Buscar

Qué comer más, qué comer menos y cómo mantener tu peso ideal en verano

Ficha los mejores consejos de alimentación para presumir de cuerpo 10 este verano. Compleméntalos con las pautas más efectivas para adelgazar y mantener tu peso ideal para siempre.

4m 31s
Gtres

El momento de lucir cuerpazo en piscinas y playas ha llegado. Sin embargo, puede que tu figura aún no esté del todo lista para superar la prueba del biquini y te tiente buscar una solución rápida para adelgazar. Sin embargo, los expertos recomiendan huir de las denominadas “dietas milagro” y apostar por un proceso de adelgazamiento sensato, donde la pérdida de peso se realice de manera progresiva, ya que de otro modo se acabarán recuperando los kilos perdidos.

Para evitar el temido efecto rebote, la nutricionista Yolanda Jiménez recalca “la importancia de entender el adelgazamiento como un proceso y huir de las denominadas dietas milagro que prometen una pérdida de peso rápida en poco la tiempo”. La experta añade además que el adelgazamiento debe situarse entre los 500 gramos y el kilo por semana. De este modo se minimiza además, la pérdida de masa muscular”.

Qué comer más y qué comer menos para adelgazar de forma segura

Para lograr adelgazar de forma segura y sensata es necesario adquirir unos hábitos saludables basados en una alimentación equilibrada y la práctica de actividad física.

Centrándonos primero en la dieta, el doctor Pineda nos da los mejores consejos de alimentación para perder peso sin perder salud, orientándonos sobre aquellos alimentos que debe incrementarse el consumo, disminuir y moderar. ¡Toma nota!

Come más:

Come menos:

  • Cereales
  • Legumbres
  • Patatas
  • Arroz
  • Alimentos azucarados (1 vez a la semana helado)
  • Grasas animales
  • Carnes

Modera el consumo de:

  • Alcohol, especialmente destilado.
  • Zumos y licuados de frutas. Es mejor la fruta entera. Máximo 1 zumo al día.
  • Picante y platos muy especiados.
  • Sal

Pautas básicas muy efectivas para adelgazar y mantener tu peso ideal para siempre

Como complemento a los consejos de alimentación anteriores, ficha estas pautas básicas para conseguir el peso ideal de forma sensata, saludable ¡y sin sufrir!

  1. Sé constante durante el proceso de adelgazamiento para adquirir unos hábitos saludables. No se trata de comer sano y machacarse en el gimnasio un día para tumbarse en el sofá y atiborrarse de dulces y bocadillos el otro. Modifica tus hábitos de forma paulatina y natural, a fin de que esa acción saludable se convierta en un hábito afianzado e interiorizado.
  2. Sin prisa. Uno de los enemigos número uno cuando queremos perder peso es tener prisa por obtener resultados. Debes saber que cuanto más rápidamente pierdas peso, más difícil será mantener los kilos perdidos. Lo adecuado es perder peso poco a poco, con una dieta variada y equilibrada en la que bajo ningún concepto pases hambre.
  3. Es recomendable dormir un mínimo de 7 horas diarias, aunque el verano invite a alargar los horarios porque los días son más largos. De lo contrario, la falta de sueño puede influir negativamente en el correcto funcionamiento del organismo y en el peso.
  4. Gtres
  5. Evita a toda costa las dietas muy restrictivas, puesto que resultan desmotivadoras y el índice de fracaso es elevado. Lo importante es encontrar un equilibrio entre lo que se ingiere y el gasto energético que se realiza. Huye de las dietas milagro, costosos tratamientos, pastillas… no hay atajos ni fórmulas mágicas para eliminar la grasa y los kilos de más de forma duradera. La liposucción ha sido uno de los tratamientos más solicitados para acabar con el exceso de grasa, pero su efecto durará muy poco tiempo si tus hábitos no cambian, ya que el cuerpo volverá a desarrollar nuevos depósitos de grasa.
  6. No pases hambre. Es indispensable ordenar las comidas durante el día adecuadamente. Comienza la jornada con un desayuno abundante y completo, después conseguirás mantener el metabolismo activo haciendo comidas pequeñas y frecuentes que mantendrán a raya el apetito y evitarán que llegues a la mesa con hambre excesiva.
  7. Sí a las buenas grasas. No elimines la grasa de tu dieta, elígela a tu favor. El pescado, los frutos secos y el aceite de oliva son grasas sanas que te ayudarán a perder peso. Por el contrario, aléjate de las grasas hidrogenadas que abundan en la bollería industrial.
  8. Debes poner mayor atención en el tamaño de las porciones en restaurantes, celebraciones y picnics. Del mismo modo es necesario moderar el consumo de bebidas alcohólicas y refrescos, siendo recomendable espaciar su ingesta u optar por las opciones “light” y sin alcohol.
  9. Compensa los excesos comiendo más ligero en la siguiente comida o realizando actividad física. Pasear, nadar, bailar, montar en bici, jugar en la playa… ¡Busca la actividad que mejor se adapte a ti! Cuando te mueves pones en marcha tu metabolismo, y si además practicas ejercicios de fuerza, potenciarás tus músculos, los cuales crean el "efecto caldera", te harán quemar más cuando descanses.
Temas relacionados  ››