Buscar

¿Se puede adelgazar comiendo pasta? 5 razones para incluirla en tu dieta

La pasta es uno de los pilares de la dieta mediterránea, y la pasta integral es un alimento muy nutritivo, rico en fibra, no contiene grasas y se puede combinar con múltiples productos saludables. Descubre 5 razones para no renunciar a la pasta en tu dieta para adelgazar y cómo debes elegirla y cocinarla para no engordar.

4m 55s
Storyblocks

Con la llegada del buen tiempo empezamos a pensar en cuidar nuestra dieta para eliminar los excesos de los meses de invierno y cumplir nuestro objetivo de perder algunos kilos en la tan conocida “operación bikini”.

Una alimentación saludable debe tener una presencia equilibrada de todos los nutrientes: proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales, sin olvidar ningún grupo de alimentos. La pasta es una de las principales fuentes de hidratos de carbono, un nutriente esencial e importante fuente de energía en nuestra alimentación.

Un reciente estudio, liderado por investigadores del Hospital St. Michael de Toronto (Canadá), ha analizado la influencia de la pasta en la pérdida de peso, a través de un grupo de personas que tomaron una media de 3,3 porciones de pasta por semana en lugar de otros carbohidratos. Los resultados mostraron que estas personas lograban perder peso. Esto se debe a que la pasta, a diferencia de los carbohidratos refinados, tiene un índice glucémico más bajo y, por tanto, un menor impacto en el incremento de azúcar en sangre.

Storyblocks
Barilla, marca italiana líder en el mercado mundial de pasta, nos demuestra que podemos adelgazar comiendo pasta, uno de los platos más deseados y generalmente prohibidos en las dietas de adelgazamiento. Descubre 5 razones para que puedas seguir disfrutando de la pasta de forma saludable y llegar a tiempo a la “operación bikini”:

1. La pasta es una fuente de energía saludable

Los carbohidratos son una de las principales fuentes de energía. Son nutrientes esenciales para nuestro organismo, que nos aportan la energía necesaria para mantener nuestra actividad y alimentan nuestro sistema nervioso.

2. La pasta no contiene grasas y es rica en fibra

Una ración de pasta (85 gramos) es baja en grasa, colesterol y sal. Además, si se consume la versión integral tiene un mayor contenido en fibra, además de reducir su índice glucémico. Un ración de pasta integral aporta más del 20% de la cantidad diaria recomendada de fibra y un alto porcentaje de proteínas (13%). Descubre en la guía de alimentos de MujerdeElite los datos nutricionales de los espaguetis cocinados al dente y de los macarrones integrales.

3. Un plato versátil

La pasta se puede acompañar de múltiples ingredientes ricos en fibra o proteína, como legumbres o verduras, que nos ayudarán a elaborar platos equilibrados. Si la cocinas “al dente”, se metaboliza más lentamente y prolonga la sensación de saciedad.

4. La pasta ayuda a prevenir enfermedades

La pasta constituye uno de los elementos básicos de la dieta mediterránea, con grandes beneficios para nuestra salud, ya que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, protege frente a la diabetes y previene la obesidad.

5. La pasta ayuda a mejorar el rendimiento durante el ejercicio físico

Nuestro organismo utiliza los carbohidratos para obtener glucosa, necesaria para que el organismo funcione con normalidad y cuente con la energía necesaria.

Rigatone a la boloñesa - El Rincón de Esteban

Consejos para comer pasta sin engordar

La pasta es uno de los principales alimentos de la dieta mediterránea que celebra su Día Mundial cada 25 de octubre. Los nutricionistas apoyan su consumo a la hora de seguir una dieta sana y equilibrada, ¡incluso para adelgazar! Ficha estos consejos para disfrutar de la pasta sin engordar:

  • Si consumes pasta de forma moderada y no en exceso, es un alimento que puede ayudar en la pérdida de peso. Si cocinas la pasta “al dente” (1 o 2 minutos menos que lo que indica su envase) engorda menos. Esto significa que la pasta se cuece en su punto justo: queda completamente cocida por fuera, pero en su interior se mantiene una fina capa sin cocinar del todo. Esta forma de preparar la pasta logra que el índice glucémico de sus carbohidratos se mantenga más bajo que si estuviera muy cocida y más blanda.
  • La pasta fresca o integral: la pasta que menos engorda es la fresca, pero si se quiere adquirir en un supermercado, apuesta por la integral. Ésta contiene carbohidratos de absorción lenta y está elaborada con harina integral. Además, aporta más fibra y vitaminas a la dieta diaria, lo que reduce el índice glucémico y ayuda a sentirse saciado.
  • La pasta rellena: si se quiere pasta rellena y, además, mantener la línea, hay que optar por las que contengan vegetales y las que sean bajas en calorías. Por ejemplo, las rellenas de carne tienen más calorías y grasas que las rellenas de verduras.
  • Sustituir la mantequilla o aceite por rocío vegetal. El rocío vegetal es el aceite de girasol más puro que existe y contiene muy poca grasa.
  • Cuidado con las salsas: si no se quiere subir de peso, se debe evitar acompañar la pasta de salsas demasiado pesadas y procesadas, así como de grandes cantidades de queso rallado o del uso de nata o mantequilla para aportar jugosidad al plato.
  • Combinar la pasta con verduras es una buena opción para comer pasta sin engordar. De esta manera, no se le sumará calorías y, además, la sensación de saciedad se prolongará durante más tiempo.
Temas relacionados  ››