten de este tipo de bolsos, recomiendan elegir uno que pueda llevarse al hombro, con un asa ancha, o dos asas “enrolladas”, e irlo cambiando de hombro a lo largo del día. Y es que, si se carga siempre el bolso sobre el mismo hombro, los músculos de este lado del cuerpo acaban por “alargarse”, y provocan problemas de cuello, hombros y brazos. Además, la persona adquirirá la costumbre de tener el hombro elevado de manera inconsciente aunque no esté cargado, y adoptará una postura incorrecta para compensar este desequilibrio.

En cuanto al material, el nylon o la lona son más recomendables que la piel porque son más ligeros. En caso de escoger bolsos de piel, es básico que el peso se lleve cerca del cuerpo.

Por otra parte, los fisioterapeutas desaconsejan utilizar bolsos tipo cartera, o que se lleven sobre el antebrazo ya que pueden provocar sobrecargas en las inserciones tendinosas del codo provocando epicondilitis (codo de tenista), acortamiento de la musculatura del brazo, rigidez articular, entre otros. En cualquier caso, si se llevaran, y aunque pesen poco, recomiendan ir cambiándolos de brazo o mano cada 10 o 15 minutos.

Por último, los fisioterapeutas recomiendan aligerar lo máximo posible el peso del bolso y mantener los objetos pesados al fondo.

Temas relacionados  ››