Trucos de belleza con aloe vera ¡ponte guapa de pies a cabeza!

Si cuentas con tu planta de aloe vera en casa, tienes un tesoro cargado de salud y belleza. Descubre sus principales propiedades y beneficios y ficha los trucos con aloe vera que te proponemos. Lucirás más guapa que nunca, de pies a cabeza.

   actualizado el 20/3/2021 - 3:51 9m 55s
Aloe vera - Fotolia

Desde la antigüedad, el aloe fue muy valorado por sus propiedades medicinales, siendo bautizado por los egipcios como la planta de la inmortalidad. Otras culturas posteriores la han seguido utilizando y también le han dado sus propios nombres: para los sumerios fue una “mágica virtud”, para los templarios “el elixir de Jerusalén” y para los árabes “la fuente eterna de la juventud”. Incluso Cristóbal Colón llevó en sus carabelas macetas con aloe vera para curar las heridas de los tripulantes. Pero no fue hasta 1970 cuando un farmacéutico llamado Bill Coats consiguió separar la aloína de la corteza y estabilizar el gel extraído de la hoja, añadió vitamina C, vitamina E y sorbitol y comenzó a comercializarlo y popularizarlo.

Actualmente, el uso del aloe vera está tan generalizado y extendido que puede encontrarse en diversos preparados farmacéuticos y alimenticios como yogures y zumos, además de en la industria cosmética añadido a cremas, geles y jabones, champús…

El aloe vera es una planta, originaria de climas cálidos y secos que suele darse en países como México o Estados Unidos y también en España (fundamentalmente en Andalucía y Canarias). A pesar de que existen 250 variedades de aloe vera solo dos tienen propiedades medicinales: Aloe barbadensis miller y Aloe arborescensis.

La parte útil de la planta se encuentra en las duras hojas que le dan su peculiar forma, ya que es en ellas donde se concentran sus principios activos. La corteza de las hojas envuelve la pulpa (savia), de la cual se obtiene el gel o jugo de aloe, un líquido transparente e insípido rico en aminoácidos, enzimas, minerales, vitaminas del grupo B y vitamina A, C y E, utilizado en numerosos productos cosméticos porque sus propiedades cicatrizantes, antibacterianas y regeneradoras hacen que sea un verdadero regalo de la naturaleza. Es capaz de revitalizar la piel y combatir problemas tan habituales como el exceso de grasa cutánea, el acné o la pérdida de brillo y fuerza en el cabello.

Propiedades y beneficios del aloe vera

Son innumerables los estudios realizados sobre el aloe, para el que se han constatado sus propiedades benéficas en el tratamiento de muchas afecciones, no solo relacionadas con la belleza. Destacamos las más importantes:

Excelente cicatrizante

Las hormonas vegetales que están presentes en esta planta hacen que la piel se regenere y ayuda a que las heridas se curen más rápido. También gracias a la vitamina A y C y las distintas enzimas que posee, contribuye a que esta pueda volver a estar uniforme y cicatrizar sin dejar señales. El poder regenerador del gel de aloe permite tratar con éxito todo tipo de afecciones dermatológicas, tales como los herpes, eccemas, grietas, sequedad o irritaciones, acelerando hasta un 50% el proceso de cicatrización de heridas y curación de quemaduras reconstruyendo eficazmente los tejidos. El gel puede aplicarse directamente sobre la piel extendiéndolo en la zona afectada.

Despigmentante

El gel de aloe es muy efectivo para hacer desaparecer las manchas cutáneas que aparecen a causa de la edad o debido a la exposición solar. Puede aplicarse directamente sobre la piel una vez al día y preferentemente antes de acostarse hasta percibir que las manchas desaparecen.

Rejuvenecimiento cutáneo

El aloe estimula la producción de las células responsables de la formación de colágeno atenuando las arrugas existentes y al mismo tiempo retardando su aparición. Como hidratante facial conviene rebajar el gel con un poco de agua.

Para obtener una mascarilla hidratante y reparadora, se extrae el gel de las hojas y puede mezclarse con un poco de crema hidratante, yogur o incluso aceite de oliva formando una pasta semilíquida. Basta aplicar la mascarilla 1 vez por semana.

Agencias

Hidratación máxima

El aloe vera tiene un gran poder hidratante, ya que el 99% de su composición es agua, a la vez que contiene mucopolisacáridos que retienen humedad en la piel. Gracias a su fácil penetración, regula el pH de la piel y hace que ésta esté suave e hidratada. Además, contiene lactato de magnesio que reduce la producción de histamina, una de las sustancias que causa el picor de la piel por lo que es ideal para pieles secas, descamadas y con problemas como psoriasis.

Además, el aloe vera ayuda a atenuar las arrugas y las líneas de expresión ya que mejora la elasticidad de la piel. El gel de sus hojas contiene glucomanano, que actúa estimulando la actividad de los fibroblastos, las células encargadas de sintetizar nuevo colágeno y ácido hialurónico, que hacen que la piel esté más tersa, joven y sin presencia de arrugas.

Potente antiinflamatorio

Una de las propiedades más importantes del aloe vera es que es antiinflamatorio, de hecho, tiene una acción similar a los esteroides y su capacidad antiinflamatoria se asemeja a la de la hidrocortisona, el corticoide más suave para la piel, por lo que es un gran remedio para muchas afecciones, entre ellas irritaciones, alergias dermatológicas y picaduras de insectos.

Afecciones bucales

La acción bactericida, antiviral y fungicida del gel de aloe, resuelve diversas afecciones bucales tales como las encías sangrantes, aftas o sarro. Se recomiendan los enjuagues de zumo de aloe diluido en agua tras cada comida.

