¿Cómo controlar el exceso de sudor o hiperhidrosis? Los famosos también lo sufren

Si el verano supone una tortura para ti debido al exceso de sudoración, ficha nuestros consejos, remedios naturales y los tratamientos más eficaces para volver a recuperar tu seguridad.

   actualizado el 19/7/2021 - 6:37 12m 47s
Gtres

Sudamos porque nuestro organismo necesita eliminar toxinas y mantener una correcta y constante temperatura corporal. Se trata por tanto de un proceso fisiológico totalmente saludable y natural. Sin embargo, a pesar de sus virtudes, quienes transpiran en exceso sufren un auténtico calvario provocando en algunos casos problemas de autoestima, aislamiento social y crisis de ansiedad. El problema se produce cuando las glándulas sudoríparas eliminan un exceso de agua produciendo sudor de manera casi constante y en una cantidad que llama la atención. Es lo que se conoce como hiperhidrosis y existen distintos métodos para regular esa sudoración excesiva o incluso conseguir que, definitivamente, deje de ser un problema que puede afectar de forma importante a la autoestima y a las relaciones sociales.

La llegada del verano y el calor puede significar un problema para muchas personas que sufren exceso de sudor o hiperhidrosis. El temido sudor afecta al propio bienestar de la persona que lo sufre, interfiriendo de forma negativa en los diferentes ámbitos de su vida.

¿Qué es el sudor?

Como nos explica la Dra. Maribel Serrano, experta en hiperhidrosis, "el sudor es un mecanismo de defensa del organismo para mantener una correcta temperatura corporal, y evitar que se alcancen niveles críticos y que pueda llegar a afectar al funcionamiento de los órganos. La temperatura corporal es más baja mientras dormimos, y más alta cuando estamos despiertos, aumentando según la actividad que se realice".

¿Por qué sudamos?

La transpiración cutánea es el resultado de la actividad de las glándulas sudoríparas presentes en nuestra superficie cutánea. De su continuo trabajo, regulado por estímulos nerviosos, hormonales y ambientales, la sudoración se produce en mayor o menor medida. A través de la producción del sudor y de su salida a la capa epidérmica se activan dos mecanismos fundamentales, por un lado la eliminación de sustancias que el organismo no necesita, por otro, la termorregulación.

La composición del sudor varía según la persona, el momento y la zona cutánea, pero dado que se trata de un derivado del plasma sanguíneo, es muy parecido a éste, siendo sus principales componentes el sodio, cloro y potasio, junto con la urea y el ácido láctico. Además, contiene una pequeña cantidad de glucosa.

Incluso cuando no se percibe que se suda, en el transcurso del día se produce una sudoración continua, en torno a 500 ml. Sin embargo, en determinadas circunstancias, por ejemplo, mientras la práctica de ejercicio físico, la sudoración aumenta considerablemente.

Por otra parte, el sudor, además de desempeñar una importante función fisiológica, es responsable de la formación de olores desagradables, ya que aunque la secreción producida por las glándulas sudoríparas no desprende ningún olor, éste se forma con la acción de la flora bacteriana presente en la piel. Es por ello que cada persona tiene un olor propio.

Las causas que pueden provocar sudoración son:

  • La realización de ejercicio
  • La excitación emocional
  • Una tasa metabólica basal alta
  • La ingesta de alimentos
  • La contracción de los músculos esqueléticos
  • La vestimenta
  • La humedad ambiental

Estas causas pueden provocar un sudor excesivo, cuya patología se denomina hiperhidrosis, que llega a afectar a una de cada 1.000 personas.

Sudor - Pixabay

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es un problema que afecta a millones de personas y que se localiza generalmente en la palma de las manos, la planta de los pies o axilas y que se debe a una incapacidad del cuerpo de regular de forma adecuada la temperatura corporal. Si tu caso es preocupante, debes consultar al médico porque habrá que determinar las causas que provocan esta disfunción. Una sudoración excesiva puede ser síntoma de que algo no funciona correctamente: trastornos hormonales, tiroides, reacción a algún medicamento, ansiedad… También, el origen puede estar en un problema de estrés o de ansiedad no controlado. En cualquier caso, el especialista determinará qué solución es la correcta para ti.

2 tipos de hiperhidrosis

Se pueden distinguir dos tipos de hiperhidrosis (secreción excesiva de sudor):

Sistémica o generalizada

Se observa en variadas circunstancias: embarazo, obesidad, menopausia, ansiedad, hipertiroidismo, consumo de alcohol y opiáceos.

Localizada o emocional

Se desencadena por estímulos estresantes y emocionales. Afecta por regla general a las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas y región craneofacial, padeciéndola una de cada 10.000 personas, y por lo general se manifiesta desde la infancia. Se desconoce lo que la ocasiona y se cree que es motivo de una hiperactividad del sistema vegetativo simpático.

