Buscar

Descubre el jengibre: una raíz que llena de propiedades, sabor y aroma tus recetas

Descubre cómo conservar y usar el jengibre para dar el toque perfecto de sabor y aroma a tus platos.

3m 11s
Jengibre

El jengibre es una raíz a la que se le pueden asociar múltiples propiedades curativas y cuya popularidad ha crecido en los últimos tiempos. Es excelente en el tratamiento de numerosas dolencias como la hipercolesterolemia, la artritis y problemas digestivos tales como diarreas, indigestiones, cólicos, náuseas, además de aliviar la acidez. Prepara una infusión con una cucharada sopera de raíz de jengibre por cada taza de agua y deja hervir 5 minutos, resultará ideal consumirla tras la comida para eliminar los gases y aligerar la digestión.

Además, según un estudio realizado en la Universidad de Medicina de Taiwan, el jengibre puede ser un remedio económico y completamente natural para eliminar la diarrea infantil, enfermedad que en muchos países acaba con la vida de los pequeños debido a la deshidratación. El jengibre posee componentes capaces de inhibir la unión de la toxina de la bacteria E.coli -causante de la diarrea- con las células del intestinto, cesando así la diarrea.

Esta raíz es ideal en dietas de adelgazamiento o simplemente cuando quieres mantener tu peso bajo control, ya que estimula el metabolismo y ayuda a perder grasa. El jengibre fresco, además, evita los incómodos gases que hinchan el vientre. Por todo ello, resulta de gran ayuda para reducir centímetros en la zona abdominal.

Por si fuera poco, es muy potente para los problemas del aparato respiratorio como amigdalitis, asma, gripe, resfriados y bronquitis. También combate las migrañas, equilibra los niveles de azúcar en el organismo, elimina toxinas y estimula la circulación sanguínea. ¿Alguien da más? No hay duda de que en realidad es un tubérculo casi milagroso.

Lo más habitual es tomarlo como infusión, pero también puede emplearse directamente como condimento en numerosos platos. De hecho, se ha convertido en el complemento perfecto de salsas, cremas y recetas de carnes, aves y pescados. Eso sí, por su intensidad de sabor, picante y muy aromático, debe utilizarse en pequeñas dosis.

Desde Yocomobien.es nos invitan a descubrir cómo utilizar y conservar el jengibre, que podemos encontrar en los establecimientos presentado de diversas formas:

La raíz de jengibre fresco. Se mantiene perfectamente en el frigorífico durante varias semanas y se puede incluir en recetas de varias formas: rallado, picado finamente, machacado o cortado en palillos.

Jengibre seco o molido. Se conserva durante más tiempo que el fresco, pero con el tiempo puede perder algo de aroma y sabor. Se debe conservar en recipientes herméticos y almacenar en un lugar fresco y seco.

Jengibre en conserva o encurtido. Se considera un elemento indispensable en la cocina oriental y más concretamente del sushi. Se trata de jengibre marinado en vinagre de arroz con azúcar y sal, que se conserva en frascos herméticos y se mantiene bastante tiempo por la presencia de vinagre.

Galletas de jengibre - Tulipán
Independientemente de que el jengibre se puede utilizar en infinidad de recetas, lo encontramos principalmente en repostería, sin duda la forma más popular son las galletas de jengibre navideñas típicas de Estados Unidos e Inglaterra, cuya receta puedes encontrar aquí.

No se puede olvidar que esta raíz es un buen condimento para hacer salsas, como la de soja o el curry, sopas y cremas. También puede acompañar platos elaborados con carnes, aves, pescados y derivados como el sushi, mariscos y hortalizas.

Temas relacionados  ››