Buscar

Alimentos contra el exceso de hambre ¡frena tu apetito!

Descubre los alimentos que debes consumir más para retrasar tu apetito. ¡Te olvidarás de los ataques de hambre repentinos!

2m 59s
Fotolia

Si eres de las que no puede evitar resistirse a atacar la nevera porque te posee un apetito voraz a deshoras, la clave para retomar el control está en aumentar el consumo de alimentos saciantes, capaces de retrasar la sensación de hambre, incluso en situaciones de ansiedad o estrés.

Y es que, el tipo de alimento, la consistencia, la forma de cocinado o la densidad nutritiva influyen en la sensación repentina del hambre o, por el contrario, en el retraso del apetito.

Así, los alimentos ricos en fibra, carbohidratos complejos, proteínas y agua, se asocian de forma positiva con un mayor índice de saciedad, mientras que el contenido en grasa tiene un poder inferior de calmar el apetito.

¡A la rica fibra!

Ensaladas y verduras son tus aliadas para enriquecer tu dieta con vitaminas, minerales, agua y fibra. Si las consumes como entrante en tu menú, notarás cómo te saciarás con mayor rapidez y esa sensación se prolongará el tiempo suficiente como para evitar ataques de hambre repentinos.

Gtres
No te olvides de la fruta, ideal para mantener el hambre a raya sin sumar grasas y calorías de más. Te recomendamos consumirla lavada y con piel fuera de las comidas principales, aunque si eres de las que llega a la mesa con un hambre voraz, nada mejor que tomar una pieza unos 30 minutos antes de comer, ¡verás qué cambio!

También puedes apostar por incluir algún complemento natural saciante como el glucomanano que, debido a su gran aporte de fibra es ideal para ayudarte a reducir grasa y evitar el picoteo incontrolado.

 

Proteínas

Gtres

Si incluyes algo de proteína en cada comida principal, (también en el desayuno, no olvides que es la comida más importante del día y debe ser completa) te aprovecharás de su capacidad saciante. Incorpora un poco de queso fresco, jamón curado o fiambre de pechuga de pavo a la primera toma de alimentos de la jornada para conseguir mantener tu apetito bajo control varias horas y tus niveles de energía óptimos.

Además, no es preciso que carnes, pescados o huevos se sirvan siempre como plato principal de comidas y cenas, sino que se contemplen también como ingredientes de otros platos. ¿Qué tal una gran ensalada en la que incluyas atún, huevo cocido y unas virutas de jamón curado? Si añades un yogur de postre con 2-3 nueces, obtendrás una comida nutritiva pero ligera, rica en fibra, proteínas y con grasas saludables, ¡ideal para llevar al trabajo sin temor a desfallecer a media tarde! También puedes apostar por las siempre saludables ensaladas de legumbres.

 

 

Frutos secos, tus aliados

¿Te pica el gusanillo? ¿Ha llegado la hora del aperitivo y te sientes tentada a atacar las patatas fritas? Un puñado de frutas desecadas tales como ciruelas, pasas u orejones con unas avellanas, nueces o aún mejor, almendras, las cuales se ha demostrado pueden ayudarte a adelgazar, es un ejemplo de tentempié o aperitivo rico en fibra, proteínas y grasas sanas, que conseguirá saciar tu apetito y te ayudará a llegar a la siguiente comida sin rastro de hambre, prometido.

 

Temas relacionados  ››