Buscar

Trucos de belleza con aloe vera ¡ponte guapa de pies a cabeza!

Si cuentas con tu planta de aloe vera en casa, tienes un tesoro cargado de salud y belleza. ¡Ficha los trucos con aloe vera que te proponemos! Lucirás más guapa que nunca este verano, de pies a cabeza.

4m 34s
Aloe vera - Fotolia

El aloe vera es una planta, originaria de climas cálidos y secos que suele darse en países como México o Estados Unidos y también en España (fundamentalmente en Andalucía y Canarias).

El gel de aloe, la savia que encierran las duras hojas que le dan su peculiar forma es un ingrediente normalmente utilizado en numerosos productos cosméticos porque sus propiedades cicatrizantes, antibacterianas y regeneradoras hacen que sea un verdadero regalo de la naturaleza.

Este gel es rico en vitaminas, minerales y aminoácidos capaces de revitalizar la piel y de combatir problemas tan habituales como el exceso de grasa cutánea, el acné o la pérdida de brillo y fuerza en el cabello.

Unas gotas de aloe vera son un auténtico elixir de salud, bienestar y juventud para tu piel. Si tienes una planta o si prefieres adquirir el gel ya extraído éstas son algunas de sus posibilidades:

Quemaduras solares o aftersun

Gtres

El gel de aloe es perfecto para calmar y refrescar tu piel después de un día de playa o piscina. Con él tu piel recupera su equilibrio y las posibles irritaciones y quemaduras quedan neutralizadas. Si tienes una planta, no dudes en añadir unas gotas de la savia extraída de la base de una de sus hojas a tu crema habitual para después del sol. Si te has quemado, también puedes aplicar directamente la pulpa de la hoja en la zona cutánea más dañada (a modo de compresa). El efecto calmante y regenerador será inmediato.

Antiestrías

Si quieres reducir la presencia de estrías derivadas de las bruscas variaciones de peso (dieta o embarazo) en el aloe vera encontrarás tu mejor aliado. Tras una cuidadosa limpieza y exfoliación, mezcla unas cucharadas de aceite neutro (oliva o almendras dulces) con unas gotas del gel de la planta (o con su aceite esencial) y pasa, cada noche, un algodón empapado con este remedio por la zona afectada. Con algo de constancia, verás que la estría se reduce (o desaparece totalmente si es reciente) y tu piel queda suave y tersa.

Mascarilla antiarrugas

Gtres

Con la pulpa del aloe vera puedes hacer una excelente mascarilla capaz de tonificar tu piel previniendo el envejecimiento prematuro. Pídele prestada una de sus hojas (penca) a tu planta de aloe. Pélala y extrae la pulpa. Trocéala y aplástala con ayuda de un tenedor. Mezcla con una cucharada de miel y deja reposar en la nevera unos minutos. Aplica esta mascarilla en tu rostro limpio y seco y deja actuar 10 minutos. Retira con agua fría y descubre toda la luminosidad de tu piel.

El aloe tiene también importantes propiedades antibacterianas y fungicidas por lo que si tu cutis tiene tendencia al acné también puedes preparar una mascarilla de lo más eficaz, similar a la anterior pero sustituyendo la miel por unas cucharadas de yogur natural.

Pies suaves y libres de hongos

Incluye el aloe vera en el cuidado de tus pies para mantenerlos suaves, bonitos y protegidos frente al ataque de posibles bacterias. A la hora de eliminar durezas, distribuye un poco de pulpa y/o savia de la planta sobre la lima (o piedra pómez) y haz tu pedicura de la manera habitual. Tras esta exfoliación profunda, aplica normalmente tu crema hidratante dando un buen masaje a tus pies.

Gtres

Cabello brillante y libre de grasa

Para eliminar impurezas y lucir una melena envidiable, tras el lavado, distribuye por el cuero cabelludo y el pelo una mascarilla a base de aceite de oliva y gel de aloe vera. Masajea con la yema de tus dedos unos minutos y retira con abundante agua. Hazlo una vez a la semana y tendrás un pelo sin puntas abiertas, no graso y con brillo extra.

¿Quieres tener tu propia planta de aloe vera en casa?

Descubre cómo puedes cultivar el aloe vera en tu hogar para que pueda prestar su ayuda siempre que lo necesites, no requiere excesivos cuidados:

  • Debido a que es una planta con raíces poco profundas, se planta siguiendo el sistema tradicional, colocando la tierra en la maceta, haciendo un hueco en el centro para colocar la planta y disponiendo más tierra sobre las raíces presionando suavemente la superficie. Finalmente, se riega ligeramente.
  • La maceta elegida debe tener un diámetro no inferior a la mitad de la longitud de las hojas del aloe. De modo que si las hojas miden 50 centímetros, la maceta debe tener un diámetro de 25 centímetros como mínimo.
  • Resiste muy bien el calor intenso y no necesita mucho riego, con dos veces a la semana será suficiente. Sin embargo, es sensible al frío, por lo que en invierno lo más conveniente será guardarla en el interior de casa y en lugar soleado.
Temas relacionados  ››