Buscar

Trucos de repostería

La repostería dejará de tener secretos para ti después de conocer estos sencillos pero eficaces trucos.

7m 56s
Publicidad
Gtres

Un esponjoso bizcocho, una deliciosa tarta, una irresistible crema de chocolate o unas magdalenas no son tan complicadas de conseguir como pudiera parecer. Hacer tus propios pasteles es divertido y sencillo si sigues unas pautas básicas y además pones en práctica algunos trucos muy simples.

Tres son las claves para que la repostería te salga bien a la primera:

  1. Dispón de los utensilios adecuados. Moldes, varillas, rodillo, mangas... son fundamentales para un buen resultado. Si te gusta la repostería, ve poco a poco adquiriéndolos (no son caros) para poder contar en todo momento con el instrumento idóneo para cada función: batir a la velocidad justa, extender bien una masa, hornear de manera uniforme...
  2. Ajústate al máximo a las cantidades indicadas en cada receta. Para hacer un pastel, no vale calcular "a ojo". Las proporciones son básicas para conseguir la textura y el mejor sabor en cada caso.
  3. Respeta la temperatura y el tiempo de cocción. Bizcochos, galletas, magdalenas o soufflés necesitan un punto de calor exacto para "subir" y quedar perfectos. En este sentido, recuerda que una vez introducido el pastel en el horno NO DEBES ABRIRLO (observa su evolución tras el cristal) porque el cambio de temperatura podría estropear todo tu trabajo.

Además de estas mínimas normas, ten presente los siguientes trucos que, seguro, harán sencillas algunas de las operaciones más comunes que son necesarias para crear ese pastel único hecho por ti mima.

Chocolate

Gtres

Es uno de los ingredientes básicos de multitud de deliciosos dulces. Si quieres fundirlo en el microondas (para hacer una crema), hazlo a temperatura media (no máxima) y poco a poco, es decir, colócalo en un recipiente adecuado unos 30 segundos, detén el microondas, remueve y repite la operación.

Si prefieres hacerlo al baño maría y quieres evitar que entren gotas de agua en el chocolate (puede ocurrir al hervir), prueba a añadir una cucharada de aceite en el agua ¡no saltará ni una gota! Otra buena idea es fundir los trozos de chocolate junto a una cucharada de mantequilla. De esta manera, la crema resultante quedará mucho más brillante y suave (no se notará el sabor a mantequilla). Para derretir el chocolate fácilmente, con mayor rapidez, rállalo antes de ponerlo al baño maría, o bien, si lo prefieres, añade al cazo (junto con el chocolate) una cucharada de leche fría.

Recuerda que para que el chocolate quede brillante, muy suave y sin un sólo grumo lo más importante es que se haga a fuego lento, además así no se apelmazará y quedará ligero y suave.

Además, antes de cubrir tu bizcocho o tarta preferida con un baño de chocolate, espolvorea el pastel con una fina capa de harina. De esa forma el baño de chocolate quedará perfectamente adherido al pastel y la presentación será inmejorable.

Puedes aromatizar un chocolate a la taza y realzar su sabor, añadiendo un poco de nuez moscada o canela en polvo.

Si te has quedado sin pastas o galletas de chocolate, podrás tener unas preparadas rápidamente, solo tienes que fundir un poco de chocolate negro para postres y bañar unas galletas comunes que tengas en casa. Déjalas secar sobre una rejilla y estarán listas para comer.

  • ¡Idea! Para obtener rápidamente virutas de chocolate para decorar una tarta o bizcocho, utiliza un pelador de patatas y recuerda enfriar antes el chocolate en la nevera.

Azúcar sin apelmazar

Para mantener el azúcar completamente suelto y seco, introduce dentro del azucarero una miga de pan o algunos trozos de corteza de naranja.

Si lo prefieres, para evitar que se formen duros bloques de azúcar en el recipiente donde la conservas, coloca un trozo de manzana en su interior y sustitúyelo por otro de vez en cuando.

Claras de huevos

Son algo difíciles de trabajar y para que te resulte más sencillo conseguir el famoso "punto de nieve", bátelas siempre en un recipiente limpio y perfectamente seco. Añade además un pellizco de sal, así subirán fácilmente. Se recomienda sacar los huevos al menos una hora antes de la nevera para que las claras a punto de nieve suban mejor. Hazlo así también cuando vayas a preparar mayonesa.

Para que los merengues te resulten más sabrosos y no te repitas con el sabor, al montar las claras a punto de nieve, añade una cucharadita de yogur de frutas. Verás como mejora muchísimo su sabor.

