Buscar

Adiós a las quemaduras solares ¡los mejores remedios caseros!

¿Sabes cómo broncearte sin poner en riesgo la salud de tu piel? Te ofrecemos las claves para que puedas prevenir y curar las quemaduras solares. ¡Toma nota y disfruta del sol este verano!

   actualizado el 18/7/2020 - 4:02 10m 17s
Gtres

Quizá más de una vez las hayas sufrido, aunque no las hayas identificado como tal, pero... ¡cuidado! Las quemaduras solares son un problema que se produce cada vez con más frecuencia e intensidad... y que pueden llegar a ser muy delicadas.

En realidad, este tipo de lesión no es más que la consecuencia de una exposición a la acción de los rayos ultravioleta de forma inadecuada.

Las quemaduras solares pueden ser de primer o de segundo grado. Las primeras se caracterizan por un enrojecimiento suave y rosado de las capas superficiales de la piel o epidermis y suelen desaparecer en tres o cuatro días. Las quemaduras de segundo grado afectan también a las capas internas de la piel, presentan un color rojo intenso y producen ampollas que se curan al cabo de 8 o 10 días. En ambos casos las células lesionadas de la piel se desprenden y son sustituidas por otras.

¿Tienes posibilidad de sufrir quemaduras solares?

Las personas más propensas a sufrir quemaduras cutáneas son las de piel blanca, pelo rojizo o rubio y ojos claros. Este mayor índice que registran los "rasgos nórdicos" responde a una cuestión puramente orgánica: su piel no posee tanta melanina, el pigmento que protege de la acción de los rayos solares. Por ello, quienes tienen una piel muy oscura o negra se encuentran muy protegidos por una mayor cantidad de melanina y consiguen broncearse sin quemarse.

Recomendaciones de prevención

Lo más sencillo para evitar este tipo de males es tener en cuenta, sobre todo, una recomendación básica: evita la exposición prolongada al sol puesto que esta representa una agresión contra la piel que puede producir el envejecimiento de la esta, la aparición de manchas o arrugas y es la responsable de la aparición de melanomas o cánceres de piel.

La mejor manera de evitar las quemaduras solares es tomar las medidas preventivas adecuadas antes de que aparezcan, así que recuerda que:

Gtres
  1. Debes utilizar un filtro solar adecuado. Las cremas solares, con un factor mínimo de 15, deberás aplicarlas 30 minutos antes de tomar el sol y, después, cada dos horas o cada hora y media después de estar en el agua. Además, debes tener en cuenta que las cremas solares no protegen al 100% de los rayos ultravioleta y la única protección total contra los efectos nocivos del sol es evitar al máximo su exposición.
  2. No has de tomar el sol demasiado tiempo, especialmente durante los primeros días, cuando la piel no esta acostumbrada. La primera exposición no debe ser superior a los 15 minutos.
  3. Los niños pequeños de hasta 6 meses no deben exponerse al sol. Su piel no tiene la protección adecuada para defenderse contra los rayos del sol.
  4. No debes tomar el sol en las horas centrales del día, es decir entre las 10:00 horas de la mañana y las 16:00 horas de la tarde.
  5. Utiliza gorras o sombreros de ala ancha y lleva una camiseta cuando estés cerca del agua, ya que el agua refleja hasta un 25% los rayos ultravioletas.
  6. Protégete del sol incluso en días nublados porque los rayos solares atraviesan las nubes. Ciertos medicamentos, especialmente aquellos que contienen hormonas -medicamentos contra el acné, píldora contra el embarazo-, los antibióticos, los medicamentos contra la hipertensión o la diabetes, pueden sensibilizar la piel haciendo que esta reaccione más fácilmente frente a la radiación solar. Este tipo de medicamentos, al igual que el uso de ciertas plantas como el hipérico, producen fotosensibilización, por lo que pueden ser responsables de la aparición de manchas, enrojecimiento e incluso heridas en la piel.

