¿Cuándo y por qué acudir al fisioterapeuta? 8 razones para ir al fisio sin lesión

Por: Alicia Marín

Deporte y fisio: ¿cuándo y por qué acudir al fisioterapeuta? Descubre 8 razones para ir al fisio sin lesión.

¿Cuándo y por qué acudir al fisioterapeuta?
Agencias
Es un hecho que con el paso de los años la moda de practicar algún deporte como el running, ir al “gym” o incluso hacer tablas de ejercicios en casa, ha ido en aumento, tanto por sus beneficios para la salud como para mantener una figura estilizada y tonificada. Y en este punto, al deportista de a pie le surgen muchas dudas relacionadas con la fisioterapia: ¿es necesario ir al fisio regularmente o sólo si algo me duele? ¿cada cuánto debo ir? ¿es una necesidad o una moda? Nos lo aclaran los expertos de FisioServ, clínica de fisioterapia a domicilio, aportando todas las claves que debemos saber sobre cuándo y por qué acudir al fisio si practicamos deporte.
  1. El deporte y la fisioterapia. La fisioterapia deportiva está enfocada a las personas que hacen deporte porque necesitan cuidados y tratamientos especiales diferentes a una persona sedentaria. También trabaja en la prevención de lesiones en todos los ámbitos deportivos. Para un deportista de alto nivel la fisioterapia debe estar incluida en su rutina de entrenamiento al menos dos veces por semana, y en ocasiones, cada día.
  2. Información personalizada. Recibir consejos específicos y particularizados estando sanos; esta es una de las razones por las que acudir a los fisioterapeutas a preguntar si estamos haciendo algo mal que aumente el riesgo de lesión, si es correcta tal actividad física o qué tipo de ejercicio complementario nos puede venir bien para aliviar ciertas dolencias.
  3. Prevenir lesiones. Aunque no exista lesión y nos sintamos bien, a los deportistas amateur se les recomienda acudir al fisioterapeuta de manera periódica, ya que así el experto aportará las claves para realizar diferentes ejercicios por su cuenta y de manera segura, previniendo diferentes clases de lesiones como esguinces y otros tipos de problemas musculares.
  4. Corregir gestos y malos hábitos. Es importante destacar que la mayoría de los dolores y molestias corporales provienen de un mal gesto o de una mala postura, por lo que visitar al fisio y seguir sus pautas resultará de gran ayuda.
  5. Lesiones en deportistas amateur. En prácticamente el 100% de los casos, la fisioterapia es un requisito imprescindible para que la recuperación del deportista sea íntegra y para que sus efectos se prolonguen en el tiempo.
  6. Técnicas específicas. El fisioterapeuta deportivo debe manejar y dominar una gran variedad de técnicas del abanico de la Terapia Manual (masoterapia, kinesiterapia, terapias manipulativas, etc.), métodos analíticos, globales y propioceptivos de recuperación funcional, así como el vendaje funcional, los Estiramientos Analíticos en Fisioterapia, ejercicios isocinéticos, hidroterapia, crioterapia, termoterapia y la electroterapia, entre otras disciplinas que le son propias para la correcta recuperación del deportista.
  7. Ejercicios pasivos. Ejercicios de movilidad, estiramientos, o masaje para relajar la tensión de los gemelos o la región lumbar, o bien de otras regiones, dependiendo del ejercicio practicado. Los ejercicios pasivos son ideales para garantizar una disminución del riesgo a sufrir una lesión.
  8. Derivación a otros profesionales. Como profesionales sanitarios, los fisioterapeutas son capaces de atender una serie de problemas, o de prevenirlos. Pero también es muy útil su capacidad para derivar a otros profesionales, según las necesidades de la persona. Ya sea a otros profesionales sanitarios, o bien a entrenadores personales o centros deportivos, para que el asesoramiento de la persona en cuanto a ejercicio y salud sea lo más completo posible.

Te puede interesar

Especial Navidad

SUSCRÍBETE Y SIGUE A MdE

Recibe las novedades de MujerdeElite: