Cómo preparar la tabla de quesos perfecta y los mejores trucos para conservar el queso

¿Se han presentado invitados de improviso? Si tienes algunos quesos en casa, ¡estás salvada! Te damos las claves para preparar la tabla de quesos perfecta y según la ocasión, así como los mejores trucos para conservar el queso en perfecto estado y poder disfrutarlo al máximo cuando quieras.

   actualizado el 04/7/2021 - 5:15 9m 35s
Tabla de quesos - Storyblocks

El queso es un alimento básico, nutritivo y especialmente sabroso que aporta a la dieta un gran valor nutritivo. Aunque ciertas variedades de quesos contienen un elevado porcentaje de grasas, resulta un alimento de fácil digestión. Pero, además, es uno de los alimentos más apreciados y que más gustan, por lo que podrá sacarte de más de un apuro si se presenta la familia, amigos o invitados de improviso, preparando una tabla de quesos.

Aquí tienes unos sencillos consejos infalibles para preparar una rápida tabla de quesos digna del mejor chef:

  1. Una tabla de quesos debería tener entre cinco y siete tipos de queso: cabra, de pasta blanda, pasta semiblanda y de pasta dura.
  2. Recuerda colocarlos de blandos a duros, de suaves a intensos, ya que es el orden en que deben comerse. Ten en cuenta que, si se degustan los más fuertes al principio, el sabor más delicado de los suaves no se percibirá igual.
  3. En la parte exterior de la tabla de quesos debes situar los más blandos y cremosos, dejando los más curados en el centro.
  4. Todos los quesos deben presentarse sin piel, excepto el brie o el camembert, además:
  • Los quesos curados córtalos en láminas de forma que queden triángulos finos.
  • Los quesos cremosos es mejor que los cortes en tacos pequeños.
  • Los quesos de forma redonda y alargada, como el rulo de cabra, córtalos en medallones.
Quesos - Fotolia

Los acompañamientos

Las frutas como los higos, uvas, peras y manzanas, casan fenomenal con el queso, al igual que los frutos secos como las nueces. Las frutas más ácidas sirven para limpiar el paladar entre queso y queso. Y otras, como las fresas, grosellas o frambuesas acompañan deliciosamente a, por ejemplo, los quesos de cabra.

Por supuesto, no olvides el clásico pan tostado.

Las mermeladas y confituras dulces de frutas son riquísimas con el queso, el contraste dulce-salado es sencillamente delicioso. Sorprende a tus invitados con un surtido de confituras para acompañar la tabla de quesos, ¡éxito seguro!

Los frutos secos pueden tomarse entre queso y queso, especialmente si se trata de las nueces y las avellanas. Otros frutos como dátiles, higos, pasas o castañas son también idóneos para acompañar una tabla de quesos. Potencian, además, el sabor de los quesos curados. La mezcla con hierbas aromáticas como romero, tomillo u orégano, les va muy bien tanto a los quesos tipo fresco como a los curados. ¿Un truco? Aderezar con aceite de oliva virgen extra. También se puede añadir elementos de color, como tomates cherry, tiras de apio, zanahoria o rábanos.

Las bebidas

Las bebidas perfectas para acompañar los quesos son el vino tinto, el cava e incluso un vino dulce. ¡Triunfarás!

Los licores dulces acompañan a la perfección a los quesos de postre. En general, los espumosos más ligeros y frescos como el cava son los más recomendables porque limpian el paladar y no enmascaran los sabores. El vino blanco y la sidra son la mejor opción para acompañar quesos más suaves y tiernos. El vino tinto y los blancos fermentados conviene reservarlos para quesos más curados, especialmente los de leche de oveja.

