Buscar

Trucos para no engordar en Semana Santa

Toma buena nota de estos consejos y evitarás, sin esfuerzo y sin dejar de disfrutar, que tu salud y tu figura se resientan en vacaciones.

5m 41s
Gtres

La llegada de los días de Semana Santa es una de las épocas del año más esperadas para disfrutar y descansar, recordándonos que las vacaciones de verano ya no están tan lejos. Sin embargo, nadie sabe los motivos que nos llevan a descontrolar en materia de alimentación cuando estamos de vacaciones: acabamos las reservas de los buffets cuando en casa no comemos ni la mitad de comida, nos empeñamos en probar todos los platos típicos del lugar donde estamos aunque nuestro estómago no deje de protestar, y nos cargamos la mochila con una amplia variedad de tentempiés por si nos baja el azúcar entre tanta excursión. Por no hablar de las torrijas, tan típicas en estas fechas.

No se trata de pasar todas las vacaciones pensando en las calorías ni pasando hambre, sino de buscar el equilibrio y compensar. Toma buena nota de estos consejos y evitarás, sin esfuerzo y sin dejar de disfrutar, que tu salud y tu figura se resientan en vacaciones. Y si te has propuesto bajar de peso, ficha las mejores recomendaciones para anticiparte y protegerte de cara a estos días:

  1. No disminuyas tu esfuerzo por llevar a cabo una alimentación saludable con el pretexto de que van a llegar unos días complicados. Si no has comenzado la dieta, espera a que termine la Semana Santa, pero si ya lo has hecho, procura mantenerte firme en tu propósito y provee tu nevera de carnes magras, pescados, productos lácteos desnatados, verduras y frutas frescas. Apuesta por los alimentos depurativos: infusiones, espárragos, alcachofas o calabacines, te ayudarán a evitar la temida retención de líquidos y a depurar tu organismo. Además, sabemos que estamos de vacaciones y que "un día es un día", pero aunque sea difícil controlarse, cabe recordar que también hay platos saludables en las cartas de los restaurantes. A veces porque no sabemos cómo son las raciones de los restaurantes o porque simplemente tenemos apetito, nos pasamos pidiendo comida y luego nos vemos obligados a terminarlo todo. Es mejor ser comedidos y si tenemos más hambre estamos a tiempo de pedir algo más. Si sabemos que vamos a hacer una comida copiosa, podemos alternar con una cena ligera o viceversa.
  2. Hay que hacer cinco comidas al día y es preferible compensarlas entre sí antes que saltárselas, porque de esta forma, conseguimos el efecto contrario: nuestro cuerpo se vuelve ahorrativo porque no sabe cuánto tiempo pasará hasta que vuelva a recibir comida.
  3. Come abundante fruta, especialmente a media mañana y en la merienda y sin prescindir de la piel. También es un buen truco tomar una pieza de fruta y un vaso de agua antes de comer, para no llegar con demasiado apetito a la mesa.
  4. Fotolia
  5. Asegúrate de beber 2 litros de agua diarios para depurar el organismo y mantenerte hidratada en todo momento. Apuesta por las infusiones y elige refrescos light y zumos naturales como bebidas comodín cuando salgas con tus amigas, tu pareja o la familia. Te recomendamos tener siempre en casa infusiones depurativas, de lo más eficaces para que tu organismo elimine lo que no necesite. Además, una copa de vino o una cerveza sin alcohol son opciones aceptables para variar de vez en cuando sin añadir demasiadas calorías.
  6. Si la llegada de la primavera te está dejando algo decaída y la ansiedad está empezando a florecer, nada como hacer una cura de vitamina C, perfecta para reforzar tu energía, ya que sabemos que la fatiga es una mala consejera y reduce la capacidad de resistirse a la tentación que suponen los alimentos típicos de estas fiestas. Puedes tomar 1 gramo de vitamina C al día durante 7 días para conseguir esa inyección de vitalidad que tanto necesitas.
  7. Fotolia
  8. Estamos de vacaciones y no tenemos estrés ni prisas, así que ¿por qué no ir a los sitios caminando o subir las escaleras en lugar de usar el ascensor? Sin falta, sal a caminar cada dos días durante al menos 30 minutos, aunque si puede ser 1 hora, mejor que mejor. ¿Por qué? Porque un músculo que se contrae con regularidad durante 30 minutos quema muchas calorías, pero, lo que es más importante, continúa quemándolas sigilosamente durante 48 horas, en menor cantidad pero día y noche. Además, los músculos en movimiento estimulan la secreción de endorfinas y producen una alegría de vivir que estará presente todos los días.
  9. Una ayudita extra para quemar grasa nunca viene mal. Prepara los posibles deslices con vinagre de manzana, complemento estrella para lucir cuerpazo de celebrities tan espectaculares como Megan Fox. Este vinagre forma parte de los remedios tradicionales cuyas virtudes se han confirmado científicamente en todos los rincones del mundo (puedes descubrir todos sus beneficios aquí). Dos cucharadas soperas al comienzo del almuerzo y la cena ejercen una acción de lisis sobre las proteínas y un efecto detergente sobre las grasas sin actuar sobre los azúcares, lo que favorece de forma sencilla la pérdida de peso.
  10. Fotolia
  11. Incrementa el aporte de fibra, te ayudará a mantener tu apetito bajo control, evitar el estreñimiento y eliminar toxinas. El salvado de avena es perfecto para cumplir este cometido, ya que cuando el salvado llega al estómago absorbe agua y aumenta 22 veces su volumen, infla y relaja el estómago, produciendo una intensa y prolongada sensación de saciedad. Después, cuando llega al intestino delgado, se pega a los nutrientes, reduciendo su paso a la sangre y continúa su camino junto a ellos hasta su eliminación con las deposiciones. Esto provoca una pérdida de calorías moderada aunque repetible en cada comida. Así, toma una buena cantidad de salvado de avena antes, durante y después de Semana Santa, te ayudará a superarla y disfrutarla sin kilitos extra.
  12. Relájate. Parece que este punto es una obviedad porque estamos de vacaciones, pero muchas personas sienten ansiedad porque no están trabajando o porque en breve tienen que volver a la rutina, y la ansiedad provoca un apetito desmesurado, especialmente por alimentos dulces. Así que ¡a desconectar y disfrutar de los días libres!
Temas relacionados  ››