Buscar

¿Conoces las mentiras sobre el bronceado?

Desmontamos los mitos y bulos sobre protección solar para evitar problemas en la piel. Saber cómo protegerse del sol es esencial para reducir la mortalidad del cáncer de piel.

   11/7/2019 - 11:09 3m 42s
Storyblocks

La sobreexposición al sol es el factor principal para desarrollar un cáncer de piel, y un problema sobre el que circulan multitud de bulos en Internet. Cada año se diagnostican en el mundo 160.000 nuevos casos de este tipo de cáncer y, aunque su mortalidad haya bajado considerablemente en las últimas décadas debido a la detección precoz, la prevención sigue siendo un arma decisiva en la lucha contra el cáncer.

España tiene en el sol uno de sus máximos baluartes y cada vez los veranos son más intensos, con más calor, más luz y, por lo tanto, más rayos uva incidiendo sobre nuestra piel día sí, día también. Por ello, nuestra precaución debe ser doble.

¿Por dónde empezamos? ¡Sin duda por una revisión de nuestros lunares! Según una encuesta de la Academia Española de Dermatología y Venearología (AEDV), el 75% de los españoles no acuden al dermatólogo para que les revise los lunares, cuando estos pequeños puntitos pueden revelarnos el estado de salud del órgano más extenso de nuestro cuerpo.

Acto seguido, debemos aclarar todas nuestras dudas sobre cómo exponernos al sol. ¿Cómo funciona realmente el factor de protección? ¿Qué diferencias hay entre ellos? ¿Influye el factor de protección en mi bronceado? Si ya somos morenos de piel, ¿tenemos que echarnos crema con factor de protección? Te traemos algunas de las mentiras y mitos más comunes sobre el bronceado que circulan por Internet y te explicamos lo que es cierto y lo que no, lo que realmente debes saber para no poner en peligro la salud de tu piel, con la ayuda del equipo médico de Gadaca Salud:

  1. Las pieles más morenas no necesitan protector solar. No importa el color de la piel, los rayos perjudiciales del sol queman nuestras células de igual forma si no la protegemos. Tan importante es encontrar el factor de protección adecuado, como aplicarlo con frecuencia.
  2. No hace falta protector solar si está nublado. Aunque el sol no se vea, los rayos que nos perjudican llegan igualmente, también cuando hacemos ejercicio al aire libre o salimos a dar un paseo.
  3. Da igual el factor de protección, todos protegen los mismo. Es cierto que todas las cremas solares protegen, pero no lo hacen por igual. Para ello, debemos saber cómo funciona el factor de protección: si una piel tarda 15 minutos en empezar a ponerse roja, con un factor 15 previene el enrojecimiento 15 veces más. Es decir, técnicamente tardaría 4 horas en empezar a ponerse roja. Así pues, no da igual el factor que usemos. Eso sí, hay que reaplicar la crema cada dos horas, ya que hay que tener en cuenta la temperatura, la incidencia de los rayos UV y los baños que nos demos.
  4. Usar protector solar impide el bronceado. No vamos a negar que se tarda más en coger color, pero ningún protector solar evitará que nos pongamos morenos. Sin embargo, sí nos ayudará a que nuestra piel no sufra con esa exposición al sol y que broncee la piel de manera más segura.
  5. Las cremas de protección solar no caducan. Los expertos recomiendan no utilizar un bote de crema que hemos abierto el año pasado, ya que los ingredientes de las cremas pierden sus propiedades, especialmente con los cambios de temperatura.

Por último, cabe resaltar que ninguna crema fotoprotectora protege del 100% de la radiación solar, por lo que los expertos recomiendan usar complementos de ropa como sombreros o gafas de sol, ya que el melanoma en la cabeza o el cuello es el doble de peligroso, así como aplicarse crema en abundancia, incluso cuando el día está nublado y parece que el sol se ha marchado. Por supuesto, es importante recordar que exponerse al sol en las horas centrales del día es el peor hábito para nuestro moreno.

Así que recuerda, ¡cuida de tu piel y luce un bronceado saludable este verano!

Temas relacionados  ››  

Te puede interesar