Afecciones digestivas e intestinales

El zumo de aloe, puro o diluido, reduce la inflamación intestinal, calma la acidez estomacal y el reflujo, dado su poder alcalinizante. Así mismo, acelera el proceso de cicatrización en caso de úlcera de estómago. Además, favorece la recuperación de la flora intestinal y facilita la absorción de nutrientes. Consumir una cucharada de zumo puro de aloe antes de las comidas puede resolver eficazmente estos problemas digestivos.

El acíbar, jugo viscoso de tonalidad amarillenta y sabor amargo, se localiza en la superficie de las hojas de aloe vera. Tras procesarlo adecuadamente se consigue una sustancia muy potente de gran efecto laxante. Su administración debe ser prescrita por el especialista.

Aloe vera - Agencias

Los mejores trucos de belleza con aloe vera

Unas gotas de aloe vera son un auténtico elixir de salud, bienestar y juventud para tu piel. Si tienes una planta o si prefieres adquirir el gel ya extraído éstas son algunas de sus posibilidades:

Aloe vera - Gtres

Quemaduras solares o aftersun

El gel de aloe es perfecto para calmar y refrescar tu piel después de un día de playa o piscina. Con él tu piel recupera su equilibrio y las posibles irritaciones y quemaduras quedan neutralizadas. Si tienes una planta, no dudes en añadir unas gotas de la savia extraída de la base de una de sus hojas a tu crema habitual para después del sol. Si te has quemado, también puedes aplicar directamente la pulpa de la hoja en la zona cutánea más dañada (a modo de compresa). El efecto calmante y regenerador será inmediato.

Antiestrías

Si quieres reducir la presencia de estrías derivadas de las bruscas variaciones de peso (dieta o embarazo) en el aloe vera encontrarás tu mejor aliado. Tras una cuidadosa limpieza y exfoliación, mezcla unas cucharadas de aceite neutro (oliva o almendras dulces) con unas gotas del gel de la planta (o con su aceite esencial) y pasa, cada noche, un algodón empapado con este remedio por la zona afectada. Con algo de constancia, verás que la estría se reduce (o desaparece totalmente si es reciente) y tu piel queda suave y tersa.

Gtres

Mascarilla antiarrugas

Con la pulpa del aloe vera puedes hacer una excelente mascarilla capaz de tonificar tu piel previniendo el envejecimiento prematuro. Pídele prestada una de sus hojas (penca) a tu planta de aloe. Pélala y extrae la pulpa. Trocéala y aplástala con ayuda de un tenedor. Mezcla con una cucharada de miel y deja reposar en la nevera unos minutos. Aplica esta mascarilla en tu rostro limpio y seco y deja actuar al menos 10 minutos. Transcurrido el tiempo de exposición, retira con abundante agua fría y descubre una piel nueva, más suave, tersa, fina y luminosa que nunca.

El aloe tiene también importantes propiedades antibacterianas y fungicidas por lo que si tu cutis tiene tendencia al acné también puedes preparar una mascarilla de lo más eficaz, similar a la anterior pero sustituyendo la miel por unas cucharadas de yogur natural.

Pies suaves y libres de hongos

Incluye el aloe vera en el cuidado de tus pies para mantenerlos suaves, bonitos y protegidos frente al ataque de posibles bacterias. A la hora de eliminar durezas, distribuye un poco de pulpa y/o savia de la planta sobre la lima (o piedra pómez) y haz tu pedicura de la manera habitual. Tras esta exfoliación profunda, aplica normalmente tu crema hidratante dando un buen masaje a tus pies.

Cabello brillante y libre de grasa

El aloe vera contribuye a la nutrición del folículo y estimula el cuero cabelludo. Favorece el cabello fuerte y sano, y gracias a su poder hidratante reduce la caspa y las irritaciones. Otra de las propiedades del aloe vera para el cabello es su versatilidad, es decir, sirve para cabello seco y graso. Esto puede parecer contradictorio, pero no lo es, ya que es muy hidratante para el pelo seco, pero también controla el exceso de sebo por lo que es beneficioso para el cabello graso, y además, previene la caída ya que contiene antioxidantes y enzimas que ayudan al crecimiento del cabello y al rejuvenecimiento de los folículos.

Para eliminar impurezas y lucir una melena envidiable, tras el lavado, distribuye por el cuero cabelludo y el pelo una mascarilla a base de aceite de oliva y gel de aloe vera. Masajea con la yema de tus dedos unos minutos y retira con abundante agua. Hazlo una vez a la semana y tendrás un pelo sin puntas abiertas, no graso y con brillo extra.

Gtres

¿Quieres tener tu propia planta de aloe vera en casa?

Descubre cómo puedes cultivar el aloe vera en tu hogar para que pueda prestar su ayuda siempre que lo necesites, no requiere excesivos cuidados:

  • Debido a que es una planta con raíces poco profundas, se planta siguiendo el sistema tradicional, colocando la tierra en la maceta, haciendo un hueco en el centro para colocar la planta y disponiendo más tierra sobre las raíces presionando suavemente la superficie. Finalmente, se riega ligeramente.
  • La maceta elegida debe tener un diámetro no inferior a la mitad de la longitud de las hojas del aloe. De modo que si las hojas miden 50 centímetros, la maceta debe tener un diámetro de 25 centímetros como mínimo.
  • Resiste muy bien el calor intenso y no necesita mucho riego, con dos veces a la semana será suficiente. Sin embargo, es sensible al frío, por lo que en invierno lo más conveniente será guardarla en el interior de casa y en lugar soleado.
Te puede interesar
Los mejores trucos de belleza con vinagre

Los mejores trucos de belleza con vinagre

Trucos de belleza: Los cítricos te ponen guapa ¡Vitamínate!

Trucos de belleza: Los cítricos te ponen guapa ¡Vitamínate!

Temas relacionados  ››