Buscar

Los mejores pediluvios caseros: cuidado natural para los pies

Los pediluvios o baños de pies pueden aliviar eficazmente el cansancio, la hinchazón, suavizar la piel y atenuar zonas antiestéticas en tan solo unos minutos y en la comodidad de tu hogar. Cuando los descubras, no podrás pasar sin ellos.

   actualizado el 02/8/2019 - 7:47 5m 34s
Pediluvio - Storyblocks

Una de las mejores maneras de cuidar tus pies de forma natural es sumergirlos durante unos minutos en un pediluvio regenerador. Se llevan a cabo con la ayuda de aceites esenciales, sales o hierbas que se escogen según necesidad. Además de conseguir aliviar eficazmente la hinchazón, el cansancio, suavizar la piel o atenuar zonas antiestéticas, la sensación de bienestar y relax repercutirá en todo el organismo.

Pediluvios

Seguidamente se describen algunos tipos de pediluvio que podrás disfrutar en la comodidad de tu hogar, pudiendo elegir uno u otro teniendo en cuenta la necesidad del momento.

  • Para cada pediluvio se necesitan unos 5 litros de agua.
  • Todos los preparados sugeridos para cada uno de los pediluvios pueden adquirirse en herbolarios o farmacias.

Pediluvio energizante

Si la jornada se presenta agotadora, nada mejor que comenzar el día con un baño de pies que dote a tu organismo de máxima energía.

Preparación:

  1. Mezclar 3 cucharadas de bicarbonato de sodio con 1 cucharadita de alcanfor natural en polvo. Disolver en agua fría y sumergir los pies durante 10 minutos.

Pediluvio suavizante

La deshidratación en los pies es muy frecuente, sobre todo la zona del talón, aunque también pueden verse afectada la planta y los dedos. La sequedad además de ser antiestética, puede generar problemas de postura e incluso dificultades al caminar. Si tus pies piden a gritos recuperar su suavidad, este es tu pediluvio.

Preparación:

  1. Mezclar ½ vaso de aceite de germen de trigo, 3 cucharaditas de arcilla blanca y 1 cucharada de germen de lino.
  2. Verter la mezcla en un barreño sin agua y frotar los pies a fondo, insistiendo en las zonas más resecas.
  3. Después se añade agua muy caliente manteniendo los pies sumergidos durante 5 minutos.
  4. Finalmente se enjuaga con agua tibia.
Pediluvio - Fotolia

Pediluvio desodorizante

En ocasiones y aún prestando especial atención a la higiene de los pies, una sudoración con un pH muy ácido requiere un tratamiento específico desodorizante. Tus pies se mantendrán perfumados durante el día con el pediluvio de cedro.

Preparación:

  1. Verter 10 gotas de aceite esencial de cedro en el agua destinada al pediluvio, que deberá estar bien caliente.
  2. Dejar los pies en remojo de 5 a 10 minutos.
  3. Finalmente se enjuaga con agua tibia.

Pediluvio antiinflamatorio

La hinchazón de los pies es un inconveniente frecuente provocado por una circulación deficiente que viene acompañada en muchos casos de retención de líquidos y sensación de pesadez. El pediluvio de vid roja deshincha los pies aportando una inmediata sensación de bienestar.

Preparación:

  1. Verter en un barreño agua muy caliente y añadir 1 cucharada de tintura madre de vid roja.
  2. Dejar los pies sumergidos en el agua y frotando el uno con el otro unos 5 minutos.
  3. Finalmente se enjuaga con agua fresca y se secan cuidadosamente.
Pediluvio - Fotolia

Pediluvio relajante

Después de un día agotador, agradecerás acceder a un estado de relajación profunda que invite a disfrutar de un sueño reparador. Sin duda, el pediluvio de mandarina es uno de los mejores remedios naturales contra el insomnio.

Preparación:

  1. Verter 15 gotas de aceite esencial de mandarina en un barreño con el agua muy caliente.
  2. Antes de sumergir los pies en el agua se mantienen 10-15 segundos bajo el chorro de agua fría.
  3. Después se dejan los pies en remojo de 5 a 10 minutos.
  4. Finalmente se secan con cuidado.

Pediluvio de cardamomo para los pies cansados

Si eres de las que no paran, y al final de la jornada tus pies acusan el cansancio, nada mejor para afrontar la fatiga y robustecer los pies que un pediluvio de cardamomo:

Preparación:

  1. Introducir 10 bayas de cardamomo en un barreño con agua templada.
  2. Sumergir los pies e intentar sujetar y aplastar las bayas con los dedos para provocar la salida de la esencia, con efecto revitalizante y estimulante de los músculos y la circulación.
  3. Permanecer con los pies en remojo durante 10 minutos como mínimo y secarlos después cuidadosamente con una toalla.

Pediluvio de hierbas especial contra los pies cansados y doloridos

Tras la carrera por encontrar las mejores rebajas en las tiendas más chic de la ciudad, puede que tus pies estén acusando el cansancio, sintiéndolos doloridos y poco confortables. Te proponemos disfrutar de un baño de pies para recibir ese alivio necesario que los grandes olvidados precisan, ¡para que nada te pare!

Para elaborar el baño de hierbas que aliviará tus pies cansados y los dejará tersos, suaves y en forma, necesitas:

  • 1 puñado de manzanilla
  • 1 puñado de poleo-menta
  • Unas hojas de laurel
  • 1 pizca de bicarbonato
  • 2 litros de agua

Preparación:

  1. Pon a calentar el agua y cuando esté hirviendo retira del fuego y añade la manzanilla, el poleo y las hojas de laurel. Deja reposar, cuela y agrega una pizca de bicarbonato.
  2. Vierte la infusión en un barreño amplio y añade agua caliente en cantidad necesaria para poder disfrutar de este relajante baño de pies.
  3. No olvides mover los pies y tobillos ligeramente en el agua de vez en cuando haciendo círculos, y aprovecha para mover también los dedos.
  4. Después de unos minutos, seca suavemente los pies con una toalla limpia, sin olvidar las zonas de piel entre los dedos.
  5. Seguidamente hidrátalos con unas gotas de aceite puro de almendras dulces para recuperar la suavidad y tersura de tus pies.
  6. Además, es recomendable que los cubras con unos calcetines de algodón. ¡Verás el cambio!

Pediluvios de salvia

Los pediluvios de salvia, pese a no tener un efecto desodorante, consiguen regular la transpiración, estando especialmente indicados en aquellas personas que permanecen mucho tiempo con los pies tapados, llevan zapatos que no permiten una suficiente transpiración, o bien para quienes sufren de sudoración excesiva en los pies.

El procedimiento del pediluvio de salvia es muy sencillo:

  1. Licuar un puñado generoso de salvia fresca con un poco de agua mineral con gas.
  2. La mezcla obtenida se aplica en los pies, incidiendo sobre la planta y practicando un suave masaje.
  3. Después se sumergen en un barreño lleno de agua que estará casi fría.
  4. Tras 5 minutos se aclaran bien los pies con agua caliente y se secan cuidadosamente con una toalla limpia.
Temas relacionados  ››