Tabla de quesos - Agencias

5 ideas para “quesear” según el momento del día, la compañía y el plan

Desde el desayuno hasta la cena, pasando por el aperitivo, la comida, el postre y la merienda. Para disfrutar del tiempo en familia, con amigos, para saborear en pareja, compartir una noche de vinos, acompañar tu serie favorita o el partido de tu equipo. Gracias a su gran variedad y a su increíble versatilidad, existe un queso español adecuado para cada momento, y para cada persona, por eso, con la colaboración de la Organización Interprofesional Láctea (INLAC) vamos a darte algunas ideas para “quesear” según el momento del día, la compañía y el plan. ¡Toma nota!

Para “quesear” con una tabla de quesos en familia

Lo ideal es una tabla de quesos suaves y equilibrados, acompañados de membrillo, aceite de oliva, pan de picos y uvas de temporada para disfrutar con los tuyos. Pero la parte más divertida es ir probando hasta encontrar los quesos que más nos gusten.  ¿Cuál es el tuyo? Te sugerimos, por ejemplo:

  • Fresco: un chorrito de aceite de oliva virgen extra arbequina y a comer.
  • Tetilla: la suavidad hecha crema del clásico gallego.
  • Cabra tierno sin lactosa: un toque dulce y suave acidez.
  • Mezcla semi: para comer en todo momento.
  • Oveja curado: el queso de la despensa de siempre.

Para “quesear” con una tabla de quesos entre amigos o en pareja

Elige una tabla que mezcle texturas diversas: fundente en el queso de la Serena y “crujiente” en el manchego curado. Sabores “in crescendo”, suaves, lácticos, frutales, vegetales, especiados, picantes. Dulce en el Tronchón, ácido en el rulo de cabra, amargo en el queso de la Serena y algo salino en el azul… Mil y una variedades para los más exigentes.

  • Tronchón tierno: degustarlo con una gota de aceite de oliva virgen extra y alguna planta aromática como albahaca y orégano.
  • Rulo de cabra: rodaja de queso y gota de miel… y repite otra vez.
  • Manchego curado: intensidad, aroma y persistencia en el queso más universal.
  • Queso de la Serena: algo agrio, ligeramente amargo, vegetal… Al probarlo se deshace en la boca.
  • Queso azul: suave al principio, láctico y un punto dulce como de galleta. Al final va apareciendo el picante suave y creciendo su intensidad, pero sin ser agresivo.
Tabla de quesos - Agencias

Para “quesear” con una tabla de quesos en una celebración y hacer un “regalazo”

Puedes personalizar tu tabla según los gustos de la persona a la que se lo vayas a regalar, no obstante, es perfecto elegir una tabla de quesos que mezcle texturas untuosas y crujientes. Te proponemos:

  • Fresco de untar: tosta y queso.
  • Murcia al vino: el queso de cabra que gusta a todos.
  • Castellano curado: el queso de oveja que nunca falla.
  • Idiazábal ahumado: su olor envuelve y su sabor seduce.
  • Cabrales: para los más atrevidos.

Para “quesear” con una tabla de quesos en el desayuno

Te sugerimos para desayunar esta tabla que mezcla la cremosidad del Arzúa-Ulloa, con el toque afrutado del queso de cabra canario semicurado y el sabor irresistible de la torta del Casar.

  • Arzúa-Ulloa: nata, mantequilla y crema, mucha crema.
  • Cabra canario semicurado: elegante, afrutado y con regusto a almendra cruda.
  • Torta del Casar: de aroma intenso, el interior vuela. Deliciosa.
Tabla de quesos - Agencias

Para “quesear” con una tabla de quesos en el aperitivo o en la cena

Cómo nos gustan esos aperitivos que empiezan a media mañana o media tarde y se alargan hasta la comida o la cena ¿verdad? Pues “queseando” son aún mejores. Porque además de disfrutar de un aperitivo natural y saludable, puedes aprovechar para descubrir y compartir muchas de las variedades de queso.

Para ir abriendo boca, recomendamos una tabla de aperitivo que combina el carácter del queso manchego curado artesano, con el sabor inconfundible del azul de Valdeón y los recuerdos de mantequilla y pimentón del Afuega´l pitu.