Si quieres que el merengue sea crujiente, añade por cada 3 claras de huevo 5 ml de vinagre.

Además, para retirar los merengues de la bandeja del horno sin que se rompan y así queden bien presentados, solo tienes que poner la placa inmediatamente la saques del horno sobre un paño húmedo. Así podrás retirarlos con facilidad con la espátula.

Natillas con más aroma y sabor

Si quieres que al preparar las natillas, éstas te queden con un sabor y aroma más realzado, sustituye la mitad del azúcar blanca que requiera la receta por azúcar moreno.

Harina y levadura

Si quieres que tu bizcocho quede mucho más esponjoso, antes de realizar cualquier mezcla, airea la harina tamizándola (puedes utilizar un simple colador). Si la masa que vas a realizar lleva, además, levadura, incorpórala a la harina antes de mezclar con cualquier otro ingrediente (así evitarás posibles grumos).

Además, para evitar que la harina humedezca, sólo tienes que colocar en el recipiente donde la guardes una hoja de laurel. Ésta captará la humedad ambiental y tu harina siempre estará seca.

Podrás saber si la levadura está en buenas condiciones y puedes usarla, echando una cucharadita en agua caliente. Si comienza a burbujear, puedes usarla con confianza. De lo contrario, no la uses.

Extender la masa

Restaurante Quintana 30

Para que esa masa (por ejemplo para hacer unas galletas) quede perfecta y además te resulte sencillo manejarla, recuerda espolvorear con un poco de harina el rodillo y tu superficie de trabajo.

Hojaldre en su punto

Si no quieres que la masa de hojaldre suba demasiado y se infle en el horno, antes de introducirla reparte sobre ella unos cuantos garbanzos secos (cuando finalice la cocción recuerda retirarlos). Descubre cómo elaborar la pasta de hojaldre paso a paso, aquí.

Montar la nata

La nata es básica para tartas y dulces de lo más variados. Para que te quede montada en su punto, utiliza varilla (no tenedor) y, además, ten en cuenta que cuanto más fría esté, más fácil te resultará montarla (coloca previamente el brick de nata líquida y la propia varilla unos minutos en el congelador). Para que la nata líquida al montarla quede más firme, sustituye el azúcar común por azúcar glas una vez la nata comience a estar consistente.

Desmoldar

Para no estropear en el último momento esa rica creación de repostería es importante que el pastel salga del recipiente sin problemas. Para evitar complicaciones, deberás engrasar y enharinar las paredes y fondo del molde antes de verter la mezcla. Finalizada la cocción, deja enfriar unos minutos antes de desmoldar y mientras despega ligeramente el pastel de las paredes con ayuda de la punta de un cuchillo.

Decorar

Personalizar tus pasteles es sencillo. Puedes, por ejemplo, crear un dibujo o poner un nombre en la parte superior de un bizcocho simplemente con una plantilla cubierta de azúcar glas.

Pastelería bien conservada y fresca por más tiempo

Si te han sobrado algunos pasteles y quieres disfrutar de ellos unas horas más tarde sin que pierdan frescura ni se estropeen, resultará muy efectivo que los guardes junto a una mitad de manzana.

  • ¡Consejo! Para que los moldes de repostería no acumulen olores y se conserven en perfecto estado, después de utilizarlos se deben eliminar los restos con un paño o servilleta limpia y posteriormente enjuagarlos con abundante agua sin utilizar detergentes.
  • ¡Recuerda! Siempre que se elaboren bizcochos es importante tener la precaución de no llenar el molde más de 3/4 de su capacidad, pues al subir la masa podría desbordarse. Si el bizcocho se elabora en el microondas, el molde debe llenarse solo hasta la mitad, ya que el método de cocción del micro tiene a expandir más las masas.
  • ¡Truco! Los bollos se secan y endurecen con mucha rapidez, cuando te ocurra no los tires, mójalos en un cuenco lleno de leche y después horneálos unos minutos. Volverán a estar tiernos y crujientes.
  • ¡Idea! Para evitar que las galletas endurezcan, introduce en el frasco donde las guardes una rebanada de pan de molde. ¡Se mantendrán tiernas y jugosas! Además, puedes recuperar la textura crujiente de galletas y cereales como si estuvieran recién hechos o comprados. Hornéalos unos minutos, o si lo prefieres, introdúcelos en el microondas al máximo de potencia durante medio minuto.

Y si necesitas más soluciones de repostería, encontrarás la que buscas entre nuestros trucos de cocina.

Publicidad
Temas relacionados  ››