Relajar el cuello

Por: Alicia Marín
Relajar el cuello

Los músculos del cuello acumulan tensiones con suma facilidad, ya que son los encargados de mantener la cabeza erguida. Al intervenir en prácticamente todos los movimientos de la espalda y columna vertebral, su conveniente relajación es condición indispensable para evitar mareos, jaquecas, molestias en la espalda y dolor cervical.

Ejercicios para relajar el cuello

Algunos trabajos y actividades, llegan a forzar de forma continuada la musculatura del cuello, como los trabajos de oficina que obligan a permanecer demasiado tiempo sentada y producen tensión muscular. En realidad, cualquier posición mantenida durante largo tiempo resulta perjudicial para la musculatura, ya que sobre ciertos grupos musculares provocará tensión y en otros atrofia.

Estos ejercicios son muy recomendables para relajar el cuello:

  1. Con la cabeza erguida y el cuello estirado, gira la cabeza de forma rítmica y regular en ambas direcciones.
  2. Cruzando las manos por detrás de la cabeza, empuja con la cabeza hacia atrás contra las manos, sin que éstas cedan.
  3. En la misma posición que en el 2º ejercicio, baja la cabeza hacia el pecho y refuerza la presión con la fuerza de los brazos.
  4. Apoya la barbilla sobre ambos puños y presiona con ella hacia abajo, intentando vencer la resistencia.

Automasaje del cuello

Seguramente en más de una ocasión te habrás llevado las manos a la nuca o al cuello frotando y comprimiendo para obtener alivio y relajación en la zona. Desde luego se trata de una técnica de masaje que puede realizarse por una misma y que resulta muy eficaz para descansar el cuello y aliviar la tensión:

  1. Coloca los codos sobre una mesa y apoya la cabeza sobre una mano. Con los dedos de la otra efectuarás un masaje de amasamiento en la parte lateral y posterior del cuello.
  2. Con las yemas de los dedos, presiona los músculos de la nuca y del cuello hasta el inicio de la espalda.

Otros consejos para relajar el cuello

  1. Realiza alguna actividad física regular, caminata, natación, yoga…
  2. Usa una almohada que mantenga el cuello formando una línea recta con la columna.
  3. Evita sentarte en la misma posición durante muchas horas.
  4. Adopta buenas posturas en el trabajo, no aguantes el teléfono con el hombro y, si es posible, hazte con una silla anatómica que proporcione un buen apoyo a la columna. Además, intenta levantarte de vez en cuando.
  5. Si trabajas de pie, aprieta el abdomen, lleva los hombros hacia atrás y coloca un pie en un reposapiés o en una caja para descargar la columna y el cuello.

SUSCRÍBETE Y SIGUE A MdE

Recibe las novedades de MujerdeElite:
Mujer de Elite
CAHAMS INTERNET S.L. CIF: B85084317
No dejes de seguir a MujerdeElite