  • Manchego curado artesano: aromas y sabores intensos y persistentes. Un queso con carácter.
  • Azul de Valdeón: nada más probarlo, te acordarás de los Picos de Europa y sus grutas… Cueva, humedad, hongos, tierra… el mundo de lo fúngico está presente en este queso.
  • Afuega´l pitu: sabor ácido, persistente, con recuerdos a mantequilla en el post-gusto y el punto especiado del pimentón, hacen de este queso joven uno de los más demandados.

¿Cómo conservar el queso? ¡Los mejores trucos!

De poco servirá que tengas en casa una gran selección de quesos si no están bien conservados y no puedes disfrutar de ellos en su punto y con su mejor sabor. Toma buena nota de estos consejos prácticos y los mejores trucos:

Surtido de quesos - Storyblocks
  • Las queseras que se encuentran a la venta con el fin de mantener el queso en perfecto estado, son además de útiles, muy decorativas. No dudes en hacerte con una si dispones de espacio en tu cocina.
  • Te aconsejamos colocar en el interior de la quesera algunos garbanzos crudos, éstos absorben la humedad y mantienen el queso en perfecto estado.
  • Un truco sorprendente para que el queso se conserve fresco y sin coger olores extraños consiste en poner un par de terrones de azúcar dentro de la quesera. Evitarás además que se reseque haciendo un lecho aislante de palillos en el fondo del recipiente y envolviéndolo después en papel de aluminio.
  • Cuando las dimensiones de tu cocina no te permiten disponer de una quesera, no introduzcas el queso en la nevera. Consérvalo sobre el frigorífico, y en todo caso, en la zona menos fría de la nevera.
  • Queso curado - Gtres
  • Para evitar que el queso curado se seque, envuélvelo en un trapo humedecido en vinagre o vino blanco. Recuerda que siempre que se seque el paño, deberás volver a humedecerlo, tantas veces como sea necesario.
  • Cuando el queso ya está empezado, la zona del corte se reseca pronto, para evitarlo, unta con un poco de mantequilla la parte del corte, envuelve en papel de cocina húmedo y después en papel film. Guárdalo en la nevera.
  • El queso debe conservarse a temperatura ambiente y si no lo utilizas a menudo, es mejor que lo compres en pequeñas cantidades para evitar que enmohezca.
  • Si deseas tener queso fresco que puedas rallar en el momento de utilizarlo, en lugar de comprar bolsitas ya preparadas, ten siempre en casa un buen trozo de queso holandés o parmesano y consérvalo como te recomendamos.
  • Para rallar queso fácilmente, deja el trozo de queso unos 15 minutos en el congelador, después será mucho más sencillo rallarlo.
  • La mantequilla y los quesos para untar, al guardarse en la nevera pueden endurecerse demasiado, este hecho supone un problema si necesitas utilizarlos enseguida. Podrás ablandarlos ligeramente introduciéndolos durante 1 minuto en el microondas en potencia de descongelación.
  • Para conservar mejor los quesos cremosos, introdúcelos en una bolsa de nailon con un terrón de azúcar. ¡Funciona!
  • Si has comprado bastante requesón y no lo vas a consumir en el día, podrá aguantar 1 o 2 días más si lo sumergimos en agua y lo mantenemos en la parte más fría de la nevera.
  • ¿Queso reseco? ¡No hay problema! Córtalo en láminas finas, pásalo primero por huevo batido y después por pan rallado. Fríe en abundante aceite de oliva caliente y tendrás un entrante delicioso además de original.

Conoce el valor nutricional de las diferentes variedades de queso aquí

Te puede interesar
Recetas de tapas veraniegas fáciles y rápidas

Recetas de tapas veraniegas fáciles y rápidas

Sorprende a tus amigos con canapés: ¡ricos, baratos y sencillos!

Sorprende a tus amigos con canapés: ¡ricos, baratos y sencillos!

Temas relacionados  ››