Buscar
Filtros
En qué categoría buscar
  
Buscar en:
Marca donde deseas buscar el texto o palabras clave que hayas introducido, si no marcas nada se buscará en toda la receta
En el Título
En los Ingredientes
En la Elaboración

Callos a la madrileña

Por
MujerdeElite
   (5) / 5 Votos
Categoría Carnes
270 minutos
Media
Callos a la madrileña

Ingredientes » Calculadora de Calorías

  • 750 gramos de callos de ternera
  • 250 gramos de morro de ternera
  • 200 gramos de garbanzos
  • 150 gramos de jamón serrano
  • 1 manita de cerdo
  • 1 morcilla
  • 1 chorizo
  • 2 ajos
  • 2 cebollas medianas
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • 1 zanahoria
  • 1 limón
  • 1 guindilla
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de harina
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra en grano

Cómo hacer callos a la madrileña paso a paso

  1. Lo primero de todo es partir los callos en trozos iguales, así como la manita de cerdo y el morro de ternera. Se dejan en remojo durante unas horas con agua y limón y se va cambiando el agua para que se limpien del todo.
  2. Una vez limpias ls carnes, se coge una cazuela de barro y se ponen los callos, la manita y el morro con cebolla, ajos, zanahoria, pimienta negra, laurel y sal. Se cubren con agua y se cuecen durante 1 hora.
  3. Por otro lado, se coge una sartén y se realiza el sofrito con 1 cebolla picada, 2 dientes de ajo, la guindilla, el chorizo y el jamón. También se le añade la morcilla entera.
  4. Una vez listo el sofrito, se deja a fuego bajo mientras en la cazuela se terminan de cocer el resto de los alimentos.
  5. Cuando está todo listo se pone en la cazuela de barro todo y se mezcla. Cubrir con el caldo formado y añadir los garbanzos.
  6. Se deja hervir 1 hora aproximadamente y se va rectificando de sal si es necesario.
  7. Una vez pasado este tiempo, ya estarán listos para disfrutar y deleitar a familiares o amigos.

Observaciones

4 personas

Los callos son uno de los platos más típicos de la cocina madrileña y cuenta con una gran aceptación.

Lo ideal para no perder la esencia del plato es cocinarlo en cazuela de barro y servirlo así para garantizar un sabor espectacular. Es un plato de cuchara, tenedor y servilleta hecho para disfrutar e incluso mojar pan en la salsa que los acompaña.
Fuente: Alfarería Raimundo Sánchez
Valora:

MÁS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR