Buscar

Automasajes contra la celulitis ¡Véncela!

Una dieta sana, ejercicio y cosmética anticelulítica son las tres armas básicas para luchar contra la celulitis, sin embargo, con frecuencia se menosprecian los beneficios del masaje para plantar cara a la temida piel de naranja. Descubre, paso a paso, las distintas técnicas de automasaje para combatir eficazmente la celulitis.

4m 25s
Gtres
Es la grasa que se acumula en determinados puntos, especialmente en muslos, glúteos, abdomen y caderas, la que hace que la piel de la zona presente una particular rugosidad y pequeños hundimientos y elevaciones... es la piel de naranja, como se llama comúnmente a la celulitis, que no siempre está relacionada con el sobrepeso.

Lo mejor para prevenirla es llevar una alimentación equilibrada, que incluya la suficiente ingesta de líquidos (agua fundamentalmente) y la fibra necesaria para ayudar al organismo a eliminar toxinas y grasas, evitando así que los lípidos se acumulen en aquellas zonas por las que parecen sentir predilección.

La celulitis hay que combatirla ante los primeros síntomas porque cuanto más "instalada" está, más difícil es eliminarla. Los cosméticos anticelulíticos actuales son una excelente ayuda, pero a veces olvidamos que su actuación resulta mucho más efectiva si se complementa con un masaje adecuado que logre movilizar y diluir esas grasas persistentes.

Un masaje correcto en el área conflictiva mejora la circulación sanguínea de la zona y reactiva el drenaje linfático, todo ello con un doble objetivo: evitar la retención de líquidos y "echarle una mano" al organismo a la hora de deshacerse de toxinas y grasas sobrantes.

Tienes tratamientos de belleza y terapias especializadas, que se realizan en centros de belleza, capaces de eliminar de forma progresiva la celulitis más densa, pero también puedes hacer tú misma un masaje que, con un poco de constancia, conseguirá diluir la grasa subcutánea y alisar la piel de naranja.

Para que resulte efectivo, las claves de un masaje anticelulítico son:

Gtres
• Utiliza siempre productos adecuados (cremas o aceites específicos) y, prepara tu piel con una exfoliación previa (semanal o quincenal) que haga posible que los principios activos de estos productos penetren adecuadamente.

• Haz el masaje realizando SIEMPRE movimientos en sentido ascendente. Por ejemplo, si masajeas la cara interna o externa de los muslos, empieza en la zona de la rodilla y asciende en dirección a las caderas.

• Combina estos movimientos ascendentes, con otros circulares. Utiliza estos últimos para trabajar con intensidad las zonas de mayor concentración de grasas.

• La grasa subcutánea no es sencilla de eliminar y requiere, por tanto, masajes con movimientos pausados, profundos (sin que te causen molestia o dolor). Alisamientos con la palma de las manos, presiones con los pulgares, movimientos de "amasar" (interviene toda tu mano) y presiones también con los nudillos son algunas de las fases de un buen masaje anticelulítico.

PASO A PASO

Ya conoces las claves pero ¿cómo aplicarlas? Pongamos un ejemplo de masaje anticelulítico que incluya muslos, caderas y abdomen.

Gtres
1. Empieza por los muslos. Extiende en la palma de tus manos una crema o un aceite anticelulítico para masajes (también te vale un aceite vegetal común, oliva o almendras). Con las palmas extendidas, aplícalo ascendiendo desde las rodillas. Repite el movimiento varias veces.

2. Coloca una de tus manos en la cara externa del muslo y la otra en la interna (altura rodilla) y con las yemas de los dedos ve presionando (como si "amasases"). Incide bien en cada punto, con profundidad, no hay prisa... esos suaves y amplios "pellizcos" ayudarán a movilizar las grasas.

3. Repite el movimiento ascendente pero, esta vez, haciendo movimientos circulares con las puntas de tus dedos, lentamente.

4. Cierra los puños y con tus nudillos asciende rotando la mano  (desde la rodilla hacia la pelvis).

5. Termina con un alisamiento general con las palmas de tus manos, repitiendo el paso uno.

Gtres
6. Turno de las caderas. Masajea esta zona primero con alisamientos ascendentes, luego con movimientos circulares (en ambos sentidos de las agujas del reloj), nudillos y nuevo alisamiento.

7. Termina con el abdomen, realizando movimientos similares. Incide haciendo círculos alrededor de tu ombligo, de derecha a izquierda y viceversa.

Este ejemplo de masaje es también aplicable a otras zonas como glúteos o antebrazos. Para obtener resultados, la constancia es clave. Hazlo a diario (al menos 3 - 4 veces por semana). No te llevará demasiado tiempo (15 - 20 minutos) y puedes hacerlo antes de una buena ducha, que también puede convertirse en un tratamiento perfecto a la hora de luchar contra la celulitis (aplica el agua a presión, mejor fría, en las zonas problemáticas alternado movimientos ascendentes y circulares). Con un poco de constancia, verás los resultados en pocas semanas.
Temas relacionados  ››  

Te puede interesar