Buscar

Desayunos infantiles: ideas sanas que les gustan

Desayunos infantiles: ideas sanas que les gustan
Gtres
3m 5s

¿Te desespera que tu hijo no quiera desayunar? ¿Lo único que admite tomar son alimentos poco saludables como la bollería industrial? ¿No quiere ni oler la fruta?

El desayuno es la comida más importante del día según los nutricionistas. Por ello, los más pequeños deben aprender a tomar un desayuno saludable y completo que les aporte la energía necesaria para un día de escuela y de juegos.

Sin embargo, no siempre es fácil conseguir que los niños se levanten con apetito y con ganas de disfrutar de un buen desayuno. Y a veces acaban, a media mañana, comiendo una pieza de bollería industrial con alto contenido calórico y escaso valor nutritivo.

¿Y qué se puede hacer para conseguir que el desayuno se convierta en uno de sus momentos preferidos?

Quizá necesitan algo más de tiempo y se sienten estresados con las prisas y los horarios que les imponemos los adultos. Por eso, en ocasiones es clave hacer las cosas con más tranquilidad. Dejar que se desperecen a su ritmo e incluso que jueguen unos minutos antes del desayuno.

También puede ser importante hacer partícipe al niño en la preparación del desayuno. No tiene porqué ser complicado. Puede encargarse de algo tan sencillo como poner la mesa, tostar el pan o servir la leche. Para él será un reto y una forma de demostrar que se está haciendo mayor.

De cualquiera de las formas, hay que intentar acompañar al niño mientras desayuna. Ese momento con la compañía de la madre o del padre siempre será un buen punto de partida para comenzar el día.

EL DESAYUNO INFANTIL IDEAL

Por otro lado, el desayuno deberá de ser a base de lácteos, fruta y cereales.

Si no le gusta la leche, se opta por otros lácteos como el yogurt natural o de sabor, o algún queso. En cuanto a la fruta, se puede preparar en zumo o presentarla en trozos pequeños. Y para la fibra se elige entre el pan, los cereales o las galletas.

La presentación de los alimentos es importante para que resulten atractivos a la vista del niño. Por ejemplo, con los trozos de fruta se pueden dibujar formas sencillas como un círculo, un triángulo y un cuadrado, y jugar a elegir qué forma se come primero.

También se puede optar por mezclar lácteos y fruta preparando un rico batido. Por ejemplo, el batido de fresa que te detallamos a continuación, y del que tú también podrás disfrutar:

Ingredientes
  • 400 gramos de fresas naturales lavadas
  • Un litro de leche
  • 100 gramos de azúcar
Se elimina el verde de las fresas y se cortan espolvoreándolas de azúcar. Se dejan reposar dos horas para que suelten su jugo y después se baten con la leche. Si se quiere un batido más denso se puede sustituir un poco de leche por yogurt.

Para una presentación atractiva, se decora con trocitos de fresa natural o con algún banderín o pajita infantil. ¡Está buenísimo! ¡Y es apto para toda la familia!