Buscar

Jabones artesanales naturales ¿cómo hacerlos tú misma?

¿Te imaginas un jabón 100% natural y apropiado a tu tipo de piel? Aprende a hacerlos tú misma y descubre una piel más suave, joven y bonita día tras día.

   actualizado el 30/9/2019 - 5:00 5m 53s
Jabones - Fotolia

De un tiempo a esta parte, las pastillas de jabón artesanal no faltan en cualquier tocador que se precie y comienzan, incluso, a desbancar a los geles de ducha. Sus ingredientes naturales, originales diseños y deliciosos aromas nos conquistan.

Desde sus inicios, el jabón tiene más usos que el de mantener una higiene adecuada y lavar la ropa, también puede servir para perfumar nuestro armario ropero o decorar cuartos de baño o habitaciones. Ya puedes desterrar el mito de que las pastillas de jabón resecan la piel porque las fórmulas tradicionales, que cada vez más fabricantes recuperan, huyen de los ingredientes químicos y priman las bases y los ingredientes naturales, como los aceites de palma, la glicerina o las mantecas de karité y cacao, que ejercer un poderoso efecto protector e hidratante de la dermis.

Más coquetos que un enorme bote de gel familiar y también más ecológicos, ya que su empaquetado es mínimo y habitualmente de papel, los jabones recuperan su lugar en el baño con una oferta que abarca un sinfín de aromas, formas, texturas y funciones: no sólo limpian, sino que también decoran.

No en vano, el jabón es uno de los productos de higiene personal más antiguos del mundo y figura entre los aceites que usaban muchas de las antiguas civilizaciones, entre ellas la romana y la egipcia, aunque obviamente en versiones más rudimentarias y menos sofisticadas que la actual.

Jabones de todas las formas, colores y olores

Hoy, junto a tiendas especializadas como Lush o “Los jabones de mi mujer”, es posible encontrar jabones para todas las necesidades y gustos. La oferta es tan amplia que antes de lanzarte a comprar jabones por docenas, atraída por sus coloridos y atractivos empaquetados, originales nombres y apetecibles perfumes, conviene que tengas claro qué es lo que buscas: puede ser un jabón de ducha con un olor agradable para toda la familia, uno facial, quizá uno exfoliante, o uno de forma y color atrayentes que haga más divertido para los pequeños de la casa el momento de lavarse las manos.

Jabón - Fotolia

Si es en un comercio especializado donde eliges comprar tu jabón, no tengas miedo de preguntar, oler o tocar, y en todos los casos, leer la lista de ingredientes, que a menudo va más allá de una simple base jabonosa y un perfume químico.

Así, para el cuidado del cutis son recomendables las pastillas con ingredientes como la avena, germen de trigo, aceite de oliva, agua de rosas, centella asiática o miel. En cambio, si lo que buscas es un jabón exfoliante, encontrarás en el mercado algunos que contienen semillas enteras o molidas, ¡e incluso arena!, para arrastrar las impurezas de las capas superficiales de la piel.

En muchas de estas tiendas los jabones se compran "al peso" y los encontrarás apilados en grandes bloques rectangulares o redondos de los que te cortarán las porciones que requieras, como si de un pedazo de tarta se tratase.

Los jabones artesanales suelen tener fecha de caducidad, así que lo mejor es utilizarlos frescos, para aprovechar todas sus propiedades al máximo. Si lo vas a guardar, hazlo en un ambiente libre de humedad para evitar que la pastilla se estropee.

¡Atrévete a hacer tu propio jabón natural casero!

Por supuesto, esta tendencia no ha escapado a los amantes del "hágalo usted mismo", y son muchas las personas que se divierten ¡y ahorran! elaborando su propio jabón y decorándolo posteriormente. Y es que, ¿quién mejor que tú misma para saber qué necesitas y qué te gusta? Aunque nunca lo hayas pensado, el jabón también lo puedes hacer tú de forma artesanal, en casa, con unos ingredientes básicos y las esencias que más te gusten. En las tiendas de manualidades y herbolarios es fácil encontrar los ingredientes, y para la decoración, el límite será tu imaginación.

No lo dudes e intenta hacer tu jabón ideal. Empieza por probar para ti, y verás como acabas siendo una experta que con sus manos hace jabones exclusivos que pueden convertirse en el mejor regalo para los amigos y la familia.

Jabón - Gtres

Jabón de glicerina casero, paso a paso

Para comenzar, te recomendamos que elabores un primer jabón para mantener la elasticidad de tu piel, es un jabón a base de glicerina. Le podrás añadir el perfume que más te guste y así convertirlo en tu aliado para mantener una piel tersa y suave.

Ingredientes y utensilios necesarios para hacer jabón de glicerina:

  • Glicerina sólida o jabón de base de glicerina
  • Colorantes naturales y esencias (lavanda, jazmín, tomillo, limón, fresa…)
  • Elementos para decorar (pétalos, cáscara de frutas, semillas…)
  • Aceite
  • Recipiente antiadherente o de acero inoxidable
  • Recipiente para baño maría
  • Moldes para dar forma a los jabones (que deberán ser resistentes a altas temperaturas)

Preparación paso a paso del jabón de glicerina:

  1. Pon la glicerina al baño maría sin que llegue a hervir. Una vez derretida retírala del fuego y añade las esencias que hayas elegido (no mezcles muchos perfumes ya que el resultado puede ser demasiado empalagoso).
  2. Por otro lado, unta con aceite los recipientes en los que dejarás enfriar el jabón hecho por ti, con el fin de que la masa se pueda sacar fácilmente. Pon la glicerina derretida con las esencias en esos recipientes y añade los elementos de decoración.
  3. Pasadas unas dos horas ya puedes sacarlos del molde y dejarlos reposar al menos dos días en un lugar seco y ventilado, envueltos en plástico para que no se deterioren.

¡Así de sencillo! Ya tienes listo tu jabón 100% natural al que tu piel no se podrá resistir.

Jabón de manos - Gtres

Jabón de tocador casero, paso a paso

Con los restos de jabón podrás elaborar un jabón líquido para manos. ¡Verás qué fácil!

Necesitas:

  • Algunos restos de jaboncillos de manos
  • Zumo de limón
  • Agua
  • Glicerina

Preparación paso a paso del jabón de tocador casero:

  1. Guarda los restos de jaboncillos en un frasco vacío con dosificador, añade un poco de zumo de limón y rellena con agua hirviendo.
  2. Finalmente, incorpora 5 ml de glicerina y deja que la mezcla se enfríe para utilizarla. Fácil, ¿verdad?

¡Recicla jabones para hacer gel!

¿Tienes jaboncitos en miniatura o restos de pastillas de jabón que ya piensas renovar? No se te ocurra tirarlas porque puedes mezclar todos los restos y batirlos con la batidora añadiendo un poco de agua, así conseguirás un exclusivo y fantástico gel para manos.

Temas relacionados  ››  

Te puede interesar