Buscar

Dieta rejuvenecedora: los alimentos que te ponen guapa

¿Sabías que la alimentación influye en el proceso de envejecimiento y puede conseguir ralentizarlo? Proteínas, grasas sanas, y una importante dosis de antioxidantes procedentes de fuentes vegetales, junto al insuperable té verde son algunos de los alimentos que no pueden faltar en tu cesta de la compra ¡Descubre las claves de la dieta que te rejuvenece por dentro y por fuera!

10m 37s
Gtres

Los productos cosméticos son sin duda una gran ayuda a la hora de mantener nuestra piel más joven y tersa, pero son muchos los alimentos que contienen los mejores ingredientes naturales para hacer que el proceso natural de envejecimiento se retrase en lo posible.

Los síntomas visibles del envejecimiento no son solo causados por agentes externos como la contaminación ambiental, el tabaco o el sol, que provocan los temibles radicales libres, sino también son fruto del proceso interno de oxidación que se produce en nuestro organismo. Es por eso que lo que comemos sí se refleja en el estado general de nuestra piel, nuestro cabello o nuestras uñas.

Una dieta sana y equilibrada, como la mediterránea, es un magnífico antídoto contra el envejecimiento porque incluye la mayoría de esos alimentos ricos en vitaminas, minerales y ácidos esenciales que ayudan a mantener jóvenes las células de nuestro organismo.

Junto a los alimentos ricos en proteínas y carbohidratos, indispensables para aportarnos la energía necesaria para la actividad diaria, un menú que tenga como objetivo combinar belleza y salud debe incluir algunos especialmente recomendables por su rica composición. Y es que, entre otras virtudes, los alimentos poseen vitaminas, proteínas, minerales y antioxidantes que, además de convertirlos en un bocado delicioso, mejoran la salud y la belleza. Por ejemplo, los albaricoques y las fresas contribuyen a frenar la degeneración celular, mientras que las naranjas y mandarinas, ricas en vitamina C, fortalecen las paredes capilares.

Gtres

Las frutas, entre ellas los cítricos, son una de las fuentes naturales de antioxidantes más importantes a nuestro alcance. Su alto contenido en vitaminas, principalmente la C, y su aporte en fibra, indispensable para depurar el organismo, las convierten en un perfecto aliado de belleza. Naranja, pomelo, kiwi, mango, piña y mención especial para las bayas y frutos rojos. Mención especial merecen los arándanos, que poseen componentes que impiden que las bacterias permanezcan entre los dientes y encías, y ayudan a lucir una sonrisa bonita y brillante. Es importante tomar los arándanos al natural, como snack, y no en zumos azucarados.

La vitamina E es considerada la vitamina de la belleza por su alto poder para neutralizar la acción de los radicales libres y por su capacidad para regenerar los tejidos. Este tesoro de la naturaleza se encuentra en los aceites vegetales de oliva, girasol y soja, en algunos frutos secos como las avellanas, los pistachos o los cacahuetes y en proporciones muy aconsejables en el aguacate y en los cereales integrales. Cabe resaltar que el desayuno estrella de Instagram no es el aguacate por casualidad, sino porque es un antioxidante natural con marcados efectos de belleza en el cabello y en la piel. Ayuda en la lucha contra las arrugas, fomenta la regeneración celular y la circulación, además de aliviar las irritaciones de la piel.

Una rica ensalada, aliñada con alguno de estos aceites, que incorpore además unos frutos secos puede ser un auténtico elixir de juventud.

Verduras y hortalizas de hoja verde aportan la mayoría de los minerales necesarios para mantener una piel firme y luminosa y una melena envidiable: magnesio, hierro, selenio, potasio y vitaminas se esconden en berros, espinacas, acelgas o brócoli. También debes incluir en tu dieta rejuvenecedora las hortalizas y frutas que tienen ese característico color rojo anaranjado: tomate, zanahoria, calabaza, pimiento rojo, albaricoques… porque no sólo tienen propiedades antioxidantes sino que, además, son ricas en betacarotenos (vitamina A) necesarios para proteger la piel de las agresiones externas y mantener brillante el blanco de los ojos.