Los síntomas

Entre los síntomas más importantes de las quemaduras solares, los más comunes en los que debes fijarte para saber si necesitas o no intervención sanitaria son:

  • Enrojecimiento, dolor, quemazón, picor y/o ardor. En principio, no necesitan asistencia médica.
  • Ampollas, fiebre, náuseas y escalofríos. Estos son los indicadores de quemaduras graves que sí requieren intervención sanitaria.
Storyblocks

Remedios caseros naturales contra las quemaduras solares

El tratamiento convencional de las quemaduras solares supone la utilización de analgésicos que alivian el dolor y disminuyen la inflamación. A nivel tópico (es decir, para aplicar sobre la quemadura) hay numerosos recursos naturales que puedes utilizar para reducir la intensidad de la lesión, acelerar su curación y, sobre todo, paliar el dolor.

Productos naturales como el aloe vera, la manteca de cacao, el aceite de lavanda y el té suelen utilizarse para mejorar la cura de las quemaduras, aunque hay remedios caseros que te sorprenderán por sus resultados, como el que te ofrecemos a continuación, verdaderamente inmejorable:

  1. Prepara una mezcla de aceite de oliva y unas gotitas de limón, bátelo bien hasta obtener una mezcla homogénea.
  2. Aplícalo en las zonas que se han sensibilizado al sol presentando irritación, rojeces y tirantez.
  3. Después espolvorea por encima una generosa capa de polvos de talco, quedará una especie de crema que te aliviará el dolor y evitará que la piel se descame o salgan ampollas.
Gtres

Además, con otros ingredientes naturales podrás elaborar soluciones caseras muy eficaces. ¡Toma nota!

  • Si tu piel se ha quemado en la playa, evita calmar el calor con agua fría del grifo, porque ésta contiene mucha cal e irritará tu piel. En su lugar, utiliza un algodón empapado en una loción limpiadora suave sin alcohol o agua termal fría recién sacada de la nevera.
  • También es muy eficaz añadir 300 ml de vinagre de sidra a un baño tibio para aliviar las quemaduras producidas por el sol. Para refrescar la piel, aplica cuidadosamente por la zona afectada un paño empapado en vinagre de sidra cada hora hasta un total de cinco veces al día.
  • Para la sensación de picor, aplica un yogur o un tomate triturado bien fríos. En los días siguientes, evita ponerte al sol para que no se te pele la piel y aplica crema hidratante constantemente. Lo mejor para las quemaduras es el aloe vera puro o algún aceite de rosa mosqueta. En el caso de que la quemadura sea grave, acude inmediatamente a un dermatólogo.
  • Te aliviará extender sobre la zona afectada una mezcla que elaborarás con tomate natural triturado y 2 cucharadas de bicarbonato. Deja actuar durante 30 minutos y después retira con abundante agua fresca. También puedes aplicar directamente el tomate cortado sobre las áreas afectadas. Aunque resulte incómodo, te ayudará a acelerar el proceso de curación de la piel. Repite la aplicación cada dos o cuatro horas.
  • Agrega dos cucharadas de bicarbonato sódico en agua fría, remueve y lava la zona afectada con la solución. Repite la operación tres veces al día y no te seques las áreas que has empapado con la mezcla: deja que la solución se seque sola en la piel. Este remedio te aliviará las molestias, además de que podrás rehidratar el área quemada y facilitar su recuperación.
  • Gtres
  • Empapa una gasa en leche fría y colócala sobre el área quemada durante media hora cada dos horas.
  • Aplícate yogur sobre las zonas que te duelan y déjalo actuar en la piel durante, al menos, 15 minutos. Después, retíralo con una ducha de agua fría y sécate con cuidado a base de golpecitos con una toalla limpia.
  • Lava el área quemada con una infusión de salvia que se encuentre bien fría.
  • Lava una zanahoria, córtala, aplástala y aplícala directamente sobre la zona afectada. Cubre la cataplasma con una gasa y deja actuar durante tres horas.
  • Añade media taza de harina de avena a una bañera llena de agua fresca o fría. Sumerge las zonas afectadas de 15 a 20 minutos.
  • Bate una clara de huevo y mézclala con dos cucharadas de aceite de oliva virgen y aplica la mezcla sobre la quemadura cada dos horas.
  • Hierve varias hojas de lechuga (o de col) en agua. Luego, cuélalas y déjalas enfriar durante varias horas. Sumerge unas gasas en el líquido que has reservado frío y empapa las zonas enrojecidas.
  • La planta de la manzanilla tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias que ayudan a aliviar la irritación y el dolor de las quemaduras solares. ¿Cómo utilizarla? Haremos una infusión de manzanilla, la dejaremos enfriar y aplicaremos en la piel con ayuda de un algodón o una toalla. Otra opción de gran poder calmante y emoliente consiste en mezclar 25 gramos de flores secas de manzanilla con un cuarto de litro de aceite de oliva virgen y calentar la mezcla, a fuego lento, durante hora y media. Cuela y espera a que enfríe antes de aplicarte una capa de la tisana sobre la zona afectada tres veces al día.
  • Prepara un aftersun de pepino. Este vegetal es uno de los más hidratantes, ya que contiene un 97% de agua. Además, aporta vitaminas A, C, E y aceites naturales que, junto a sus propiedades refrescantes y antiinflamatorias, hacen que sea un producto muy utilizado en tratamientos de belleza para reducir la hinchazón, las bolsas y las ojeras. ¿Cómo utilizarlo? Tritura unas rodajas de pepino y aplica como aftersun en las zonas de la piel a tratar.
  • Melón contra la irritación. Esta veraniega fruta también cuenta con un alto poder hidratante y es rica en vitamina A. Tritura la pulpa de la fruta con un tenedor y aplica en las zonas de la piel afectadas, durante 15 minutos. Si el melón está recién sacado de la nevera, nos proporcionará un frescor extra que resultará muy agradable en la piel irritada.
  • Refresca y calma tu piel cubriendo toda la zona afectada con un puré de sandía que habrás elaborado aplastando la pulpa. Deja actuar el puré de sandía sobre tu piel unos 15 minutos y seguidamente aplícate abundante loción hidratante específica para después del sol.