Consejos contra el sudor excesivo o hiperhidrosis

Lógicamente, extremar las medidas de higiene, el aseo diario, resulta fundamental, no porque este hábito necesario haga que disminuya la producción de sudor, sino porque evitará que posibles bacterias lo puedan alterar provocando un olor desagradable. Si la persona suda mucho se aconseja un mínimo de dos lavados diarios con agua y jabón. Si no es posible, se pueden utilizar toallitas húmedas o algodones empapados en alcohol e ir limpiando las axilas cada vez que el sudor incomode. De todos modos, no te obsesiones. El sudor en sí mismo no huele mal. Si sudas, aunque te preocupe esa mancha poco estética que te hace sentir incómoda, puedes estar tranquila porque tu ducha diaria es la mejor garantía de ausencia de malos olores.

Además, puedes aliviar el problema siguiendo unos sencillos consejos:

Gtres

  • El vello y la humedad favorecen el sobrecrecimiento bacteriano que provoca la descomposición del sudor, de manera que, mantén tus axilas depiladas. Ayudarás así a que no se acumule el sudor y dificultarás la acción perjudicial de las bacterias, causantes del mal olor.
  • Utiliza a diario un desodorante hipoalergénico y que no contenga alcohol. Si es posible, elige desodorantes libres de parabenos.
  • Utiliza ropa limpia a diario y que sea transpirable. Los tejidos sintéticos no permiten la transpiración y lo único que hacen es agravar el problema. En cambio, las prendas hechas de algodón, seda o lino dejan que la piel respire de forma natural y, al mismo tiempo, que el sudor se evapore y no deje una incómoda mancha húmeda bajo la axila. Elige ropa cómoda, holgada, para facilitar la transpiración y, preferiblemente, opta por aquella de tejidos naturales.
  • El calzado que utilicemos también debe ser transpirable y hemos de cambiarlo con frecuencia. En verano, ponte zapatos abiertos y en invierno elige los transpirables para limitar en lo posible el sudor de los pies.
  • Limita el consumo de alimentos picantes como el curry la cayena o el pimentón (producen vasodilatación que eleva la temperatura corporal), así como las comidas muy especiadas (influyen en las características y olor del sudor eliminado). Procura no tomar alcohol (sus calorías "vacías" harán que sudes más). A su vez, la cafeína presente en el café o en las bebidas energéticas activa el organismo y estimula las glándulas sudoríparas. En general, tomar alimentos o bebidas que alteren la temperatura (por ejemplo, si están muy calientes o muy frías) nos hará sudar más, ya que modifica nuestra temperatura corporal. Ante un cambio de temperatura, el organismo necesita transpirar para volver a equilibrarla.
  • Por otro lado, algunos alimentos aunque son muy saludables contienen azufre, lo que produce que el sudor que emanamos tenga un olor más fuerte. Estos alimentos son: las verduras de la familia de las coles, como la coliflor, coles de bruselas o repollos, etc.
  • Además, se recomienda incluir en la dieta alimentos ricos en vitamina C porque ayuda con la absorción de hierro, que se puede perder debido a la sudoración excesiva.
  • Si sudamos mucho, puede deberse a una falta de magnesio en la dieta. Añadir espinacas, almendras, legumbres o pistachos ayudará a regular los niveles de magnesio. Por otro lado, debemos huir de los alimentos grasos, como la comida rápida o el chocolate, la mantequilla, los embutidos, el queso... ya que nos harán tener una digestión más pesada y acabaremos sudando más.
  • El cuerpo necesita estar hidratado, especialmente en verano. Cuando sudamos, perdemos gran cantidad de líquidos y sales minerales que deben reponerse. Igualmente, si el cuerpo no está bien hidratado, no podrá regular la temperatura correctamente y transpirará más para intentar equilibrarla. Por eso, hay que tener siempre agua a mano y no esperar a tener sed para beber. Lo recomendable es beber entre 2,5 y 3,5 litros.
  • Gtres
  • Para evitar al máximo el sudor excesivo aplica en tus axilas, dos o tres veces por semana, un antitranspirante. ¡Ojo! no es lo mismo que un desodorante, que sólo aporta frescor y fragancia. Un antitranspirante incorpora en su composición distintas sales de aluminio capaces de taponar algunos de los poros por los que sale el sudor, de forma que sí reduce eficazmente su presencia externa.
  • Cuando tenemos ansiedad, tensión o estrés se acelera nuestra respiración y ritmo cardíaco, esto hace que bombeemos más sangre y consumamos mayor energía al hacerlo, provocando un aumento de la temperatura corporal y de la sudoración. Hacer ejercicios de relajación a diario o practicar yoga o pilates puede ayudarnos a estar más tranquilos y menos estresados en nuestro día a día.
  • Es muy importante tener una mentalidad positiva para evitar situaciones de estrés innecesarias. Las personas con problemas de sudor excesivo suelen sentir frustración y rabia. Sin embargo, estas emociones negativas no ayudan a sentirse mejor sino que empeoran la situación y hacen sudar más. Por eso, hay que ser consciente de lo que pasa, aceptar el problema y reforzar la mente con pensamientos positivos que generen tranquilidad y que ayudarán a restarle importancia al sudor.

Soluciones caseras contra el exceso de sudor

Los remedios caseros también pueden ser un excelente aliado para combatir el problema, ayudando a controlar de manera efectiva y muy sencilla ese sudor que te parece excesivo.