Si tu piel ha perdido luminosidad y la notas apagada, toma a diario un vaso con el líquido de haber cocido 3 cebollas, unas ramitas de apio y algunas endibias. Conseguirás eliminar toxinas y tu piel estará más hidratada y luminosa.

Poseedor de vitaminas tan importantes como la A y la C, así como de la B1, B2, B5 y E, el tomate es una de las hortalizas que más se consumen en todo el mundo. Bajo en grasa y calorías, la mayoría de los médicos lo incluyen en las dietas para bajar de peso. También lo recomiendan para depurar el organismo, reducir el colesterol, aplacar el dolor artrítico, reforzar el sistema inmunitario, inducir el sueño y tonificar el sistema nervioso.

El tomate, compuesto en un noventa por ciento por agua, es rico en potasio, fósforo, magnesio, calcio, yodo, zinc, hierro, cobre y flúor. Entre sus múltiples propiedades, gracias a su alto contenido en licopeno, destaca su función antioxidante, encargada de proteger al organismo de la acción de los radicales libres, principal causante del envejecimiento prematuro.

El licopeno es un pigmento natural que mejora la densidad de la dermis y salvaguarda el colágeno. En belleza, el zumo de tomate se utiliza como tónico facial mientras que su pulpa, a modo de mascarilla, está indicada para mimar las pieles secas.

Rico en vitamina E y agua, el pepino resulta uno de los alimentos más eficaces para el cuidado y la hidratación de la piel. Triturado y aplicado sobre la dermis aporta suavidad y frescura. También posee efecto calmante tras una larga exposición solar. "Su zumo, depurativo y desintoxicante, evita la caída del cabello, previene las arrugas y mejora el acné y la artritis, además de ayudar a eliminar líquidos y las manchas del cutis. También es útil para aclarar las pecas y fortalecer el cabello y las uñas", explica Albert Ronald. Aplicado en forma de rodajas sobre los párpados ayuda a activar la microcirculación y atenuar su hinchazón.

EFE
Los ácidos grasos esenciales son aquellos que forman parte de la estructura de las propias células. Son casi un "lubricante" que no solo aporta múltiples beneficios para el conjunto de la salud (descenso del colesterol y efecto preventivo de enfermedades cardiovasculares) sino que también contribuyen a mantener la elasticidad de la piel. Uno de los más importantes, el ácido Omega 3, se encuentra fundamentalmente en el pescado. Consumir dos o tres veces a la semana: caballa, atún o salmón, no sólo es un hábito saludable y una manera de reducir grasas, sino, además, una sencilla forma de mantenerte joven. Por su parte, el Omega 6 contribuye a la formación de las membranas celulares, indispensables para el buen estado general del organismo. Puedes encontrarlo, por ejemplo en las "humildes" borrajas y en algunas semillas como las de girasol.

La cebolla, rica en antioxidantes, los huevos, con nutrientes indispensables, la leche y sus derivados, con alto contenido en calcio para proteger tus huesos son también alimentos a incluir en esta dieta de belleza en la que tampoco pueden faltar dos de los "cosméticos" naturales más recomendables: la soja y el té verde.

Gtres
El valor nutritivo de la soja la convierte en un alimento de propiedades únicas. Es rica en proteínas (casi como la carne) y contiene prácticamente todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita. Aporta calcio, fósforo, potasio, vitamina E y B. Por si todo esto fuera poco, contiene isoflavonas, compuesto vegetal del alto poder antioxidante que además ayuda al equilibrio hormonal especialmente con la llegada de la menopausia. Por su parte, el té verde contiene catequinas, un compuesto (polifenoles) que, según diversos estudios, es más eficaz contra los radicales libres que la vitamina C o E (hasta 40 veces más efectivo). Para que se noten sus resultados es necesario consumirlo con frecuencia, al menos dos tazas al día, hábito que también contribuirá a depurar el organismo y a eliminar excesos grasos (recomendable para dietas que persigan bajar unos kilitos).

Originaria de América, la patata es un potente antiinflamatorio y favorece el sistema nervioso. Resulta ideal para combatir las bolsas de los ojos y las ojeras. "El zumo de la patata cruda calma la piel quemada por el sol y es un excelente limpiador facial. Rayada, cura las quemaduras, y asada o cocida combate los incómodos granos del acné juvenil", cuenta Albert Ronald Morales en su libro "Frutoterapia y belleza".