4 remedios caseros, rápidos y sencillos para evitar la ampolla de las quemaduras

  1. El primero es muy eficaz para evitar que se formen ampollas después de haberte quemado: basta aplicar hielo sobre la parte afectada.
  2. El segundo es igual de sencillo y eficaz, sólo tienes que frotar ligeramente la zona afectada con media patata. Aliviará el dolor e impedirá igualmente la formación de la ampolla.
  3. Si es puro al 100%, el vinagre de manzana ayuda a aliviar las quemaduras solares, calma el dolor y protege la piel de la descamación y la aparición de ampollas tras la exposición solar excesiva. Diluye el vinagre al 50% con agua y aplica en la piel con una compresa durante 15 minutos. Transcurrido ese tiempo, vuelve a empapar la compresa y aplica de nuevo.

Además, investigadores neozelandeses han confirmado que la quemaduras embadurnadas en miel se curan hasta cuatro días antes que las tratadas con métodos tradicionales como las cremas antibióticas. "La miel posee propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que la convierten en un tratamiento ideal para aliviar el dolor, sanar la herida y prevenir la propagación de los daños", declara el Dr. Molan, autor del estudio clínico.

Ya lo sabes, en caso de quemadura, limpia bien la zona afectada con agua y aplica después sobre ella una gasa esterilizada untada en miel. Cambia el vendaje un par de veces al día.

No hay excusa: ni para quemarte ni para aliviar las quemaduras solares en caso de descuido. ¡Disfruta del sol con prevención y sin riesgos!

Te puede interesar
¿Los primeros rayos de sol Consigue una protección y bronceado ideal

¿Los primeros rayos de sol? Consigue una protección y bronceado ideal

Soluciones al acné, quemaduras, picaduras e irritaciones de la piel en verano

Soluciones al acné, quemaduras, picaduras e irritaciones de la piel en verano

La guía completa para un bronceado perfecto, duradero y seguro

La guía completa para un bronceado perfecto, duradero y seguro

Manchas en la piel: cómo combatirlas y prevenirlas

Manchas en la piel: cómo combatirlas y prevenirlas

Temas relacionados  ››