Buscar

Champú sin sulfatos: por qué deberías empezar a usarlo en tu pelo

Llevamos mucho tiempo oyendo hablar de los sulfatos en los champús y de los efectos en la salud del cabello. ¿Qué hay de cierto? Descubre si te encuentras en el grupo de mujeres que debería pasarse al champú sin sulfatos.

3m 19s
Gtres
Seguro que alguna vez te ha caído champú en los ojos provocando ardor. Ese efecto es producido por los sulfatos. Están presentes en casi todos los productos de limpieza y se utilizan porque eliminan la grasa, son económicos y producen espuma. Los sulfatos no son tóxicos ni peligrosos en sí mismos, pero su acción limpiadora es muy potente y deja muy reseco el cabello y el cuero cabelludo, removiendo sus aceites naturales.

Si tras utilizar tu champú de toda la vida sientes el pelo duro y tosco como un estropajo, quizá haya llegado el momento de probar con el champú sin sulfatos, una forma mucho más suave y delicada de lavar tu cabello. Descubre las claves de estos champús de manos de la experta en belleza Claudia di Paolo:

• No es difícil encontrar champús naturales sin sulfatos, pues cada vez más marcas los ofrecen. Si un champú no tiene sulfatos, contendrá otros agentes detergentes algo más caros pero naturales y muy delicados, suaves, ligeros y que hacen menos espuma pero siguen siendo efectivos. Son ideales para aquellas personas que se lavan el pelo a diario.

Los sulfatos producen sequedad, picor, caspa, el cabello se vuelve poco manejable e incluso tu piel se puede volver muy grasa al tratar de compensar la pérdida de sus aceites naturales. Usar champú sin sulfatos reduce la probabilidad de irritación en el cuero cabelludo. Nunca debes utilizar sulfatos si han sufrido alergias o eczema.

• Los champús naturales sin sulfatos limpian suavemente el cabello sin eliminar la humedad, lo que ayuda a reducir la ruptura y desprendimiento. El uso de champús con sulfatos tiende a debilitar el cabello con el tiempo.

Gtres
• Los sulfatos son una de las razones por las que el color del tinte dura tan poco tiempo, pues arrastran el color rápidamente y producen un círculo vicioso: el color se desvanece, hay que teñirse más y se gasta más dinero y tiempo en ello. Con un champú sin sulfatos el color del cabello durará más.

• Los champús con sulfatos dejan depósitos SLS en los folículos pilosos. Estos depósitos penetran en el cuero cabelludo y corroen el folículo, causando así la caída del cabello. Utilizar un champú sin sulfatos reduce la pérdida de pelo.

Al dejar los sulfatos, se elimina ese color indefinido entre pardo y grisáceo del cabello. El pelo parduzco es un problema común provocado por la presencia de sulfatos en los champús.

El peor enemigo del cabello rizado son los sulfatos, pues dejan el pelo seco, encrespado y opaco. El champú sin sulfatos contribuye a lucir unos rizos suaves, brillantes y sedosos.

Si el cabello está áspero, seco o dañado por culpa de los tintes, las mechas o los secados continuos, vale la pena probar con un champú sin sulfatos.

• Eso sí, utilizar champús sin sulfatos implica evitar el uso de siliconas en el cabello, especialmente la dimeticona, muy común en cremas de peinado y mascarillas, ya que resultan muy difíciles de desincrustar sin el uso de sulfatos. En caso de querer seguir utilizando cosmética capilar con siliconas, de vez en cuando será conveniente realizar un lavado con un champú con sulfatos purificante o antiresiduos.
Temas relacionados  ››