La vieja recomendación de no dejar de lado las legumbres en nuestra dieta tiene su razón de ser, y es que alimentos como las alubias contienen proteínas, zinc y biotina. ¿Cómo repercuten estos componentes en nuestro aspecto físico? El cabello lucirá más fuerte, hidratado y largo.

No podemos olvidarnos del yogur, uno de los alimentos en alza por su contenido en proteínas y su poder saciante, que guarda un truco de belleza bajo la manga: sus aminoácidos ayudan a combatir las ojeras y las bolsas que se forman en torno a los ojos.

El arroz

Con muy pocas proteínas, pocas calorías y con mucho hidrato de carbono, el arroz, el cereal que más se consume en el mundo, resulta ideal para minimizar los problemas gastrointestinales y está recomendado para las personas hipertensas, con el colesterol alto o con enfermedades renales.

En el mundo de la belleza está muy valorado por sus propiedades emolientes, capaces de calmar las irritaciones epidérmicas en las pieles más estresadas y de combatir los granos más rebeldes, por su contenido en gama-orizanol, antioxidante cotizado en los tratamientos antienvejecimiento. Su cáscara también es muy apreciada por ser un eficaz filtro solar.

La industria cosmética lo incluye en sus fórmulas porque posee hidrolat, una sustancia rica en aminoácidos capaz de estimular la síntesis de colágeno. El aceite de arroz se convierte en el nutriente perfecto para las pieles más sensibles, mientras que el polvo de arroz es el mejor aliado para eliminar del rostro la grasa y otorgarle un aspecto mate y aterciopelado.

Melatonina, la hormona de la juventud en tu despensa

Desde hace varios años se ha demostrado que muchos órganos y tejidos del organismo producen melatonina, hormona que además se encuentra en muy altas concentraciones en la médula ósea, bilis y líquido cefalorraquídeo. Su potente efecto antioxidante y antiinflamatorio ayuda a paliar los estragos del paso del tiempo actuando frente a los procesos del envejecimiento. Con la edad, el organismo fabrica cada vez menos y necesitamos obtenerla, ya sea a través de los alimentos o en comprimidos.

Dado que se trata de una hormona natural en el organismo de animales, plantas y en el cuerpo humano, algunos alimentos son especialmente ricos en ella, que no falten en tu despensa:

  • Vino tinto
  • Té verde
  • Plátanos y cerezas
  • Nueces, pipas, anacardos, sésamo
  • Menta, tomillo, salvia
  • Algas

Sabiendo que somos (y aparentamos) lo que comemos, está claro que en nuestra dieta no pueden faltar algunos de estos alimentos.

FOTOS

 
Ir a la foto Halle Berry sigue una dieta para mantener su figura
Ir a la foto Jessica Alba sigue la dieta Fibra 35
Ir a la foto Olivia Wilde elige una dieta vegana
Ir a la foto Gwyneth Paltrow sigue la dieta détox

Halle Berry sigue una dieta para mantener su figura

Foto Halle Berry sigue una dieta para mantener su figura
Gtres

La actriz lleva una dieta en la que no faltan cebollas, pimientos y uvas negras. Al parecer, no le sienta nada mal.

Jessica Alba sigue la dieta Fibra 35

Foto Jessica Alba sigue la dieta Fibra 35
Gtres

La actriz mantiene su figura gracias a una dieta con alto poder saciante y rica en fibra.

Olivia Wilde elige una dieta vegana

Foto Olivia Wilde elige una dieta vegana
Gtres

La actriz de House sigue una dieta basada principalmente en frutas y verduras que incluye cereales, avena, arroz y soja. Parece que funciona porque ella se mantiene delgada y estupenda.

Gwyneth Paltrow sigue la dieta détox

Foto Gwyneth Paltrow sigue la dieta détox
Gtres

Al parecer la actriz lleva una dieta desintoxicante para mantener su peso a raya. En la dieta están prohibidos el alcohol, los azúcares, las bebidas gaseosas y los fritos: quizá pueda parecer algo estricta, pero a ella le funciona.

Temas relacionados  ››