contador gratuito
 
Mujer de Elite
      
      
      
      
      
      
Facebook MujerdeElite
Twitter MujerdeElite
Google+ MujerdeElite
› PORTADA
  ›  
  ›  

Dieta para los adictos a los hidratos de carbono

Por:
Dieta para los adictos a los hidratos de carbono
Gtres

Rachel Heller y Richard Heller, científicos y profesores de la Facultad de Medicina de Mount Sinai, en Nueva York y de Ciencias Biomédicas, dedican sus investigaciones a identificar las bases biológicas de los trastornos de la alimentación y las funciones metabólicas, prestando una especial atención a la “adicción a los hidratos de carbono”.

Consiguieron crear un plan de alimentación que permite modificar hábitos alimentarios, eliminar el exceso de peso y finalmente lograr el control sobre ti misma sin privarte de aquellas comidas que te gustan, ya que podrás consumirlas “a diario”.

BASES

Los investigadores han demostrado que las personas con exceso de peso tiene una liberación de insulina significativamente mayor que en aquellas personas delgadas. Su ciclo bioquímico se encuentra “alterado”.

Las personas que no son adictas a los hidratos de carbono, se sentirán satisfechas después de comer, su metabolismo responde correctamente, primero liberando insulina para que el cuerpo pueda utilizar la energía de los alimentos consumidos y seguidamente liberará serotonina en cantidad suficiente para generar el mensaje al cerebro de “dejar de comer”.

Sin embargo, un “adicto a los hidratos de carbono” producirá:

  1. Un exceso de insulina para la cantidad de hidratos de carbono que consume.
  2. El exceso de insulina segregada provocará bajadas repentinas de glucosa en sangre.
  3. Los niveles de “serotonina” no se elevarán lo suficiente como para causar la sensación de satisfacción. Por tanto un “adicto a los hidratos de carbono” no recibirá la señal de dejar de comer y continuará comiendo alimentos ricos en hidratos de carbono.
  4. La segregación de insulina se elevará en cada ingesta siguiente de hidratos de carbono y es muy posible llegar a consumir cantidades cada vez mayores de éstos sin llegar sentirse por ello satisfecho.
  5. La “hiperinsulinemia” precede y promueve la aparición de la obesidad.
  6. Sentirá la necesidad de comer aun cuando no se siente verdadera hambre.
  7. Puede sentir ansias de consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono 1 o 2 horas finalizada la comida.
  8. Les puede resultar muy difícil detenerse una vez que comienzan a consumir, pan, galletas, bocadillos…
El organismo libera insulina en 2 fases:

En la primera de ellas, llamada fase de “precarga”, se inicia a los pocos minutos de haber consumido hidratos de carbono. Es en esta fase cuando el páncreas libera una cantidad de insulina que viene determinado por el consumo previo de hidratos de carbono, es decir, por la cantidad que se haya aportado de estos en las comidas anteriores.

En la segunda fase se libera insulina entre 75 y 90 minutos después de comer, el organismo sabrá reconocer si la primera liberación de insulina ha sido suficiente para procesar los carbohidratos consumidos, de no ser así, liberará esa segunda segregación de hormona.

*En determinadas personas, como los “adictos a los hidratos de carbono”, este proceso se ve alterado, pudiéndose comprobar que la gente excedida de peso tiene una liberación de insulina en la fase de “precarga” que es significativamente mayor que en una persona sin exceso de peso. Se producen segregaciones de insulina excesivas que estimularán la asimilación de las grasas, ese “desorden” metabólico que produce la liberación aumentada de insulina provoca más ansia de alimentos ricos en hidratos de carbono, la hiperinsulinemia prolongada contribuye directamente al aumento de peso, a un hambre continua de hidratos de carbono, y además, esto recaerá en una carga aún mayor de insulina y a una liberación excesiva de ésta para la siguiente comida con hidratos de carbono.

MÉTODO

Las investigaciones demuestran que al consumir una única comida diaria rica en hidratos de carbono, el adicto a los hidratos de carbono experimenta un hambre menos intensa y una pérdida de peso mayor, causado principalmente por una “disminución en la liberación de insulina”.
Al cambiar el número de veces que se consumen hidratos de carbono al día, reducen la intensidad de hambre y avidez e incrementan la tendencia de su cuerpo a “bajar de peso”.

Ya comprobado que el mecanismo en el “adicto a los hidratos de carbono” no funciona correctamente, se expone la aplicación del “nuevo plan dietético” que promete dar solución al exceso de peso y devolver la confianza y el control sobre la ingesta.

La dieta para “adictos a los hidratos de carbono” modificará los hábitos alimentarios sin tener que privarse de las comidas que más gustan.

Consumir diariamente comidas bajas en hidratos de carbono
Es necesario mantener una baja ingesta de hidratos de carbono durante el plan, el cuerpo responderá liberando menos insulina y menos insulina significa menos hambre y menos ansiedad. Ese bajo nivel de insulina estimulará al organismo a consumir sus propias reservas de grasa.

Desayuno, almuerzo y tentempiés han de componerse por alimentos muy bajos en carbohidratos: carnes, pescados o huevos acompañados de una ensalada constituyen una comida muy baja en carbohidratos.

Consumir diariamente una comida “premio”
Una vez al día se puede comer lo que se desee, siempre partiendo del sentido común y cuidando que sea una comida nutritiva y equilibrada, comenzar con una ración de fibras vegetales en forma de ensaladas es saludable y necesario, seguido de proteínas en forma de carnes, pescados, huevos, quesos, embutidos… aunque quizás se prefiera optar por un plato de espaguetis carbonara o una sabrosa paella, con las salsas o aliños que apetezcan, regada con la bebida que se quiera y coronando la comida “premio” quizás con tu tarta favorita, helado o tal vez sólo desee agregar una pieza de fruta. El gusto de cada cual es quien decide, siempre que sea una comida equilibrada y coherente.

Es importante recordar que no debe ser un “atracón”, esta comida se puede y debe repetir a diario, preferentemente a la misma hora, la tranquilidad de saber que en 24 horas se podrán volver a ingerir aquellos alimentos que apetecen, tales como patatas, arroz, pan, pastas, frutas o dulces, contribuirá a reducir completamente la ansiedad.

*La condición: “completar esa comida premio en un tiempo máximo de 1 hora”

El organismo habrá sido “engañado” en las dos comidas anteriores bajas en hidratos de carbono, se liberará mucha menos insulina que si se hubiera ingerido hidratos de carbono, pero hay que recordar que la segunda fase de liberación de insulina se produce entre 1 hora u hora y media después de haber empezado a comer, por ello si la comida “premio” que contiene hidratos de carbono, se prolonga más allá de 1 hora, se liberará una mayor cantidad de insulina que compensará la escasa liberación inicial.

Si por el contrario antes de 1 hora su comida “premio” ha terminado, la segunda fase de liberación insulínica se mantendrá baja.

Fuente: Dra. Rachael F. Heller y Dr. Richard F. Heller
“Dieta para los adictos a los hidratos de carbono”
Especial Navidad
SUSCRÍBETE A MdE
Recibe las novedades de MujerdeElite:
VÍDEOS
Descubre MujerdeElite
En MujerdeElite encontrarás todas las novedades sobre famosos, belleza, cocina, dietas, hogar, moda, tendencias y los mejores trucos y consejos para la mujer actual.
Mujer de Elite
X

¿Te ha gustado este contenido?

No dejes de seguir a MujerdeElite