Vestidos de fiesta: ¿cómo lucirlos? ¿me visto de largo o de corto?

Un vestido de fiesta puede ser precioso, pero si lo combinas mal, usas los complementos equivocados o no conoces unas normas básicas puedes arruinar el más bello atuendo. Te decimos con qué es más adecuado combinar un bolero, qué joya resulta natural con un palabra de honor, cuándo elegir un mantón… Además, la eterna indecisión que nos asalta ante cualquier celebración es ¿cómo iré más apropiada? ¿De largo o de corto? ¿Se puede lucir pamela con un traje corto? ¿Y un tocado vestida de largo? ¿Es apropiado lucir un traje mini en una boda de día, o están reservados para la noche? ¿Hasta qué edad está bien visto vestir de corto? Contestamos todas tus dudas.

   actualizado el 09/12/2020 - 7:39 7m
Vestidos de fiesta - EFE

Aunque los hombres no lo comprendan, el 90% de la emoción de una invitación reside en los preparativos y en la elección del estilismo ideal. Te contamos las normas de protocolo estilísticas.

Estilo en corto: fresco y juvenil

Si quieres dejar al personal boquiabierto, luciendo elegante, pero con un toque sexy y juvenil, elige un minivestido de satén. Los trajes minis son el “must” de la temporada, aunque no favorecen a todas las mujeres por igual.

Si no gozas de unas piernas delgadas debes prescindir de lucir los escasos minivestidos, pues tan sólo conseguirían que tus extremidades parezcan más gordas de lo que en realidad son. Pero, si no puedes resistirte, combínalos con unas medias tupidas, que serán en color negro o gris marengo. Así disminuirás el efecto del vestido. Si es muy corto, llegando a parecer más una camiseta larga que un vestido corto, entonces úsalos sólo de noche con medias muy tupidas.

Esta prenda está reservada a mujeres muy jóvenes, ya que una mujer por encima de los cuarenta con un vestido casi inexistente puede llegar a resultar ridículo y fuera de su edad. En caso contrario, que su largo sea justo por encima de la rodilla, podrán lucirse también sin medias, aunque sólo en primavera, verano y si la celebración tiene lugar durante el día.

Vestido corto - EFE
Los vestidos baby doll son los perfectos compañeros de unas bailarinas. Aunque las más "fashion" eligen para sus estilismos de día combinarlos con altísimos zapatos provistos de plataformas delanteras. Casan a la perfección con unos tacones de punta redonda.

En cuanto a los complementos, cinturones corsé, chaquetitas toreras y cartera de mano. Los minivestidos aceptan bien las joyas muy grandes, como pendientes largos o maxianillos.

Los vestidos cortos se llevan con tocados o pamelas, aunque sólo en caso de que la celebración sea diurna.

De larga sofisticación

Cuando una mujer se viste de largo saca a relucir su faceta más glamurosa y sofisticada. Un vestido largo nos convierte en mujeres deseadas, elegantes, sensuales y muy femeninas, pero no siempre son apropiados. Te contamos en qué caso sí puedes llevarlos y cómo hacerlo.

Las pasarelas lanzan propuestas tan versátiles como dispares: trajes cuajados de brillantes, cuentas o plumas que recuerdan a la moda años 20, escote barco o en uve, corte imperio, silueta sirena o estructura años 40.

Los vestidos con forma de camiseta se llevarán para cóctel o fiesta, aunque si es de carácter informal. Los pusieron de moda el genio Gianni Versace y Ralph Lauren. Si los quieres lucir en una gran celebración deberás aderezarlos con la ayuda de complementos espectaculares y muy vistosos, joyas de oro, mantón de Manila y pelo recogido en un moño alto. Para deslumbrar en la noche elígelos en color negro, oro o plata.

Dada su simplicidad se adornan con largos collares de perlas, pendientes y bolsos joya, aunque se pueden llevar al más puro estilo minimalista y lucirlos sin ninguna clase de acompañamiento En cuanto a los zapatos son tan válidos los de punta, conocidos en el argot como "stilettos", como los zapatos en forma redonda. El abrigo que mejor le va es una gabardina en raso o un abrigo negro a media pierna.

