Buscar

Platos de cuchara que no pesan

Platos de cuchara que no pesan
Gtres

Con la inminente llegada del invierno, nada apetece y reconforta más que un plato de cuchara bien calentito. Te damos ideas muy prácticas y rápidas para disfrutar de platos de cuchara que no pesan, así no tendrás que lamentarte después.

Todos pensamos que los platos de cuchara deben ser contundentes, pesados y que engordan. Los hay que sí, pero en su mayoría dependen de los ingredientes que cada uno le quiera poner.

Debes controlar tu dieta y comer alimentos consistentes, pero bajos en grasa. Lo que más engorda de tales platos son los embutidos (como el chorizo o la grasa de cerdo) y las salsas que le añadimos.

Sustituye las grasas por las verduras

En toda clase de potajes se suelen incluir carnes, como ternera, pollo o cerdo que le da el sabor correspondiente al plato. Pero te damos algunos trucos sencillos, como sustituir el típico chorizo o la morcilla de los guisos por verduras y legumbres, como alcachofas, zanahorias, judías, berenjenas... tendrá el mismo sabor, pero más saludable.

Otro consejo es cocinar los potajes con la grasa de carne en la olla, pero quitarla una vez nos comamos el plato, así quedará el aroma y el sabor, sin la grasa.

Tales platos son muy beneficiosos para el organismo porque tienen un alto contenido en fibra. Además, nos deja del todo saciados, y ello hace que no tengamos la tentación de comer entre horas, pues con este gran plato único en la comida o en la cena, ya no necesitaremos nada más.

A la rica sopa

No hay nada mejor que una nutritiva sopa para combatir el frío. En invierno, está buena a todas horas, tanto en comidas como en cenas.

Las puedes hacer de miles de sabores, de champiñones, de espárragos, de verduras, con zanahorias, de cebolla... o bien con pescado, como el tradicional "suquet de peix", típico de la zona de Cataluña o Valencia.

Podemos mezclar varios alimentos a la vez y todavía serán mejores. Además, lo bueno de las sopas es que tienen una gran cantidad de agua, lo que llena tu estómago mucho antes.

Vivan las legumbres: lentejas, judías...

Las legumbres se convierten en un alimento básico e indispensable de la dieta mediterránea. Al contrario de lo que se puede pensar, no engordan, de manera que un buen plato de lentejas no es solamente óptimo para estas fechas, sino durante todo el año porque aporta las vitaminas y el hierro necesario para nuestro cuerpo. También son recomendables para las enfermedades cardiacas y disminuye los niveles de colesterol.

Como hemos comentado anteriormente, lo que sí nos engordaría es todo lo que le añadimos al plato, sea morcilla o chistorra, así que mejor nos olvidamos y, si ves las lentejas algo sosas, mejor les ponemos una pizca de cebolla, especias, caldo de carne y ramitas de canela o eucalipto.

También recomendamos especialmente los garbanzos, el alimento esencial del cocido más tradicional español, porque aportan fibra y los aminoácidos necesarios para mantener tu organismo siempre saludable.

Para aquellas a las que no les hace demasiada gracia comer garbanzos, es mezclarlos con arroz, fideos, y un poco de pescado, tendrá un sabor más especial.