Buscar

¡Vuelven las cejas pobladas!

¡Vuelven las cejas pobladas!
3m 7s

Durante años las llevábamos tan finas que casi desaparecieron de muchas caras. Ahora regresan esas cejas fuertes, espesas y gruesas que tan de moda pusieron en los años ochenta Madonna o Brooke Shields. Pero que vuelvan a estar "in" no significa que debamos descuidarlas. Hay que cuidarlas, cortarlas y darles forma.

Muchas mujeres nos hemos pasado la adolescencia y lo que llevamos de madurez depilándonos las cejas. Cuánto más finas, mejor que mejor.

Hubo un tiempo allá por los años 90, en la época de instituto, en la que incluso desaparecieron de nuestra cara. Tanto nos metimos con las pinzas que arrollamos absolutamente con todos los pelos que enmarcaban nuestros ojos. Y luego, casi de inmediato, vinieron los lloros. ¡Ahí madre, lo qué me he hecho! ¡Si parezco un monstruo! Qué peniña… Sólo queríamos parecernos a Michelle Pfeiffer cuando aún creíamos que su belleza era natural y que el arco de su ceja no era obra de ningún famoso cirujano plástico de Los Ángeles.

A la famosa y guapa actriz le quedaba el recurso de la pigmentación semipermanente, pero a nosotros sólo nos quedaba -y después del correspondiente berrinche- esperar (incluso años) a que los pelos volvieran a su sitio…

Pues bien, recuerdo todo esto ahora que las cejas salvajes, gruesas y espesas vuelven a estar tan de moda. Ya lo estuvieron en los ochenta y ahora que también vuelven las hombreras y las prendas boyfriend, pues no podían faltar unas cejas bien anchas.

Pero todo tiene sus reglas y aquí, por muy natural que se quiera ser, no vale dejarlas al olvido, también hay que cuidarse.

Nunca hay que olvidarse del entrecejo y siempre hay que llevarlo completamente limpio de vello, sin rastro de pelos.

Si se tienen actualmente las cejas muy finas, hay que dejarlas crecer y, como hemos dicho, el asunto lleva su tiempo. El problema es que no puedes dejarlas crecer sin ir depilándolas, por lo que se recomienda olvidar las pinzas por un tiempo e ir cortando con cuidado y con ayuda de unas tijeras el pelo largo que sobra de la ceja.

UN LOOK NATURAL NADA DESCUIDADO

Aunque las cejas se lleven espesas, hay que darles forma. Por ello es primordial ir eliminando, según vayan saliendo, esos pelillos que crecen sin dirección concreta alrededor de la ceja, sobre todo por la sien. Haz esto con cuidado y no se te ocurra ir metiendo mano a la zona superior de la ceja, ya que corres el riesgo de desfigurarla.

Puedes hacerte con un cepillito, impregnarlo de laca para pelo y cepillar las cejas, siempre en dirección ascendente. Les darás un aspecto cuidado.

Si cuentas con unas cejas poco pobladas puedes echar mano del lápiz delineador para hacerlas más tupidas o, también, puedes acudir a un centro de estética a que te las tiñan (siempre de un color más oscuro que tu cabello).

De todas maneras, los expertos en estética aconsejan que no nos dejemos llevar demasiado por las modas, ya que cambiar la forma original de las cejas normalmente no da buen resultado.