Vestido largo de fiesta - EFE

En cambio, las víctimas de la moda pueden elegir trajes de inspiración charlestón. Los vestidos que llevaban las coetáneas de Coco Chanel o Wallis Simpson son los más elegantes y llamativos, pero aptos solamente para damas excéntricas y acostumbradas a llamar la atención. Quedan mejor en mujeres altas y delgadas, pues su corte es recto, sin formas, lo que crea un efecto óptico engordante.

Se caracterizan por cuajarse de brillos, flecos o plumas. Muchos de ellos llevan dibujos de inspiración art decó o art nouveau. Sus accesorios ideales son los abanicos y los tocados en el cabello, que se componen de plumas, lazos, cuentas, tules. Los turbantes también son una buena opción.

Los echarpes en devoré, terciopelo o sedas son buenos compañeros de los vestidos años 20-30. Al igual que los topolinos o los zapatos de punta redonda. Los mezclarás con bolsos vintage, en piel de cocodrilo, visón, muy armados, con boquilla o en rejilla metálica.

Respecto a las joyas elegirás collares maxilargos, pendientes antiguos como dormilonas y anillos gigantes. Las medias serán de rejilla.

Los vestidos largos no son buenos compañeros de tocados y pamelas. Se lucen sólo de noche y quedan mejor con el pelo recogido. Aceptan toda clase de bolsos y quedan espectaculares en mujeres maduras.

Consejos para lucir los vestidos de fiesta con estilo

Si tienes miedo de que tu vestido de fiesta sea muy escotado, te proponemos una solución práctica, muy femenina y a la moda: utiliza un bolero en tul o red, consiguiendo el efecto de “sí, pero no” o como dicen las fashionistas efecto “trampantojo”. El objetivo es no lucir exagerada, pero sí insinuante y sexy.

El chal, aunque más clásico puede surtir el mismo efecto, al igual que el mantón de Manila, prenda con flores bordadas y largos flecos. Los mantones son muy femeninos y favorecen mucho por el movimiento ondulante que generan. Van bien con trajes negros y rojos, aunque en realidad, dada la amplia posibilidad de colores, se pueden combinar con todo tipo de vestidos, tanto largos como cortos y en cualquier gama de color.

Chaquetas, toreras, boleros, abrigos…

Look de fiesta - EFE
  • Las más prácticas preferirán combinar sus trajes con chaquetas, como propone el diseñador italiano Valentino; las cortas, conocidas como toreras por su semejanza con el atuendo de los toreros, estilizan la silueta.
  • Las mañanitas o boleros combinan a la perfección con trajes de inspiración vintage, un estilo más bohemio, con paillettes o cristales visten un traje minimalista o sobrio.
  • Cuando llega el invierno no podrás evitar los abrigos ni las estolas. Las estolas de visón o martas cibelinas van bien a partir de los 30 años, nunca antes.
  • Si prefieres dejar las pieles a un lado, la opción son los abrigos, en rasos, sedas salvajes..., estos deberán ser si es posible muy entallados y que queden dos dedos por encima del vestido, mostrando la parte inferior del mismo.
  • Son muy elegantes también las capas de terciopelo y visten mucho para cualquier ocasión.  

¿Y las joyas?

  • En cuanto a las joyas, los collares de perlas, tanto largos como de gargantilla de varias vueltas van siempre bien con un traje de noche.
  • Esta temporada tienen un espacio destacado los anillos enormes. Los pendientes largos vestirán mucho y llamarán la atención enmarcando tu rostro, maquillaje y peinado. No olvides que si llevas pendientes no es conveniente sobrecargarse de collares, anillos o brazaletes.
  • Los collares babero que recuerdan las vueltas y vueltas en la moda charlestón convierten un sencillo “petit robe noir” en un espectacular vestido joya.
  • Respecto a los complementos, lo más acertado es elegir un bolso pequeño, los maxibolsos están totalmente desaconsejados para los vestidos de fiesta.
  • Otros complementos con los que puedes deslumbrar de fiesta: broches, abanico, guantes largos, brazaletes, horquillas y prendedores de pelo, cinturones...
Te puede interesar
Un peinado para cada tipo de escote

Un peinado para cada tipo de escote

Peinados con tocados

Peinados con tocados

Temas relacionados  ››