Las infusiones de salvia dan excelentes resultados para regular la secreción de sudor. Hierve dos cucharaditas de las hojas de esta planta en medio litro de agua y toma al menos un vaso diario.

Los aceites esenciales también pueden ayudarte. Unas gotas de aceite esencial de ciprés diluidas en agua son perfectas para dejar tus pies frescos y con el sudor bajo control. Lo mismo ocurre con el aloe vera. Diluye unas gotas de su aceite esencial en el baño o mézclalas con algún otro aceite neutro (oliva, almendras…) y, con una gasa, aplica unos minutos en las axilas. Te quedarán ultra suaves y, además, dadas las propiedades antibacterianas y fungicidas del aloe, perfectamente protegidas contra la posible aparición de olor desagradable.

También puedes hacer tu desodorante casero hirviendo en medio litro de agua una cucharada pequeña de tomillo y una de romero. Cuando la mezcla esté fría, añade un chorrito de vinagre de manzana (más suave y menos oloroso que el de vino). Aplícatelo mediante un disco, gasa o algodón en las axilas cada noche.

Gtres

Soluciones medico-estéticas contra la hiperhidrosis

Si crees que tu problema necesita una solución más radical, infórmate sobre otras opciones a tu alcance (previa consulta médica). Tienes, por ejemplo la iontoforesis, un tratamiento que se basa en la introducción de iones mediante suaves corrientes eléctricas (permiten el control del sudor de manera temporal, máximo 2-3 días).

Otra solución son las inyecciones de toxina botulínica en la zona conflictiva (axilas, manos, pies), la única opción no quirúrgica capaz de bloquear la hiperactividad de las glándulas que generan el sudor. El conocido como botox paraliza la actividad de las glándulas sudoríparas dificultando en gran medida que puedan expulsar el sudor (no todos los expertos aconsejan esta técnica porque hay que recordar que el sudor es un método de regulación del propio organismo).

Desde hace más de 20 años el botox es utilizado en especialidades como oftalmología y neurología en tratamientos de larga duración en niños y en cantidades 10 veces superiores a las utilizadas en el tratamiento de la hipersudoración. Así que, como conclusión, podemos destacar que la cantidad que se usa en este tipo de tratamiento es muy pequeña y adecuada para que el botox actúe contra el sudor.

También es un método temporal, siendo capaz de inhibir entre seis y dieciocho meses el neurotrasmisor responsable de la sudoración. El paciente puede incorporarse a su vida diaria de forma inmediata. El resultado podrá apreciarse a partir del tercer o cuarto día y con el paso de los días se observará una reducción progresiva del sudor en la zona tratada.

Por último, el tratamiento más extremo es la cirugía laparoscópica, encaminada a anular la acción de los nervios que emiten la señal para que las glándulas sudoríparas entren en acción. Por supuesto, es una operación que requiere para su correcta realización cirujanos especialistas en la materia.

Te interesa saber que...

  • Normalmente en condiciones de reposo sudamos algo más de 1 litro al día, la cantidad se incrementará hasta 1 litro por hora si realizamos algún ejercicio.
  • Deportistas de élite pueden llegar a sudar hasta 4 y 5 litros por hora.

FOTOS

 
Ir a la foto Jennifer Hudson luce mancha de sudor en la axila
Ir a la foto Garima Parnami luce una gran mancha de sudor en la axila
Ir a la foto Tom Cruise luciendo una gran mancha de sudor en la axila
Ir a la foto Charlie Sheen sudoroso
Ir a la foto Cristiano Ronaldo luciendo su axila sudorosa
Ir a la foto David Bustamante luce manchas de sudor en las axilas

Jennifer Hudson luce mancha de sudor en la axila

Foto Jennifer Hudson luce mancha de sudor en la axila
Gtres

La cantante y actriz Jennifer Hudson, delatada por su vestido.

Garima Parnami luce una gran mancha de sudor en la axila

Foto Garima Parnami luce una gran mancha de sudor en la axila
Gtres

Garima Parnami tuvo un descuido y no se percató de la gran mancha de sudor que lucía en su axila.

Tom Cruise luciendo una gran mancha de sudor en la axila

Foto Tom Cruise luciendo una gran mancha de sudor en la axila
Gtres

Tom Cruise parece sufrir un exceso de sudoración, solo hay que observar la gran mancha de sudor que luce en su axila.

Charlie Sheen sudoroso

Foto Charlie Sheen sudoroso
Gtres

Charlie Sheen nos deja su instantánea más sudorosa.

Cristiano Ronaldo luciendo su axila sudorosa

Foto Cristiano Ronaldo luciendo su axila sudorosa
Gtres

Cristiano Ronaldo en Madrid, luciendo músculo y mancha de sudor con su ajustadísima camisa.

David Bustamante luce manchas de sudor en las axilas

Foto David Bustamante luce manchas de sudor en las axilas
Gtres

El cantante, con los brazos abiertos durante la promoción de su disco "Mío", luciendo manchas de sudor en la axila.

Temas relacionados  ››